PGR reserva información sobre sobornos de Odebrecht, en columnas políticas
La Procuraduría ya había establecido que otros miembros del gobierno de Peña Nieto también recibieron pagos de la empresa, señala Riva Palacio en su texto de este lunes.

Raymundo Riva Palacio, en El Financiero:

“O Globo conectó abiertamente los pagos a Lozoya Austin con el gobierno, y estableció que la PGR será la encargada de establecer si esos pagos fueron también para otros miembros de la administración de Peña Nieto. Se equivoca el diario. La información divulgada la tenía en su poder la PGR desde hace meses, que a diferencia de lo que ha sucedido en los países de América Latina donde hubo sobornos a altos funcionarios –incluso tres expresidentes en forma directa y dos más de manera indirecta–, decidió reservar la información durante cinco años”.

Julio Hernández López, en La Jornada:

“El propio Lozoya Austin era, tres meses antes de tomar posesión en Pemex, miembro del consejo de administración de la vertiente mexicana de OHL, la firma de matriz española tan abundante como impunemente involucrada en acusaciones de corrupción de altos vuelos y de financiar campañas electorales”.

Salvador García Soto, en El Universal:

“El primer soborno que entregaron a Lozoya fue por 4 millones de dólares y se lo dieron ‘a principios de 2012’, cuando era coordinador internacional de la campaña del entonces candidato, Enrique Peña Nieto, (…) ‘puntero en las encuestas'”.

Carlos Marín, en Milenio:

“Como en el caso del futbolista Rafa Márquez y el cantante Julión, con lo que hay es imposible negar o dar crédito a tan graves imputaciones. Pero eso sí, no deja de sorprender que (…) a Odebrecht le saliera más ‘caro’ un Lozoya político probable futuro director de Pemex, que un popular pero ‘barato’ ex presidente de Brasil”.

Leo Zuckermann, en Excélsior:

“A partir de hoy, los diez millones de Odebrecht se convertirán en un tema de las campañas políticas rumbo a 2018. Con toda seguridad, la oposición lo utilizará como una muestra más de la corrupción durante este sexenio: una rayota más a un tigre tremendamente rayado. El golpe no sólo será para Lozoya sino, por extensión, para todos los priistas incluyendo al presidente Peña”.

Bajo Reserva, en El Universal:

“Ni sus más cercanos ex colaboradores pudieron localizar ayer a Emilio Lozoya Austin. El ex director de Pemex fue mencionado por el ex director de la empresa brasileña Odebrecht, Luis Alberto de Meneses Weyll. No es cosa menor lo que, según el diario brasileño O Globo, dijo el ex ejecutivo de don Emilio quien, al parecer, no tuvo el interés de salir a dar la cara ante los señalamientos, sólo los negó vía Twitter. Según Meneses Weyll, la multinacional brasileña le dio sobornos a Lozoya por 10 millones de dólares desde 2012, es decir, aún sin ser director de Pemex”.

Ramón Alberto Garza, en Reporte Índigo:

“Coincidencia o no, Lozoya Austin se convirtió (…) en el director de PEMEX, con atribuciones para asignar el contrato de 115 millones de dólares a los brasileños, que le complementaron los 6.5 millones de dólares que faltaban. El tema emerge en los momentos en que el presidente Enrique Peña Nieto apenas saboreaba su victoria política y la de su dirigente Enrique Ochoa, en la que podría considerarse una exitosa asamblea del PRI que les allanaba el camino de la sucesión presidencial”.

 

 

 






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]inoticias.com