Temporales y reversibles, los efectos en la salud por la contingencia ambiental: INER
Sin embargo, el director del Instituto, Jorge Salas Hernández, advirtió que una exposición continua y permanente a los contaminantes puede tener efectos agudos y confirmó que el uso de cubre-bocas no protege de las PM2.5.

La actual contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México puede provocar irritación de ojos, resequedad en nariz y garganta, así como tos, todos ellos síntomas con efectos temporales y reversibles, afirmó Jorge Salas Hernández, director del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

En entrevista para Aristegui En Vivo, el neumólogo afirmó que esas infecciones pueden ser los efectos inmediatos en la salud de los ciudadanos ante la doble contingencia por ozono y por partículas PM2.5.

Indicó que esos síntomas se pueden tratar de manera adecuada con lágrimas artificiales, spray para refrescar las fosas nasales y la suficiente ingesta de líquidos.

Lee más | A corto plazo no hay mucho que se pueda hacer: Mario Molina sobre emergencia por partículas 2.5 | Video

Además, reiteró otras medidas que han sugerido las autoridades como mantener cerradas ventanas y puertas; no realizar actividad física en espacios abiertos y exponerse lo menos posible al medio ambiente.

“A menos tiempo de exposición, menos efectos en la salud de las personas”, sentenció el doctor Salas Hernández.

Sin embargo, también advirtió que podría haber otros efectos más severos a mediano y largo plazo por una exposición “continua, permanente y durante muchos años” a los contaminantes como ocurre en grandes ciudades como la de México, lo que podría complicarse si hay una predisposición a enfermedades respiratorias producto, entre otras cosas, del consumo del tabaco.

Agregó que pueden registrarse afectaciones para quienes padecen enfermedades respiratorias o cardiovasculares crónicas como el asma, por lo que sugirió estar pendientes en caso de que las actuales condiciones ambientales puedan provocar problemas más severos en estos paciente.

El especialista coincidió con el Premio Nobel de Química 1995, Mario Molina, quien en entrevista con Carmen Aristegui, afirmó que el uso de cubrebocas, no protege a los ciudadanos de las partículas PM2.5, y que éstas pueden llegar a los alvéolos pulmonares.

El director del INER comentó que los cubrebocas ofrecen “cierto nivel de protección” y son de “utilidad relativa”, pero no filtran esas partículas.

Indicó que existen mascarillas de alta eficiencia diseñadas para el personal de salud a fin de atender casos de influenza; no obstante, son más de uso hospitalario, caras y tienen una vida útil de unas 100 horas.

Por último, informó que, hasta este momento, en el INER no han registrado un incremento notable en el número de pacientes.

Lee más | Partículas PM2.5 preocupan por su impacto en la salud: Mario Molina

Sin embargo, destacó que hay un desfase de tres a cinco días entre la exposición a contaminantes y la posibilidad de que las personas lleguen a un hospital.

En todo caso, destacó que el Instituto atiende casos graves por lo que se tendría que revisar las cifras de otras instituciones para saber con exactitud la magnitud del efecto de la actual contingencia en la salud de los ciudadanos.

Aquí la entrevista completa:






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.