PRI operó en Tamaulipas de la mano del crimen organizado: Ricardo Ravelo en CNN
"El gobierno de Yarrington concedió que el crimen organizado nombrara fiscales y comandantes en plazas claves", comentó el periodista.

Durante los gobiernos de Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, “el PRI, de la mano con el crimen organizado, se dedicaban a secuestrar candidatos, a comprar votos, utilizaron a la policía del estado como un instrumento de terror para amedrentar a los electores, de tal suerte, que convirtieron a Tamaulipas en un verdadero infierno”, afirmó el periodista Ricardo Ravelo.

En entrevista para #AristeguiCNN,  Ravelo dio a conocer que su libro Los incómodos: los gobernadores que amenazan el futuro político del PRI, aborda las historias del crimen organizado y la corrupción institucional de cuatro ex mandatarios: Eugenio Hernández y Tomás Yarrington, de Tamaulipas; Roberto Borge, Quintana Roo, y Javier Duarte, de Veracruz.

“Yo me basé en los expedientes que se integraron contra estos cuatro ex gobernadores, tanto en la corte de Texas como por parte de la Procuraduría General de la República (PGR), y en verdad es sorprendente la estructura criminal que ellos construyeron a lo largo de sus sexenios. En el caso de Yarrington, estaríamos hablando de que el gobierno del estado era una estructura y el crimen organizado otra, y operaban de manera paralela”, comentó.

De acuerdo con la información consultada por Ravelo, el crimen organizado ayudaba al PRI con el secuestro de sus adversarios y a amenazar a los electores, de tal manera que el tricolor ganaba las elecciones. Por su parte, “el gobierno de Yarrington concedía que el crimen organizado nombrara fiscales y comandantes en plazas claves, que eran importantísimas para el Cártel del Golfo y Los Zetas en el trasiego de drogas a Estados Unidos”.

De hecho, señaló Ravelo, “el caso de Tomás Yarrington es muy significativo para el gobierno de Estados Unidos, porque es la primera vez que a un gobernador se le da un tratamiento de capo, no solamente lo acusan de corrupción sino de beneficiar a dos cárteles y de enriquecerse con dinero del crimen organizado durante su etapa como gobernador”.

Detalló que el expediente más robusto sobre Yarrington lo tiene la corte de Texas, donde la mayor parte de los testigos protegidos -muchos de ellos lavadores de dinero de Los Zetas que ya están sentenciados-, fueron a declarar a Estados Unidos sobre esta estructura de la que ellos fueron parte.

“Paralelamente la PGR fue integrando investigaciones a partir de 1999, el entonces fiscal José Luis Santiago Vasconcelos inicia la investigación contra Tomás Yarrington por la vinculación con Los Zetas y el Cártel del Golfo”, explicó.

En el caso de Eugenio Hernández, el periodista observó que el expediente también es muy voluminoso, ya que por lo menos hay 30 testigos protegidos que declararon en la Corte de Texas.

“Uno de ellos se llama José Antonio Peña Argüelles, él se autodenominó empresario lavador de dinero del Cártel del Golfo y de Los Zetas, y prestanombres de Tomás Yarrington y Eugenio Hernández. Este personaje declaró ante el FBI y la DEA que a su hermano lo mataron y que por esa razón tuvo que ir a Estados Unidos a pedir ayuda”, agregó.

Sin embargo, aunque Hernández tiene dos órdenes de aprehensión en Estados Unidos por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, el año pasado las autoridades mexicanas solo lo detuvieron por la compra de un terreno a muy bajo precio que pertenecía al estado. “Según la acusación le causó un quebranto al estado, ya que el terreno costaba unos mil millones de pesos y él lo compró en 300 millones de pesos”.

El autor de la publicación que ya se encuentra en librerías, sostuvo que los casos de Veracruz y Quintana Roo son muy parecidos, ya en ambos existe el supuesto desvío de dinero del erario a través de empresas fantasma.

“Compraron propiedades, gastaron millonadas que todavía no se pueden acreditar, y sobre todo, ambos gobernadores también construyeron negocios privados, personales y familiares, como compra de hoteles, residencias, una amplia red de negocios que sirvieron de puente para enriquecimiento personal, pero también en el caso de las empresas que crearon testaferros desviaron dinero que se presume fue a parar una parte a las campañas”, añadió.

Ravelo adelantó que en abril habrá un segundo tomo, en el que se incluirá las historias de otros cuatro personajes: los hermanos Rubén y Humberto Moreira, gobernadores de Coahuila; César Duarte, de Chihuahua, y Roberto Sandoval, de Nayarit.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]