Copa del Rey: Silencia Girona el Wanda Metropolitano
El conjunto catalán se paró con personalidad en el inmueble rojiblanco y con un empate 3-3, 4-4 global, avanzó a Cuartos de Final, gracias a los goles como visitante.
(Foto: Twitter @GironaFC)

Salieron los catalanes muy respondones…

Girona mostró contundencia en las oportunidades que se le presentaron y sorprendió al Atlético de Madrid, para eliminarlo en los Octavos de Final de la Copa del Rey con un empate 3-3 global, gracias al gol como visitante, encuentro de vuelta celebrado este miércoles en el Estadio Wanda Metropolitano.

El gol de visitante fue factor para que Girona dejara en el camino al “Atleti”, que se cansó de fallar y por primera vez en su cancha vio cómo un rival le hizo tres dianas en un partido de alarido.

Después del 1-1 en la ida, Girona era el obligado en salir a buscar el gol, aunque el croata Nikola Kalinic puso el 1-0 a favor de los Colchoneros, al minuto 12 después de un largo servicio del uruguayo Diego Godín.

No obstante, los planes del cuadro albirrojo no cambiaban y antes del descanso Valery Fernández (37′) concretó el empate a un gol que forzaba, en esos instantes, a los tiempos extras, tras controlar un balón con el pecho y prender la pelota de derecha que dejó sin opciones al portero Antonio Adán.

En el segundo lapso, el uruguayo Cristian Stuani, al 59′, de cabeza colocó las cifras 2-1, para obligar al Atlético de Madrid a ganar el cotejo a como diera lugar y la opción del alargue se esfumó; el charrúa una vez más demostró su potencial y sus credenciales, por lo que no es de asombrarse que el Barcelona pretenda ficharlo en estos días.

Los dirigidos por el argentino Diego Simeone insistieron al ataque, como sucedió en la mayor parte del partido, y al 66′ el pampero Ángel Correa remató de derecha un buen pase del francés Antoine Griezmann, quien entró en el complemento en busca de evitar el desastre.

Fue el propio Griezmann el encargado de colocar el 3-2 a los 84 minutos con un riflazo dentro del área y sin ángulo para batir a Gorka Iraizoz, un resultado que ponía orden hasta ese momento, pero Girona jamás se dio por vencido.

Los dirigidos por Eusebio Sacristán silenciaron el Wanda Metropolitano, cuando el marfileño Seydou Doumbia, al 88, metió el pie a disparo de Borja García, para guardar la pelota en el fondo de las redes y reflejarse en un 3-3 emocionante, un 4-4 global que acabó por eliminar a los madrileños de la Copa del Rey.

(Con información de Notimex)
banner-deportes



Temas relacionados:
Deportes
España
Futbol





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.