Martillos, seguetas y cables fueron decomisados en penal donde se suicidó presunto homicida de Valeria
El presunto homicida y violador de la niña Valeria Gutierrez se habría suicidado con una cuerda para artesanías este jueves, según José Manzur.
(Foto: Archivo / Cuartoscuro)

Hace apenas una semana, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) advirtió sobre los riesgos para la seguridad de los presos del Centro Preventivo y de Readaptación Social de Nezahualcóyotl, Bordo de Xochiaca.

De acuerdo con un informe elaborado a lo largo de 2016 sobre cárceles municipales, la prisión en la que este jueves se habría suicidado el presunto asesino y violador de la niña Valeria Gutierrez obtuvo una calificación de 6.47 en la escala de 10.

Durante la visita de personal del organismo, se observó hacinamiento e insuficiencia en los programas de prevención y atención de incidentes violentos.

También se detectó insuficiencia de personal de custodia y ejercicio de funciones de autoridad por parte de internos del penal; es decir, un cogobierno.

El penal tiene una capacidad para mil 930 personas, pero su población es de 4 mil 423, según los datos de la CNDH.

En materia de garantías para la integridad personal de los reos, la prisión obtuvo el color rojo en el semáforo elaborado por el organismo; asimismo, mereció el color amarillo en otros aspectos como garantías de una estancia digna, condiciones de gobernabilidad y reinserción social del interno.

Por otro lado, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana (CES) del Estado de México decomisaron en su interior seis martillos el 4 de agosto de 2015.

Otros de los objetos asegurados en ese momento fueron 12 pantallas de seis y de 14 pulgadas, un teléfono celular, tres televisiones, 21 bocinas reproductores de MP3, tres planchas, un ventilador, una licuadora, dos batidoras, 500 discos y 100 buriles.

El secretario de Gobierno del Estado de México, José Manzur, dijo en entrevista con Aristegui en vivo que el presunto homicida de Valeria se ahorcó con una cuerda que supuestamente era utilizada para la elaboración de artesanías.

No obstante, en diciembre de 2014, se aseguraron en el penal herramientas como 23 puntas metálicas, 170 tijeras, 22 arcos con segueta, 180 cinturones y 50 kilos de cable eléctrico.

El Reglamento de los Centros Preventivos y de Readaptación Social del Estado de México obliga a los funcionarios de los mismos a salvaguardar a los reos de perjuicios que puedan causarse a sí mismos.

Según el artículo 6 de la legislación, las autoridades carcelarias deben resguardar aquellos instrumentos cuyo uso por parte de la población penitenciaria pudieran poner en peligro la vida.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]