‘Las revoluciones existen, pero no creo en ellas’: Laurence Debray
La hija de Régis Debray y Elizabeth Burgos salda deudas con su pasado en su libro ‘Hija de revolucionarios’.
(Redacción AN/Anagrama).

Por Héctor González

La militancia política fue la razón por la cual los padres de Laurence Debray se fueron de su casa. Tanto el filósofo francés, Régis Debray como la antropóloga venezolana, Elizabeth Burgos, se sumaron a la causa de la revolución cubana en 1967 y desde entonces hicieron del activismo su brújula.

Cuando Laurence tenía diez años, la enviaron a un campamento en Cuba a fin de involucrarla con la causa. Uno de los recuerdos de aquella experiencia es la fotografía que ilustra la portada de Hija de revolucionarios (Anagrama), el libro con el que la escritora intenta saldar viejas deudas con sus orígenes.

“No sé si haría eso con mis hijos”, reconoce desde la ventana de sus 43 años. Hoy, es una mujer curada de idealismos y grandes ideologías. “Si quieres aportar contra el cambio climático es más efectivo andar en bici que militar en un partido político”, advierte la francesa en entrevista.

¿Cuándo decidiste que era buen momento para escribir Hija de revolucionarios?

Lo decidí hace dos años. Mientras estaba en España presentando mi libro, Juan Carlos de España, un periodista me preguntó si era la hija del intelectual francés que entregó al “Che” Guevara. No pude contestar “sí” o “no” porque desconocía esa historia. De regreso a casa le pedí una explicación a mi padre, pero él fue evasivo y yo llegué a la conclusión de que no podía cumplir cuarenta años sin responder varias preguntas sobre mis orígenes. Hasta entonces mis padres me habían protegido de su pasado revolucionario.

La militancia de tus padres te llevó a tener una infancia atípica…

La escritura del libro me permitió entender sus ausencias. Como pretendían cambiar el mundo necesitaban ausentarse de casa. No les daba tiempo de todo. Hija de revolucionarios me permitió hacer una deconstrucción de los mitos revolucionarios. Hacerlo desde la actualidad es más fácil porque ya sé que pasó. Ahora vivimos en una democracia y sabemos qué ideales fracasaron, pero en aquella época todo era más intenso.

¿E idealista?

Sin duda, pero también más violento. En los sesenta se aceptaba la muerte por una ideología, en cambio ahora a quien lo hace se le llama terrorista.

En México hubo un periodo, la década de los setenta, donde también algunos niños vieron como sus padres se fueron a la guerrilla.

¿En serio? No lo sabía. Yo con este libro quería exculpar a mis padres por no haber estado en casa. Ahora los entiendo mejor, aunque siguen siendo unos extraterrestres para mí. No acabo de comprender porque no me transmitieron o me contaron sus vidas, a pesar de que soy su única hija.

¿Cuándo les preguntabas al respecto qué te decían?

Descubrí que mi padre había estado en la cárcel cuando yo estaba en la escuela. Él entonces ya era asesor de Mitterrand, recuerdo que mi madre me comentó que se lo habían llevado unos militares a quienes no le caía bien. Cuando le pregunté a mi padre sobre aquel episodio no supo que decir, simplemente se quedó callado. En Francia decimos que los silencios traumatizan más que las palabras. Con este libro quise reparar todo eso, además de expresar mi opinión acerca de la política. He visto como el poder cambia a la gente y quise contar mi visión personal con relación a eso.

Aunque en tu vida tomaste un camino muy distinto al de ellos, incluso trabajaste en un banco…

Es verdad, me fui a Estados Unidos a trabajar en un banco. Al principio no podían creerlo, además como no tienen visa para ir a Estados Unidos, no podían ir a visitarme. El libro me permitió entender por qué hicieron ciertas cosas. No comparto todas sus posiciones, pero ahora soy más fuerte. Desconocer tu origen o herencia simbólica te hace sentir más vulnerable en el mundo.

¿De qué sirvieron movimientos como los del 68?

En Francia las revueltas estudiantiles duraron dos meses y sirvieron para abrir la sociedad. A partir de la Segunda Guerra Mundial la sociedad francesa se hizo más jerárquica y patriarcal, pero después del 68 los modales cambiaron. Hoy me da risa es escuchar a los intelectuales franceses que presumen de un pasado revolucionario y heroico, porque en esa época mi padre sí estaba en la cárcel y ya había hecho la lucha armada con el “Che”.

¿Crees en las revoluciones?

Las revoluciones existen, pero no creo en ellas. La política es una estructura natural de desilusiones porque se hacen promesas que no se van a cumplir. En Francia, no sé cómo sea en México, se dice que a los jóvenes no les interesa la política. No es verdad, lo que no hacen es involucrarse con los partidos tradicionales porque eso ya es cosa del siglo pasado. Para luchar en favor del medio ambiente es más efectivo andar en bici que afiliarte a un partido.

¿Macron es consecuencia de eso?

Sí, Macron vio caer a los dos grandes partidos franceses y montó su movimiento. Convocó a una sociedad con poco dinero, para preguntarle qué quería. No era el jefe de partido que imponía un punto de vista, tocó puerta a puerta y movilizó a miles de franceses. No sé si su propuesta podrá tener una viabilidad a largo plazo, sobre todo ahora con el conflicto con los ‘chalecos amarillos’. No obstante, no concuerdo con quienes hablan de una nueva revolución. En Francia como en muchos lados, las manifestaciones son el deporte nacional.

¿Cómo convive esta apertura que lleva al poder a gente como Macron con el crecimiento de movimientos de extrema derecha?

Macron no ha recibido tantos migrantes, no es el nivel de gente que sale de Venezuela rumbo a Colombia. Lo que genera miedo entre los franceses es que provienen de otra cultura y con otra religión, esto produce un choque. El Estado francés pide la integración total a la república que es laica, ahí está el conflicto. El miedo magnifica el impacto de la migración.

¿Eres partidaria de que se integren totalmente o de que se les respeten sus creencias?

Yo soy muy republicana y laica. Si uno llega a un país debes integrarte a sus normas y respetar sus reglas. Soy partidaria de la integración.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.