TE RECOMENDAMOS
¿Y el dinero?
agosto 18, 2019 6:20 pm
‘En casa con mis monstruos’, un viaje al imaginario de Guillermo del Toro
Eugenio Caballero, amigo y colaborador del cineasta habla a propósito de la publicación del catálogo de la muestra que tiene lugar en Guadalajara.

Por Héctor González

Cerca de 900 piezas integran la exposición En casa con mis monstruos, de Guillermo del Toro y que se exhibe en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara. Esculturas, cómics, pinturas, materiales de producción y cualquier cantidad de rarezas dan vida a un montaje que supone un viaje a través del universo creativo del realizador de las películas Invención de Cronos y La forma del agua.

Al diseñador de producción y cómplice del cineasta, Eugenio Caballero correspondió la curaduría del montaje y edición del libro/catálogo publicado por el sello Turner. “Montar la exposición me descubrió un mundo que ya conocía, pero al que todavía no entendía con toda su complejidad y profundidad”, explica en entrevista.

Ganador del Oscar por su trabajo en El laberinto del fauno, Caballero ve en Del Toro no sólo a un cineasta, sino también a un dedicado coleccionista. “Es una biblioteca móvil de los temas que le interesan. La colección es una especie de gabinete de curiosidades que reflejan sus gustos y alma”.

El recorrido se sostiene en tres ejes: el coleccionismo; su trabajo como creador; y la relación del arte mexicano con su imaginario.

En el primero se encuentran cómics, objetos de magia y alquimia, piezas relacionadas de Frankenstein -personaje fundacional para el cineasta-, arte conceptual, parte de su biblioteca. En el segundo, utilería y vestuario de sus películas, libretas de notas, esculturas de sus personajes y la cámara de 16 mm con la que filmó sus primeros cortos. En el tercero y último se incluyen obras de José Clemente Orozco, Diego Rivera, Siqueiros, Ernesto el “Chango” García Cabral, Abel Quezada, Julio Ruelas, Posada, elementos de arte popular y el puesto de periódicos donde compraba revistas, ésta es por mucho una de las mayores excentricidades del montaje.

“Al profundizar en los objetos me conecté con sus temas y con su percepción de lo monstruoso. Me interesa mucho su forma de abordar una belleza distinta, de la otredad y lo diverso”, añade Caballero.

Para Del Toro la inspiración puede prevenir de cualquier parte, sin culpa. La puedes encontrar en un juguete popular, en el mercado o en arte más elevado. “Su colección es una metáfora de la inspiración”, precisa el curador.

Referencias e influencias

El libro incluye además una entrevista que el crítico Leonardo García Tsao le hizo al cineasta. Ahí, el director de Hell Boy recuerda: “Yo era completamente un ser que observaba y se callaba, todo estaba en mi mundo interno y todo era pensable, pero al mismo tiempo te das cuenta de que todo lo que dicen los adultos es mentira, no tiene sentido, y ese es un momento muy enloquecedor cuando eres niño, cuando te dicen ‘el mundo funciona así’ y resulta que no”.

El detalle con que hoy construye sus historias encuentra uno de sus primeros resortes en aquella época. “Guillermo es un artista con un proceso creativo muy meticuloso. Si ves los vestuarios expuestos te sorprende el detalle. A pesar de que mucho de lo que hace no está la película de manera directa, al final se siente en la pantalla. Para hacer una criatura comienza con ciertas notas. Después un trazo en su libreta y posteriormente trabaja con otros artistas en el desarrollo de la idea. De ahí sigue una escultura de tamaño mediano y luego otra de gran formato. Y finalmente los efectos visuales”.

En casa con mis monstruos, más que reflejar sus películas muestra su visión acerca de temas como la muerte y el miedo. “No es alguien a quien le interese la mecánica del miedo ni asustar por asustar. Se vale del género de una manera simbólica y para contar algo más. No es gratuita la presencia de Julio Ruelas, el gran simbolista mexicano”.

Para Eugenio Caballero, Guillermo del Toro es un artista de influencias universales. Lo mismo es un experto en cómic que en artistas como Beksinski. En su universo conviven por igual Agustín Yáñez, Juan Rulfo, Lovecraft y Algernon Blackwood. Ante García Tsao reconoce que cincuenta por ciento de sus lecturas las hizo entre los siete y los catorce años, “aproximadamente leía un libro al día”.

Ante el caudal de información y conocimiento que maneja, darle una narrativa a su colección no fue sencillo. “Justo por eso dividimos la exposición en tres columnas. Una vez que las identificamos las mezclamos y las subdividimos en nueve temas que van desde la infancia hasta la muerte pasando por el más allá, la magia, el ocultismo, Frankenstein, los cómics y el cine, entre otros”.

A pesar de la cercanía y las colaboraciones, Eugenio Caballero se confiesa sorprendido con el resultado de la muestra. Uno de los hallazgos del proyecto fue descubrir la colección de dibujos originales de animaciones infantiles clásicas, en concreto del estudio de Disney. “Nunca habría pensado que Guillermo con su mundo oscuro tuviera tanta influencia de Disney”.

Cuenta Del Toro a García Tsao: “Lloré amargamente a gritos en Bambi, porque el hombre estaba en el bosque y se había cargado a la mamá de Bambi. Disney tenía un lado oscurisísimo en la narrativa”.

No obstante, concluye Eugenio Caballero que la coherencia en Guillermo del Toro es el mayor aprendizaje que le aportó el trabajo de En casa con mis monstruos. “Su coherencia es abrumadora cuando la estudias.  Conozco los temas que le interesan y medio sabía el origen, pero él los clarifica a través de sus frases. Ha sido muy inspirador adentrarme en su colección. Confirmé que el trabajo hecho de manera meticulosa y obsesiva es el camino para llegar a hacer obras perdurables”.

libros



Temas relacionados:
Cine
Cultura
Libros





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.