T-MEC no tiene letras chiquitas; agregados laborales son 90% inofensivos: Seade
“Es un muy buen acuerdo para México: se obtuvo mucho en trilateral.  Por eso Estados Unidos necesita "extras" para venta interna que NO SON PARTE DEL PAQUETE”, escribió Seade en Twitter.

El subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, aclaró que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) “no tiene letras chiquitas” y es 100% público.

“Es un muy buen acuerdo para México: se obtuvo mucho en trilateral.  Por eso Estados Unidos necesita “extras” para venta interna que NO SON PARTE DEL PAQUETE”, escribió en un hilo publicado en su cuenta de Twitter.

Aseveró que el T-MEC tiene mejoras para nuestro país pues “arregla el mecanismo de solución de controversias que México ha peleado por 25 años.

“Nos permitirá, como ‘rival más débil’ ver disputas comerciales en base a derecho y NO ‘en la mesa del ministro’ de Estados Unidos, en relación de fuerza. Por ejemplo, azúcar. PISO PAREJO”, explicó.

Seade sostuvo que otra de las características del tratado comercial, es que libera a cada país a proteger biomedicinas el tiempo que considere, tema que en las negociaciones pasadas dejaba mal a México al imponer 10 años de protección contra los cinco que ahora están establecidos.

“Esto golpearía fuerte a genéricos biomédicos: los de punta para enfermedades mayores como el cáncer, etc. LA POBLACIÓN GANA”, expuso.

El negociador de México expresó que lo firmado por las tres naciones establece que, en un periodo de siete años contra los tres que antes se exigían, el acero para la industria automotriz provenga de la región desde su fundición, ya que hasta ahora mucho del planchó de acero proviene de Brasil. “Esta nueva regla crea oportunidades de inversión y empleo en la industria acerera”, afirmó.

“En el caso de aluminio, Estados Unidos pedía que este cumpliera la regla anterior, lo cual era mortal para nuestra industria, así le diéramos 30 años para ajustarse porque NO tenemos bauxita. Esto quedó eliminado del recién acuerdo dando un plus a la inversión en México en esta industria”, manifestó.

El también economista refirió que algo “crucial” es que no habrá ni inspectores laborales ni bloqueo de mercancía (por panel) que Estados Unidos quería. “En vez, paneles binacionales: un panelista de Estados Unidos elegido por México, uno de México elegido por Estados Unidos, y un tercero de fuera por mutuo acuerdo; 85 días posdenuncia y prepanel para que el asunto se resuelva según la ley interna”, reiteró.

“Otras exigencias rechazadas; aranceles estacionales, no quedaron; certificación laboral en frontera (toda exportación a Estados Unidos), no quedó; NO se eliminan las palabras “sostenida y recurrente” lo cual aplicaría castigos comerciales tras un problema aislado y no patrón de comportamiento”, precisó.

Jesús Seade aseveró que “toda exigencia inaceptable fue rechazada al grado de rompimiento de negociación”. Recordó lo sucedido el jueves 6 de diciembre, cuando México en su conjunto –gobierno y sectores productivos– apoyaron y decidieron que no se presentaría hasta que se quitaran de la mesa, “enseguida se destrabó”.

“Ahora, ¿qué fue el anuncio de Estados Unidos de ayer? Los tres países tienen procesos legales diferentes para la ratificación de un Tratado internacional como #TMEC #USCMA #CUSMA”, dijo

“México: cuando el Senado aprueba el paquete y entra en vigor, este es ley. Se hacen después otros cambios legales para evitar contradicción o para aprovechar mejor el tratado, por ejemplo, por política industrial, etc, pero en sí el tratado es en automático ley. En Estados Unidos, el tratado se vierte en una ‘Ley de Implementación’ que incluye los compromisos tomados y otras cosas internas, como necesidades presupuestales derivadas del tratado, el rediseño de sus instituciones, etc”, abundó.

Comentó que este proyecto de ‘Ley de Implementación’ incluye un mecanismo interno de monitoreo de la Reforma Laboral de México, “redundante a lo que dispone el tratado, 90% interno e inofensivo (información)”, pero consideró que sí debió haberse advertido pues expresa desconfianza.

“Como parte de este mecanismo de monitoreo, se contempla nombrar cinco agregados diplomáticos laborales en México, cuya función no está clara, pero que México JAMÁS aceptará si se trata en medida alguna de inspectores disfrazados, por una sencilla razón: la ley mexicana lo prohíbe”, apuntó.

Declaró que aunque en la activa discusión reciente muchos “con malicia o desinformación” han hablado de las ‘letras chiquitas’ del Tratado, “esto ni es del Tratado ni nos compromete”. “Es discurso a sus galerías y, los cinco agregados, una medida unilateral que sujetaremos 100% a lo acordado”, indicó

“La obsesión demócrata con “enforcement”, término unilateralista que aquí significa “obligar a cumplir”, costó sangre, y se atendió con los paneles basados en ley con selección cruzada de sus miembros: la forma legítima de hacer valer, ambos países, nuestras leyes. INSPECTORES NO”, determinó.

“México adoptó, motu propio, una Reforma Laboral mucho más avanzada que lo vigente en Estados Unidos. Enfrentamos confiados lo laboral en T-MEC porque vamos a cumplir. Y en toda la negociación consultamos con expertos de Estados Unidos y México para cuidar su plena aplicación a la defensa laboral de los nuestros allá”, añadió.

Seade lamentó que muchos hayan puesto su atención en la decisión unilateral de Estados Unidos, y hayan sembrando confusión, pero enfatizó en que la importancia de desarrollar mejores reglas en torno al T-MEC con la Unión Americana fue precisamente “porque siempre gravitarán hacia ser unilaterales”.



Temas relacionados:
Estados Unidos
T-MEC





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.