‘Asesinos a sueldo’ cometieron multihomicidio de la Narvarte, opinan especialistas
Los expertos en criminología Fernando Ruiz Canales y Max Morales dijeron a la revista Proceso que los victimarios del fotoperiodista Rubén Espinosa, la activista Nadia Vera y otras tres mujeres llevaban consigna.
(Foto: Cuartoscuro/Jorge Lezama).

El homicidio de cinco personas -entre ellas el fotorreportero Rubén Espinosa y la activista Nadia Vera- el pasado 31 de julio en la colonia Narvarte, fue cometido por “asesinos a sueldo” que “llevaban consigna”, y la hipótesis del robo como móvil del crimen no está debidamente sustentada, dijeron expertos en criminología a la revista Proceso.

Fernando Ruiz Canales, presidente del Consejo para la Ley y los Derechos Humanos y quien desde 1991 se dedica a investigar y estudiar perfiles de secuestradores, sostiene que quienes perpetraron el crimen fueron “asesinos a sueldo”.

Por otra parte, Max Morales, abogado criminalista y quien realizó el perfil psicológico del secuestrador Daniel Arizmendi, El Mochaorejas, echa abajo la hipótesis de la Procuraduría capitalina, que tiene entre sus principales líneas de investigación la del robo.

Este criminólogo que ha participado en el esclarecimiento de algunos multihomicidios ocurridos en la Ciudad de México, no descarta como móvil el “crimen político”; sin embargo, aclara que sólo lo ve como una posibilidad, pues se inclina más hacia robo de información, dinero o droga, pues “la tortura” se aplica para obtener información.

Ruiz Canales, quien estuvo cerca del proceso jurídico por el asesinato del hijo de Fernando Martí en 2008 y ha participado en la indagación de por lo menos mil 500 homicidios en todo el país, es contundente: no fue robo; el perfil criminal de los ladrones no registra asesinato. Considera que fueron cuatro o cinco quienes perpetraron las violaciones, torturas y ejecuciones.

La tortura muestra que se buscaba información, para eso es. El torturador busca métodos para hacer daño y causar el mayor terror a sus víctimas. A esa tortura, estoy seguro, la presidió un interrogatorio”, añadió.

“La violación, tortura y ejecución son actos atípicos en un robo. Esas peculiaridades obedecen más al perfil de un sicariato”, explicó Ruiz Canales.

(Con información de Proceso).








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.