La rebelión de los cineastas
En la Sociedad Mexicana de Directores de Cine se introdujo a la mala una regla que le da más votos a cada miembro de acuerdo a su antigüedad, denuncia Témoris Grecko.

Por Témoris Grecko

Imagínense que, para elegir a la directiva de una asociación de universitarios, los de cuarto año tuvieran, individualmente, cuatro veces más votos que cualquiera de los de primero, y dos veces más que alguien de segundo: los que casi se van se impondrían fácilmente sobre los que tienen más interés en participar en la toma de decisiones, porque les queda más tiempo en la carrera.

O que los ciudadanos de mayor edad tuvieran, en los comicios nacionales, por ley mayor peso electoral que los jóvenes: gobernarían tomando en cuenta los intereses de su estrato de edad más que los de la sociedad en su conjunto, y terminarían, por lógica, provocando una revolución.

Esto es lo que está ocurriendo en la Sociedad Mexicana de Directores de Cine, en donde se introdujo a la mala una regla que le da más votos a cada miembro de acuerdo a su antigüedad: “Hay directores para los que su voto se contabiliza en decenas”, denuncian, “mientras que a directores exitosos y que ingresan grandes cantidades a la sociedad se les contabilizan sólo uno o dos pares de votos”.

Sobrerrepresentar a los más antiguos condujo a una anomalía democrática: al elegir nuevo Consejo Directivo, el 18 de junio, Juan Antonio de la Riva recibió 46 votos, la mitad de los de Alan Coton, que obtuvo 94… pero los de De la Riva tenían más años en la asociación y por lo tanto, le dieron el triunfo al que perdió.

Provocaron, naturalmente, la rebelión de los relegados: ayer lanzaron una carta pública de protesta que exige la intervención de la autoridad competente (el Instituto Nacional de Derechos de Autor, que no ha avalado, como es requisito, el cambio estatutario que empoderó a los más antiguos, y por lo tanto, consideran los signantes, la elección es nula).

Entre las 67 firmas (se están sumando más) aparecen las de cineastas renombrados como Alfonso Cuarón, Michel Franco, Diego Luna, Ángel Flores Torres, Everardo González, Juan Carlos Rulfo y Carlos Salces.

Y llegan a plantear, por si no hubiera disposición a resolver el asunto, el rompimiento con De la Riva y su grupo, para fundar otra sociedad: “Tal vez haya que cerrar esta casa y armar una nueva…”

AQUÍ LA CARTA:

Sr. Manuel Guerra Zamarro

Director General del Instituto Nacional del Derecho de Autor.
PRESENTE
Estimado Sr. Guerra:

Nosotros dirigimos las películas, las series, las telenovelas, los videoclips, los comerciales… las historias de documental o de ficción que mediante el lenguaje audiovisual dejarán el rastro de nuestra existencia, la de los mexicanos de este tiempo -y tantos otros-; de lo que soñaban, deseaban, temían, de cómo amaron, de qué reían.  Somos directores y nos preocupa el resultado de nuestro trabajo: su valor, su calidad, las condiciones en que desempeñamos el oficio, la vigilancia de nuestros derechos, el fortalecimiento de nuestra industria, el desarrollo de nuestro sector; entre otros tantos aspectos que inciden en lo que podemos ofrecer al público.

Hay mucho por hacer en todos estos temas y estamos convencidos que, para conquistar las transformaciones a las que aspiramos; necesitamos construirlas en estrecha colaboración con las instituciones, el sector privado y la sociedad en su conjunto. Sin embargo, el panorama se ensombrece cuando en nuestra propia casa, la Sociedad Mexicana de Directores (Directores, S.G.C.), no sólo parece reinar el desinterés y anacronismo en el solo cumplimiento de su objeto, sino además se llevan a cabo prácticas perjudiciales en la administración de los recursos y otras anomalías e irregularidades que se han agudizado en los últimos tiempos; hasta llegar al punto de rebasar la frontera de la legalidad.

Y aquí la gota que derramó el vaso: en “nuestra casa” había un Consejo Directivo desde el 2015, y en lo que va de este año ha modificado dos veces los Estatutos de nuestra Sociedad, dos veces ha llamado a Elecciones, y en todo momento desoyó las objeciones del Comité de Vigilancia. En la primera modificación, los Estatutos fueron objetados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor (INDAUTOR), y no obstante se convocó a una Asamblea de Elecciones que no se llevó a cabo por falta de quórum. Luego, los Estatutos se modificaron de nuevo, y sin ser sometidos a la aprobación del INDAUTOR fueron los que “normaron” un nuevo llamado a Elecciones.

