Nepotismo y conflictos de interés, acusaciones contra magistrados que favorecieron a Moreira en demanda contra Aguayo
Fuentes judiciales indican que el magistrado Francisco José Huber Olea Contró debió recusarse de conocer la demanda por daño moral contra Sergio Aguayo por la relación de su hermano Jean Paul con Rubén Moreira.
Fotos: Facebook/ Moisés Pablo/ Cuartoscuro

Por Juan Omar Fierro

Una magistrada investigada por nepotismo y un magistrado que presuntamente violó la ley al resolver un caso para que el que estaba impedido legalmente, avalaron la sentencia que condena al académico Sergio Aguayo al pago de 10 millones de pesos por un presunto daño moral al ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira.

Se trata de la magistrada Delia Rosey Puebla y del magistrado Francisco José Huber Olea Contró, ambos de la Sexta Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX) que el pasado 10 de octubre revocaron una sentencia de primera instancia que absolvía a Aguayo de la presunta afectación a su honor que alegaba Moreira.

Lee más: Condenan a Sergio Aguayo a pagar 10 mdp por “daño moral” a Humberto Moreira; presentará amparo

De acuerdo con fuentes judiciales, el magistrado que presentó el proyecto de sentencia en el litigio Moreira- Aguayo, Francisco José Huber Olea Contró, presuntamente violó la ley al resolver un caso para el que estaba impedido legalmente, ya que en este litigio existía un conflicto de interés por parte del servidor público.

De acuerdo con el Código de Procedimientos Civiles del Distrito Federal, el magistrado  Francisco José Huber Olea Contró estaba impedido para conocer y resolver la demanda de daño contra el escritor Sergio Aguayo, debido a la notaría pública que el hermano de Humberto Moreira, el también ex gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, le entregó a Jean Paul Huber Olea Contró, hermano del propio magistrado José Francisco. 

Las fuentes consultadas señalaron que al existir un beneficio directo para su hermano por una de las partes involucradas en el litigio, el magistrado Francisco José Huber debió solicitar su recusación en el marco del artículo 170 del Código de Procedimientos Civiles del DF, ya que se encontraba en el supuesto de la fracción segunda de la citada norma.

El artículo señala que es causa de impedimento o recusación cuando un magistrado, un juez o secretario intervienen en asuntos o negocios en los que tienen intereses directos; o bien, en los que tienen intereses su cónyuge o sus parientes consanguíneos en línea recta sin limitación de grados o hasta en cuarto grado, lo que incluye a los hermanos.

La recusación debió ser solicitada por el propio magistrado  Francisco José Huber antes de resolver el asunto, o en su defecto, por la defensa en caso de que conociera la relación entre los hermanos Moreira y los hermanos Huber Olea Contró.

Las fuentes judiciales señalan que en este momento del proceso y una vez que se conoció la relación entre ambas familias, la defensa de Sergio Aguayo puede presentar una queja  administrativa ante el Consejo de la Judicatura local, con el fin de que la Comisión de Ética analice la procedencia de una sanción.

Los artículos 346, 347, 356 y 357 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Ciudad de México, cuando un magistrado no se declara impedido o se inhibe de resolver un litigio en el que tiene conflicto de interés, procede una queja en su contra y la sanción puede ir de una amonestación pública hasta la destitución, siempre y cuando haya reincidencia.

Sin embargo, en una una carta enviada al diario Zócalo de Coahuila,  Jean Paul Huber Olea Contró reconoció que su nombramiento como Notario Público 124 con sede en Saltillo, Coahuila, le fue concedido por el ex gobernador Rubén Moreira y el Congreso local, pero negó cualquier relación de este hecho con la actuación de su hermano el magistrado José Francisco Huber Olea Contró y el fallo favorable a Humberto Moreira, argumentando que su designación tuvo lugar junto a otros 80 nombramientos.

“Cumplí todos los requisitos que la Ley del Notariado exigía para el caso y solicité el fiat correspondiente, el cual fue aprobado por el Congreso del Estado de Coahuila de Zaragoza y el Titular del Ejecutivo. Acredité ante juez de lo civil del Poder Judicial del Estado los requisitos respectivos y se rindieron las informaciones testimoniales respectivas. Pagué el importe por los derechos del fiat otorgado una cantidad poco más de $670,000.00”, señala  el abogado.

Consultados sobre el tema, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México dijo que no responderá a los señalamientos de esta nota.

Lee también: Esta es la sentencia contra Aguayo, en la que lo condenan a pagar 10 mdp por “daño moral” a Moreira | Documento

El nepotismo de la magistrada Delia Rosey

Otra de las magistradas que votó a favor de condenar al académico Sergio Aguayo en la Sexta Sala Civil enfrenta acusaciones de nepotismo, debido a que siete de sus sobrinos y una de sus hijas trabajan en el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

Sin embargo, desde el pasado 1 de septiembre que se presentó una primera queja contra la magistrada y hasta el día de hoy, se desconoce el resultado de la indagatoria iniciada por la Comisión de Ética del Consejo de la Judicatura. 

Cabe señalar que la magistrada Rosey Puebla incluso fue parte de la Comisión de Ética que en junio del 2012 resolvió una queja contra el actual Presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Rafael Guerra Álvarez, por un supuesto retraso en los fallos relacionados con el caso News Divine.

De acuerdo con el diario Reforma, la Comisión de Ética determinó que tanto el juez de la causa, Prudencio Jorge González Tenorio, como el magistrado Rafael Guerra Álvarez, actuaron en su momento “respetando la legalidad del proceso y protegiendo las garantías de las partes implicadas”, por lo que el retraso en las sentencias era atribuible a los diversos recursos legales que presentó la defensa de los implicados a lo largo del proceso.

Además de las acusaciones por nepotismo, la magistrada Delia Rosey ya ha enfrentado acusaciones de abogados por actuaciones irregulares, una de ellas en el litigio entre el fallecido actor Rogelio Guerra y Televisión Azteca por un supuesto incumplimiento de contrato.

En su momento, el abogado Raúl Carmona denunció que la magistrada Delia Rosey resolvió en apenas 24 horas un caso que llevaba casi 10 años en tribunales, revocando una sentencia favorable a Rogelio Guerra y dictando un nuevo fallo en el que se condenaba al actor, incluso, a la pérdida  por el uso de su nombre artístico. 

Coincidentemente, una sobrina de la magistrada Delia Rosey que ingresó al tribunal de la mano de su tía, la hoy magistrada Josefina Rosey González, fue acusada en 2013 de favorecer indebidamente a la tienda Elektra del empresario Ricardo Salinas Pliego en un litigio que la cadena sostuvo con la Bolsa Mexicana de Valores, por lo que incluso fue denunciada ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal. (PGJDF).

Al momento del fallo, Josefina Rosey González era Juez en Materia Civil, pero en 2014 fue designada Magistrada a propuesta del ex Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, y con el aval del Presidente del Tribunal Superior de Justicia, Edgar Elías Azar.

La ratificación del magistrado Francisco José Huber Olea Contró también se dio en 2014, a propuesta de Elías Azar y con el voto favorable de la extinta Asamblea Legislativa del DF. 








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.