Asentamientos irregulares se “comen” hábitat de mil 800 especies de plantas y animales en CDMX: UNAM
“El suelo de conservación abarca el 59 por ciento de la superficie de la Ciudad de México y de no cuidarlo se pone en riesgo la sustentabilidad de nuestra metrópoli”, alertó Irma Escamilla Herrera, académica del Instituto de Geografía.

El Instituto de Geografía de la UNAM (IGg) advirtió que la expansión y crecimiento desordenado de la mancha urbana en la Ciudad de México (CDMX) ocupa cada vez más regiones no urbanizadas que albergan bosques, barrancas, cuencas, ríos y cultivos, áreas consideradas el hábitat de más de mil 800 especies de plantas y animales.

Irma Escamilla Herrera, académica del instituto, señaló que la mayoría de las alcaldías afectadas por esta problemática están al sur y al oriente de la metrópoli, sobretodo en Milpa Alta, Tlalpan y Xochimilco, “zonas en las que con el paso del tiempo se ha regularizado lo irregular, y los asentamientos de hace 20 o 30 años, ahora son regulares“, afirmó.

Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Álvaro Obregón, Tláhuac y parte de Iztapalapa son las alcaldías en donde también se percibe gran presencia del “crecimiento hormiga”, como lo identifica la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) de la Ciudad de México, lo cual consiste en que “pequeñas familias que delimitan lo que consideran su terreno con la colocación de cuatro palos; luego autoconstruyen sus viviendas con cartón, lámina y tabicón“.

Escamilla Herrera explicó que el suelo de conservación en la capital del país es una delimitación entre el suelo urbano y el que no lo es. Esta zona de transición existe solamente en nuestra metrópoli por decreto, desde 1987. “Lamentablemente, con la expansión de la mancha urbana, la gente se vuelca a esos espacios porque son área abierta y cualquiera puede entrar”.

“El suelo de conservación abarca el 59 por ciento de la superficie de la Ciudad de México, y de no cuidarlo se pone en riesgo la sustentabilidad de nuestra metrópoli”, alertó la académica.

La principal afectación del suelo de conservación es la mancha urbana, que crece rápida y con desorden, especialmente por los asentamientos irregulares en zonas de la periferia, en donde se mezclan pobreza y segregación socioespacial.

El IGg detalló que muchos de los sitios son hogar de algunas especies endémicas, además permiten que haya captación de carbono, con la zona de cubierta vegetal de las serranías del sur; regulan el clima; facilitan la infiltración de agua en época de lluvias y favorecen la recarga de acuíferos.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]