Guardia Nacional no debería estar integrada por militares: Corcuera
"La disciplina militar consiste en el entrenamiento que reciben los efectivos de las fuerzas armadas para estar listos para el combate y no para la seguridad pública. Entonces esa reforma constituía la militarización de la seguridad pública", sostuvo el expresidente del Comité de Desapariciones Forzadas de la ONU.
Foto: Cuartoscuro

No basta que la Guardia Nacional tenga un mando civil, también es necesario que el reclutamiento lo sea y esta corporación no esté nutrida de efectivos militares, consideró en entrevista para #AristeguiEnVivo Santiago Corcuera, expresidente del Comité de Desapariciones Forzadas de la ONU.

“No se trata de hacerle ajustes a la inicialmente equivocada iniciativa, remendar y zurcir los errores porque venía mal de inicio. Debería rechazarse esa propuesta y replantear la seguridad pública tal y como está prevista actualmente en la Constitución”, aseguró Corcuera.

Para el especialista, la evidencia empírica demuestra que en aquellos lugares donde se hace uso de las fuerzas armadas aumenta el número de muertes violentas.

“El relator contra ejecuciones sumarias y extralegales de la ONU nos dice que en el sexenio de Calderón se dieron alrededor de 120 mil muertes violentas (…) Esto no es una opinión y no solamente sucede en México, sucede en todas partes donde se hace el mal uso de las fuerzas armadas para labores de seguridad pública”, sostuvo.

Ante tal escenario, Corcuera hizo un llamado a los legisladores para no modificar la Constitución en esta materia y recordó que el artículo 21 establece que la función de la seguridad pública corresponde a las autoridades civiles y las instituciones encargadas de realizar esta función del estado deben estar nutridas e integradas por civiles con formación profesional, profesionalización técnica de carácter policial y no militar.

Sin embargo, dijo, inicialmente la reforma planteaba a la Guardia Nacional como una institución que estaría bajo el mando de la secretaría de Defensa Nacional (Sedena) en cuanto a la operación y a la disciplina y profesionalización.

“La disciplina militar consiste en el entrenamiento que reciben los efectivos de las fuerzas armadas para estar listos para el combate y no para la seguridad pública. Entonces esa reforma constituía la militarización de la seguridad pública“, sostuvo.

Mientras que, los planes y estrategias estarían a cargo de la secretaría de Seguridad.

Dijo también que al proponer que el mando de la Guardia Nacional sea militar los primeros cinco años para después pasar a la secretaría de Seguridad, lo que realmente significaba era que “durante 5 años vamos a violar la constitución transitoriamente”.

Por otro lado, el expresidente del Comité de Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas aseguró que le parece sorprendente cuando se dice que la policía federal “no sirve para nada” cuando se escucha que es la propia policía federal la que está entrenando al ejército.

“Ante la mala situación en la que nos dejaron al no fortalecer a los policías, ahora tendremos que acudir a una corporación que no está hecha para eso. No podemos darle una función a una profesión que no sabe hacer lo que debería hacer la otra“, sostuvo.

Además, Corcuera señaló que es difícil considerar el argumento que sostiene el gobierno junto con el secretario de Defensa, Luis Crescencio Sandoval, sobre cómo los efectivos de la Guardia Nacional serán militares que irán transformándose en policías para que después la Guardia Nacional sea una institución 100 por ciento policial.

“Se deben retirar (los militares) lo antes posible. Sabemos que no es de inmediato, tiene que ser paulatino pero rápidamente. No prolongar esto 5 años porque entonces existe el riesgo de que hinque raíz la militarización en lugar de irla transformando en la civilización de las actividades de la seguridad pública“, sostuvo.

Aquí la entrevista completa:






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.