4 películas para recordar a Charles Chaplin
Recordamos la grandeza del actor con estos cuatro filmes que reflejan el gran talento del artífice del cine mudo.

Poco se sabe del nacimiento de Charles Chaplin, tan sólo lo que él mismo escribió en “My Autobiography” (Mi Autobiografía): “Nací el 16 de abril de 1889, a las 8 de la noche en East Lane, Walworth”. A 129 años de su nacimiento, recordamos a una de las figuras más emblemáticas del cine de todos los tiempos.

Chaplin fue el artífice del cine mudo, un hombre multifacético: actuaba, producía, escribía, componía y dirigía. Su talento trascendió fronteras, logró conquistar Hollywood y se convirtió en un referente del arte cinematográfico gracias a su habilidad de combinar el humor y el drama.

Recordamos la grandeza del actor con estas cuatro películas que reflejan su gran talento y representan a la historia del cine.

El Gran Dictador (1940)

La película más exitosa de Chaplin como director. Ahí, desempeña un doble papel: un barbero judío que perdió la memoria en un accidente aéreo en la primera guerra y pasó años en el hospital antes de ser dado de alta en un país antisemita; y un dictador, cuyos ejércitos harán cualquier cosa para aumentar sus posibilidades de convertirse en el emperador del mundo.

La película termina con un discurso ahora famoso hecho por el barbero, un alegato contra el fascismo.

En “El gran dictador”, Chaplin aprovechó su reconocimiento alrededor del mundo por el bigote, al estilo Hitler, que llevaba su mítico personaje Vagabundo. Decidió entonces utilizar su fama y humor contra la propia fama y maldad del dictador.

Tiempos modernos (1936)

A Chaplin le preocupaban las injusticias sociales y los problemas económicos del mundo. En Europa, le había molestado ver el auge del nacionalismo y los efectos sociales de la Depresión, el desempleo y la automatización.

En “Tiempos modernos”, el actor se propuso transformar sus observaciones y ansiedades en comedia. Es así una brillante sátira política y social sobre la industria y La Gran Depresión, no por ello menos divertida que el resto de sus largometrajes.

Su famoso personaje The Tramp (Vagabundo), descrito en los créditos como “un trabajador de fábrica”, es uno de los tantos que enfrentaban los duros tiempos que se vivían en los años treinta, situaciones no muy diferentes a las del siglo XXI: pobreza, desempleo, huelgas, intolerancia política, desigualdades económicas, narcóticos, entre otros.

El chico (1921)

Un retrato de la pobreza en los años 20 a través de la virtuosa y original mirada de Chaplin. Uno de sus mejores largometrajes; seguramente el más triste. Además, esta cinta introdujo a uno de los actores infantiles más talentosos del mundo: Jackie Coogan.

El Vagabundo se encuentra a un bebé desamparado (Jackie Coogan) y lo cuida entre pillerías hasta que lo reclaman para ingresar en un orfanato. Es un película divertida y conmovedora.

Luces de la Ciudad (1931)

Antes de que comenzara esta película, el cine hablado estaba ya establecido. Esto significó un desafío para Chaplin, ya que su personaje de Vagabundo era un referente universal, y su interpretación muda se había entendido en todas partes del mundo. Si el Vagabundo ahora comenzara a hablar en inglés, esa audiencia mundial se reduciría instantáneamente.

Chaplin resolvió audazmente el problema ignorando el habla, y haciendo “Luces de la Ciudad” en la forma en que siempre había trabajado antes, como una película muda. Chaplin asombró a la prensa y al público al componer la música entera de esta cinta.

En “Luces de la Ciudad” vemos a un Chaplin más romántico y emotivo. Su personaje se enamora de una chica ciega a la que no cuenta que está en la vil ruina. Así, para esconder su verdadera identidad y, sobre todo, ayudar a la joven a recuperar la vista, el protagonista pasa una y mil penurias con tal de conseguir el dinero. Hermosa, divertida y un tanto melancólica.

(Con información de charliechaplin.com)



Temas relacionados:
Cine



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]