Sacerdotes asesinados no pertenecían a ningún grupo de la delincuencia: vocero de Guerrero
Una línea de investigación se desprende de "una fricción entre algunos vehículos al momento de la salida del baile, dentro de los cuales se encontraba el vehículo donde viajaban los sacerdotes y sus acompañantes".

Luego de que la Fiscalía del estado vinculara a uno de los sacerdotes asesinados con un grupo delincuencial, el vocero de Seguridad del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, afirmó que ninguno de los dos pertenecía a la delincuencia organizada.

En un comunicado, la vocería expuso que por los hechos ocurridos el pasado 5 de febrero, donde fueron privados de la vida los sacerdotes Germaín Muñiz e Iván Añorve, resultaron lesionados 3 de los 4 acompañantes; dos de ellos “se encuentran en buen estado de salud” pero en el caso del tercero no, por lo que “está siendo debidamente atendido en el hospital del ISSSTE en Acapulco”.

Precisó que “los sacerdotes perdieron la vida, por disparos de armas de fuego de grueso calibre, en la carretera Taxco-Iguala, después de haber salido de unBaile-Concierto” al que acudieron numerosos asistentes, amenizado por el grupo musical ‘Bronco'”.

Tras “múltiples actos de investigación en materia testimonial, pericial y de inteligencia, desahogando y obteniendo diversos datos de prueba”, enlistó 7 puntos referentes al avance de las investigaciones:

1. Después de profundizar sobre la investigación y diversas pruebas desahogadas, se ha determinado que los sacerdotes GERMAÍN MUÑIZ GARCÍA e IVÁN AÑORVE JAIMES, y se reitera, que NO pertenecen a ningún grupo de la delincuencia organizada.

2. Los sacerdotes arribaron a Taxco alrededor de las 19:00 horas, hecho que se conoce por el personal del auto hotel al que llegaron, saliendo de este lugar alrededor de las 21:00 horas con dirección a la plaza de Toros “La Misión” de Juliantla, lugar en el que realizaba la Feria de la Candelaria Juliantla 2018 del 2 al 5 de febrero.

3. Se ha podido determinar que durante la celebración del baile de mérito, existió un incidente con un asistente al baile que se encontraba en estado de inconveniente. Este incidente NO fue ocasionado por los sacerdotes o sus acompañantes.

4. De igual forma se estable que aconteció una fricción entre algunos vehículos al momento de la salida del baile, dentro de los cuales se encontraba el vehículo donde viajaban los sacerdotes y sus acompañantes, al cual se dio alrededor de las 3:30 de la mañana.

5. Por peritajes y diversos testimonios se sabe que en el punto conocido como Soni Gas en la carretera Taxco-Tehuilotepec un vehículo dio alcance a la camioneta en la que viajaban los hoy occisos y sus acompañantes, disparándoles sobre la misma trayectoria del vehículo agresor mientras hacía el rebase.

6. Se han realizado importantes avances en la investigación, para el efecto de poder determinar el móvil, y lograr en su momento la identificación de los agresores. En estos momentos se siguen diversas líneas de investigación, asumiendo como prioritarias las señaladas en los puntos anteriores.

7. El Gobierno del Estado y la Fiscalía General de Guerrero son los más interesados en el esclarecimiento de los hechos, en la detención y el juzgamiento de los responsables de este lamentable crimen.

El pasado 7 de febrero, el fiscal del estado, Xavier Olea, vinculó a uno de los sacerdotes con un grupo delincuencial: “Se desprende que el sacerdote Germaín Muñiz García fue fotografiado portando un arma de fuego de grueso calibre. Y en otra fotografía en compañía de hombres fuertemente armados, pertenecientes a un grupo delictivo que opera en la escala Carrizalillo-Taxco-Taxco El Viejo y parte de Iguala”.

Además, el funcionario calificó como una “imprudencia” que hayan estado ingiriendo bebidas alcohólicas.

Y agregó que “grupos delictivos contrarios ubicaban al padre -Germaín- como perteneciente a un grupo delictivo, en razón de las fotografías y notas que circularon en redes del sociales del sacerdote Germain Muñiz García; lo que desencadenó el ataque armado a las hoy víctimas”. 

Ante ello la familia del religioso pidió que las autoridades no dañaran la imagen de la víctima ni lo calumniaran.  A su vez, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) acusó que se les quería “manchar” y “tirar tierra”.



Temas relacionados:
Guerrero
Sociedad



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]