Denuncian “fallas perturbadoras” en caso de la muerte de niña guatemalteca
Protección Fronteriza violó la ley porque durante más de 24 horas no notificó al Congreso que Jakelin, de siete años, murió en su custodia.
Foto: @RepEspaillat

Una delegación de representantes federales estadounidenses, miembros del Caucus Hispano del Congreso (CHC), señaló este martes “fallas sistemáticas perturbadoras” en el caso de una niña guatemalteca que murió bajo custodia de la Patrulla Fronteriza.

El equipo apuntó que encontró “fallas sistemáticas perturbadoras” en las instalaciones y procedimientos de la Patrulla Fronteriza, que habrían contribuido a la muerte de la menor guatemalteca Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin, detenida junto con su padre tras ingresar sin documentos a Estados unidos.

La delegación, integrada por una docena de congresistas y encabezada por el representante demócrata Joaquín Castro, presidente electo del CHC, visitó este martes las estaciones de la Patrulla Fronteriza en Antelope Wells y Lordsburg, en el suroeste de Nuevo México, donde ocurrió el deceso el 7 de diciembre.

La niña guatemalteca murió presuntamente de deshidratación y conmoción, bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza. Su muerte fue revelada la noche del pasado jueves por el periódico The Washington Post.

“Aprendimos hoy que hubo algunas fallas sistemáticos muy perturbadores en la forma en que se manejó la condición de la niña”, dijo Castro en rueda de prensa frente a la estación de la Patrulla Fronteriza en Lordsburg.

Las fallas, precisó, “empezaron cuando la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) violó la ley y no notificó al Congreso dentro del plazo de 24 horas de que Jakelin, murió en su custodia”.

El legislador aseguró que el comisionado de la CBP, Kevin McAleenan, quien acompañó a la delegación de congresistas en su recorrido, había admitido la violación de la ley. En la rueda de prensa Castro dijo creer que McAleenan debería renunciar a su cargo.

“Hubo otras fallas preocupantes”, señaló Castro, al apuntar que tras ser detenida junto con su padre y un grupo de más de cien inmigrantes en el área de Antelope Wells, Nuevo México, Jakelin comenzó a presentar síntomas serios de falla corporal en el trayecto de 150 kilómetros a la estación de la Patrulla Fronteriza en Lordsburg.

Durante el viaje no había nadie a bordo que pudiera ofrecer ayuda médica. No había personal entrenado”, dijo.

“Detectamos series de cosas pequeñas y de cosas grandes, múltiples fallas sistemáticas que no han sido arregladas”, señaló Castro. “No es un asunto de dinero; sino de como se destina ese dinero”, indicó.

Precisó que los representantes federales pudieron observar la falta de agua potable en la estación de la Patrulla Fronteriza en Antelope Wells, donde se les informó que el agua que se consumía estaba almacenada y posiblemente contaminada, poniendo en riesgo la salud de los migrantes y de los propios agentes fronterizos.

Las instalaciones deben cerrarse o hacerse mucho mejor de como están, señaló.

 

Trato policíaco a una crisis humanitaria

En la estación en Lordsburg, los congresistas dijeron haber observado a decenas de mujeres y niños detenidos hacinados de manera inhumana que comparten dos letrinas que están abiertos y no ofrecen privacidad.

Castro dijo que la visita de la delegación al suroeste de Nuevo México, servirá para recomendar una serie de políticas que ayuden a corregir las fallas.

El representante federal demócrata por Nuevo México, Ben Ray Lujan, dijo que el recorrido le había demostrado la necesidad de que se efectué una investigación independiente sobre las circunstancias que causaron la muerte de la menor migrante. “Después de hoy queda bastante claro que es absolutamente necesario”, dijo.

Al Green, representante de un distrito en el área de Houston, Texas, dijo que los migrantes que huyen de sus países están llegando a Estados Unidos buscando ayuda “solo para encontrar una negación”. “Es una crisis humanitaria y la estamos tratando de manera policíaca”. “Tenemos el deber de parar, porque esto es inhumano”, dijo.

Jesús “Chuy” García, representante federal electo por un distrito de Illinois y de origen mexicano, dijo que lo observado por la delegación en el sur de Nuevo México “es el ejemplo de la falta de competencia por responder”.

García expresó que se requiere de un esfuerzo multinacional para atender la crisis humanitaria que se vive en la frontera.

 

Investigación transparente, necesaria

Adriano Espaillat, representante federal por Nueva York, afirmó que la muerte de la niña guatemalteca es parte de la crisis de derechos humanos en la que se ha convertido la situación de miles de inmigrantes en Estados Unidos.

El fallecimiento de la menor ha despertado fuertes criticas de parte de legisladores y organismos de derechos humanos a la forma como la Patrulla Fronterizas realiza las detenciones y atiende a los inmigrantes detenidos a lo largo de la frontera con México.

El inspector general del Departamento de Seguridad Nacional anunció el viernes que iniciaría una investigación sobre las circunstancias en torno a la muerte de la niña de siete años.

Los abogados de la familia de la menor emitieron un comunicado el pasado domingo pidiendo una investigación “transparente y neutral” sobre su muerte.

La declaración rechazó un informe oficial de los funcionarios de CBP que aseguraba que la niña “no había comido ni tomado agua durante varios días”. (Con información de Ntx)






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]