2 libros para conocer a Ai Weiwei
“La libertad consiste en nuestro derecho a cuestionarlo todo”, dice el artista chino en 'Weiwei-ismos'.
(Fotos: Gustavo Gili/aiweiwei.com/Tusquets).

Cuando Ai Weiwei abrió su blog en 2006 no podía imaginarse del impacto que tendría. Su bitácora alcanzó millones de visitas alrededor del mundo y pronto se convirtió en un cronista de lo que sucedía en China. Publicó fotos, escribió notas, relatos, pronto el gobierno de su país vio en sus materiales dinamita pura. Lo invitó a controlarse primero y después lo exhortó a cerrarlo en 2009. Actualmente el artista no puede salir de su país.

Hoy el Museo de Antropología e Historia alberga la exposición Círculo de animales/Cabezas de zodiaco, que incluye doce esculturas de bronce. Esta es la primera vez que su trabajo es exhibido en México.

 

En el marco de la muestra, circulan también un par de títulos que recogen de primera mano el pensamiento del artista chino. Ai Weiwei. Conversaciones de Hans Ulrich Obrist y editado por Gustavo Gili, reúne los encuentros entre el oriental y el crítico suizo. Aquí, el artista luce su radicalismo, contrasta la apertura económica con la falta de libertad individual y advierte las posibilidades de internet y asegura que por ahí va el presente y futuro del arte.

El segundo es, Weiwei-ismos, publicado por Tusquets. En entrevista con Aristegui Noticias, Myriam Vidriales directora de comunicación de Grupo Planeta, explica que aquí el lector “encontrará las principales rutas de su pensamiento. Conocerá sus preocupaciones artísticas y políticas”.

El volumen es una compilación de aforismos divididos en seis temas que atraviesan la libertad de expresión, el arte, el gobierno, la historia y el futuro. Aquí ofrecemos unas pinceladas se su contenido.

“La libertad consiste en nuestro derecho a cuestionarlo todo”.

“Mi activismo es una parte de mí. Si mi arte algo tiene que ver conmigo, entonces mi activismo es parte de mi arte”.

“Twitter es la herramienta del pueblo, la herramienta de la gente común y corriente, de la gente que no tiene otros recursos”.

 

A principios del siglo XXI, Ai Weiwei se consolidó como una figura preponderante del arte contemporáneo. Hijo del poeta Ai Quing, siendo joven se trasladó a Nueva York. En la Gran Manzana accedió a las galerías, descubrió a Duchamp, Jasper Johns, Andy Warhol y Allen Ginsberg; estudió el arte contemporáneo y empezó construir una obra versátil que si bien inició con la pintura y el dibujo, poco a poco se inclinó hacia la arquitectura, la instalación y la fotografía.  La enfermedad y muerte de su padre en 1993, motivaron su regresó a China. Su participación en el diseño del estadio Nido de Pájaro, construido para los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008, le dieron una proyección de celebridad.

libros-banner-pie-de-nota



Temas relacionados:
Cultura
Libros



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentariosyquejas@aristeguinoticias.com