opinión*
Empleo, pobreza y elecciones (Artículo)
por Araceli Damián

Por Araceli Damián

La política económica impuesta por los tecnócratas neoliberales del PRI y reforzada por los gobiernos derechistas del PAN, no logró mejorar, ni siquiera mantener, las condiciones de vida de los trabajadores y sus familias.

En lo que va del Siglo XXI ha habido un retroceso en los derechos laborales y las condiciones de empleo y México ha perdido terreno frente a otros países. Así, mientras que en China el salario promedio en la industria manufacturera se triplicó entre 2005 y 2016, hasta alcanzar 3.6 dólares la hora (1), en nuestro país este indicador se contrajo de 2.2 a 2.1 dólares la hora.

El desempeño de México en materia salarial también fue negativo al compararlo con el de otros países latinoamericanos. Según el Panorama Laboral 2017, de la Organización Internacional del Trabajo, los salarios promedio en México se contrajeron 12%, entre 2005 y 2016, mientras que en Chile y Brasil aumentaron 36%, en Argentina 45% y 54% en Uruguay (2).

Los candidatos de la derecha, José Antonio Meade, Ricardo Anaya, Margarita Zavala y “El Bronco” representan la continuidad, por lo que, de quedar alguno de ellos en la presidencia, continuará el deterioro en el empleo y los salarios. El único candidato que tiene una propuesta concreta relacionada con las oportunidades de empleo y salarios es Andrés Manuel López Obrador; a través de un programa de capacitación en el empleo, en el que se otorgarán 3 mil 600 pesos mensuales, por un año, a 2.6 millones de jóvenes de 15 a 29 años de edad, que no estudian ni trabajan.

De resultar vencedor, la promesa del candidato es que el programa se pondrá en marcha de inmediato, una vez que inicie el nuevo gobierno. Con su propuesta se evitará que muchos jóvenes caigan en la desesperanza por el desempleo, y se conviertan en presa fácil para el reclutamiento del crimen organizado.

Esta propuesta es, sin embargo, insuficiente, pues el problema no sólo afecta a los jóvenes. El reto en materia de empleo y salario es descomunal. Se requieren generar de manera inmediata alrededor de 7.5 millones de empleos, que de acuerdo con la ENOE (Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, cuarto trimestre, 2017), es el monto de población de 14 años y más que se declaró desocupada o disponible para trabajar, si se le ofreciera un empleo.

Si se impone la continuidad, con el modelo imperante se generarán, a lo mucho, un millón de empleos precarios al año, como ha venido sucediendo. Si la propuesta de AMLO funcionara bien y rápido, se reduciría en un tercio el rezago de empleo de manera inmediata.

Por otra parte, se necesita promover la formalización del empleo, ya que predomina la informalidad, largas jornadas laborales, bajos salarios y sin seguridad social. La ENOE reporta que dos terceras partes de los ocupados (33 millones) carecen de servicios de salud como prestación laboral. Es inadmisible que una buena parte de ellos, 13.3 millones, esté compuesta por trabajadores subordinados y remunerados que no cuentan con la prestación, lo que significa que el Estado mexicano, bajo los gobiernos priístas-panistas, ha sido permisivo en la materia, haciéndose cómplice de empleadores que violan sistemáticamente la Ley Federal del Trabajo y el Art. 123 constitucional.

Se necesita un programa de formalización del empleo que se debe apoyar en premiso y castigos: estímulos fiscales y otorgamiento de contratos públicos, beneficiando a empresas que garanticen los derechos establecidos por Ley, y multas y clausuras para quienes la violen. También se podría crear una defensoría de los derechos laborales, con características similares a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, lo que permitiría tener un órgano autónomo del gobierno federal y del poder judicial, con atribuciones para investigar y emitir recomendaciones vinculatorias en materia de derechos laborales.

Uno de los derechos que se violan de manera sistemática es el límite máximo de la jornada laboral, que según la Constitución no puede ser mayor de 48 horas a la semana, no obstante, casi una tercera parte de los trabajadores subordinados y remunerados labora más de ese número de horas a la semana, según la ENOE.

Finalmente, en lo que respecta a los bajos salarios, tenemos que el mínimo ha acumulado una pérdida de 66% con respecto a 1970, cuando valían el equivalente a 260 pesos (de 2018) por día (3).  Por años se argumentó que una de las dificultades para los aumentos al mínimo era que se utilizaba como medida de actualización de cuotas, multas y otras contribuciones. No obstante, a pesar de la aprobación de la reforma para la desindexación del salario mínimo, el gobierno y los partidos mayoritarios (PRI, PAN y anexos) han obstaculizado su recuperación.

Ningún candidato, excepto AMLO, ha realizado una propuesta concreta. López Obrador se ha comprometido a duplicar, en términos reales, el salario mínimo, para llegar a 176 pesos al final de su sexenio. Si bien este incremento no recupera todo lo perdido frente a su máximo histórico (342 pesos en 1976), (4) sí ayudaría a mejorar las condiciones de vida de un sector importante de la población.

La pobreza y la precariedad laboral son parte intrínseca del modelito neoliberal, y podemos estar seguros que con los candidatos de la derecha prianista (incluyendo a Zavala y “El Bronco”), en materia de empleo y salarios, nada cambiará. De realizarse las propuestas de López Obrador, tendremos un estimado de los millones de trabajadores y sus familias que saldrán beneficiados.

1.-  https://www.cronista.com/financialtimes/Los-salarios- en-China- superan-a- los-de- Brasil-Argentina-y-Mexico- 20170228-0016.html

2.-  https://www.reforma.com/aplicacioneslibre/articulo/default.aspx?id=1282638&md5=8e741cbb1ec53
7a6d76801e87647bc3b&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe

3.- Lo anterior sin considerar que en 1976 el salario mínimo alcanzó un valor equivalente al día de hoy de 342 pesos http://www.mexicomaxico.org/Voto/SalMinInf.htm

4.- Ibíd.

Araceli Damián

Es Profesora-Investigadora con licencia del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales de El Colegio de México. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Es Doctora en economía urbana por la Universidad de Londres, Inglaterra. Es Diputada Federal por Morena y preside la Comisión de Seguridad Social en la Cámara de Diputados.

*La opinión aquí vertida es responsabilidad de quien firma y no necesariamente representa la postura editorial de Aristegui Noticias.


Temas relacionados:
Opinión
Sociedad


    Contenido Relacionado


  1. Anaya promete subir salario mínimo a partir de diciembre
    abril 12, 2018 8:14 am
  2. Sin propuesta económica real, los planteamientos de los candidatos: especialistas UNAM
    abril 11, 2018 8:39 pm
  3. Horas trabajadas y remuneraciones en manufacturas cayeron en enero: Inegi
    marzo 16, 2018 10:25 am
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]