El desenlace es que, con esta última modificación ilegal, antidemocrática y express, se incluyó una nueva regla de puntos de antigüedad en la Sociedad, para asignar valor a los votos, y el resultado: en las pasadas elecciones del 18 de junio, tristemente se “eligió” como nuevo presidente a un candidato y colega director, Juan Antonio de la Riva, con tan solo 46 votos a favor, y con 94 en contra

Todo parece indicar que nos quieren echar de la casa, pero que sigamos pagando la renta, misma con la que, por ejemplo, exclusivamente treinta miembros (de los 636 inscritos), gozan de una beca de 1400 pesos mensuales, y de un seguro de 500 mil pesos por incidente médico (con cobertura a sus cónyuges). Tan solo este ejemplo ha representado una erogación de alrededor de 22 mdp a lo largo de los últimos diez años, para sólo 30 personas y con cargo a la Sociedad.

Pero en medio de esta serie de malas prácticas, un numeroso grupo de directores mexicanos hemos encontrado la oportunidad de reencontrarnos y replantear el estado de cosas no sólo en nuestro quehacer, en nuestra industria, sino también con nuestro público.

Diálogos productivos que superan por mucho el 10% de los miembros de Directores, S.G.C. que, en apego a la ley, solicitamos la intervención pronta, expedita y pertinente del INDAUTOR para que revise e interceda en su carácter de autoridad en la materia para declarar asambleas, elecciones y estatutos; contrarios a la Ley Federal del Derecho de Autor. Así que por este medio exhortamos a su titular, Lic. Manuel Guerra Zamarro, para que desde la entidad que encabeza se actúe de inmediato de acuerdo a la vocación vanguardista, eficaz y de excelencia que compete al INDAUTOR en el fortalecimiento del Estado de Derecho. Y en caso de que no se subsane lo anterior expuesto en la Sociedad de Gestión, se proceda a revocarle la autorización que le otorgó el Instituto que usted dirige.

Tal vez haya que cerrar esta casa y armar una nueva

Atentamente:
1. Salvador Aguirre
2. Gary Alazraki
3. Pedro Araneda
4. Patricia Arriaga
5. Enrique Arroyo
6. Víctor Avelar Martínez
7. Henry Bedwell
8. Ricardo Benet
9. René Bueno
10. Juan Carlos Carrasco
11. Lucía Carreras
12. Salvador "Chava" Cartas
13. Rigoberto Castañeda
14. Mariana Chenillo
15. Alejandro Chilpa
16. Diego Cohen
17. Javier Colinas
18. Marco Polo Constandse
19. Alan Coton

20. José Manuel Cravioto
21. Alfonso Cuarón
22. Carlos Cuarón
23. Jonás Cuarón
24. Mauricio D'Aguinaco
25. Maricarmen de Lara
26. Juan Carlos de Llaca
27. Sebastián del Amo
28. Eugenio Derbez
29. Carlos Enderle
30. Julio César Estrada
31. Juan Farré
32. Ángel Flores Torres
33. Michel Franco
34. Alejandro González Padilla
35. Cristian González
36. Everardo González
37. Daniel Gruener
38. José Luis Gutiérrez Arias
39. Fernando "Fez" Noriega
40. Alan Jonsson
41. Fernando Kalife
42. Rafael Lara
43. Gustavo Loza
44. Diego Luna
45. Jesús Magaña Vázquez
46. Socorro Méndez

47. Rodrigo Ordóñez
48. Emilio Portes
49. Diego Quemada Díez
50. Jorge Ramírez Suárez
51. Luis Eduardo Reyes
52. Roberto Rochin
53. Eduardo Rossoff
54. Fernando Rovzar
55. Jaime "El Pollo" Ruíz
56. Juan Carlos Rulfo
57. Carlos Salces
58. Carlos Hari Sama
59. Fernando Sariñana
60. Alejandro Solar Luna
61. Alejandro Springall
62. Teresa Suárez
63. Agustín "El Oso" Tapia
64. Gerardo Tort
65. Sergio Tovar
66. Francisco Vargas
67. Marcos Villaseñor






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]