‘Alrededor de la Conquista hay más mitos que conocimiento’: Enrique Semo
El académico revisa el periodo en dos amplios tomos a través de los cuales propone un nuevo enfoque histórico.
(Redacción AN).

Por Héctor González

Acerca de la Conquista de México no todo está dicho. Hay cosas por revisar como el enfoque centralista y el impacto real del mestizaje. A través de los dos tomos de su obra La Conquista (Editorial Siglo XXI), el historiador Enrique Semo (Bulgaria, 1930), propone una revisión amplia tiempo y espacio de ese periodo para conocer su verdadero impacto. A los ojos del investigador el proceso colonizador se extendió por casi trescientos años y fue diferenciado a lo largo del territorio mesoamericano. 

¿Qué nos falta discutir alrededor de la Conquista?

Alrededor de este periodo hay más mitos que desarrollo de conocimiento. Es un proceso que forma parte de la cultura cotidiana de los pueblos. La misión de la Historia es despejar los mitos y demostrar si son verdades o falsedades. La Conquista de la Nueva España es parte fundamental del surgimiento de la nación mexicana. México es producto de ese cataclismo. El sistema colonial heredó muchas consecuencias para nuestro presente. Ahora México es más dependiente que hace cincuenta años y necesitamos entenderlo y combatirlo. La lucha por nuestra soberanía todavía lo estamos dando.

Uno de los mitos que usted cuestiona es el centralismo hacia los mexicas.

Se cree que la Conquista del Imperio Azteca que afectaba al centro de México representa a todo el proceso. Esto es falso, la Conquista se extendió al norte, parte de lo que hoy es Estados Unidos, además del sur sureste que va hasta Guatemala. Si tomamos en cuenta esta espacialidad veremos que no fue un conflicto de tres años sino de trescientos particularmente en el norte. Los pueblos originarios resistieron muchos años y generalmente se estudia sólo la toma de Tenochtitlán. Necesitamos estudiar la resistencia en su conjunto.

Entonces la Conquista acaba casi al mismo tiempo que la Independencia.

Exacto. El establecimiento de la sociedad colonial y la conquista van en paralelo.

Usted repara también en la división que existía entre los pueblos mesoamericanos y en su influencia para que Hernán Cortés dominara el centro del territorio.

Hernán Cortés llegó con quinientos soldados y de inmediato se dio cuenta que no conquistaría el territorio solo. Al mismo tiempo, entendió que muchos pueblos estaban en contra de los aztecas porque ellos crearon un imperio muy basto sobre la base de la brutalidad. Cobraban tributo a los campesinos y ejercían un dominio sangriento. Cortés no creó la enemistad entre los pueblos, pero sí articuló su descontento en una guerra de liberación. Se calcula que el ejército de la gran alianza antiazteca estaba conformado por setecientos mil hombres. La caída de Tenochtitlán se debe a una lucha por la libertad y al intento por instaurar otro imperio.

Usted habla de millones de muertos durante este proceso, ¿estas muertes qué tanto se deben al choque epidemiológico y cuántos cayeron realmente durante el combate?

Estudios conservadores establecen que cuando llegaron los españoles en la región de Anáhuac había ocho millones de indígenas. Cien años después había un millón doscientos mil. Si esto no es una catástrofe demográfica entonces no sé lo que es. Por supuesto que parte de está desaparición se debió a que los indígenas no estaban preparados para hacer frente a las enfermedades de los europeos, pero también se debió a las condiciones creadas por la Conquista como fueron las guerras y las hambrunas. La pérdida de su religión representó la pérdida de valores, y la conversión conllevó mucha violencia.

¿Qué tan pertinente es la propuesta de la Cuarta Transformación de releer la Conquista?

Totalmente pertinente. Debido al maridaje de enfermedad y guerra, la Conquista tuvo el efecto de los jinetes del Apocalipsis. En un siglo murieron ocho de cada diez personas.

¿Pero es válida la solicitud de perdón a la corona española?

Totalmente. Muchos países lo han hecho. El sistema colonial, que es parte del capitalismo, causó esos niveles de mortandad en América, África y Asia. Pedir perdón por el sistema colonial es totalmente correcto. Si los alemanes se disculparon por el Holocausto, ¿por qué los herederos de los conquistadores no lo van a hacer? En España hay un sector muy conservador para el cual el siglo XVI y principios del XVII, fue la época del gran imperio y no quieren ceder.

Aunque usted mismo sostiene que la Conquista no se habría consumado sin la rebelión de los otros pueblos hacia los mexicas.

El compromiso de los mexicas habría sido hacia los otros pueblos indígenas en dado caso. Además, durante el dominio azteca nunca hubo un holocausto de la dimensión de lo que supuso la Conquista.

Por otro lado, nosotros ya somos producto del mestizaje…

Se exagera acerca del impacto del mestizaje. A mediados del siglo XVI había un español por cada quinientos indígenas. Un siglo más tarde había cincuenta indígenas por cada español, por tanto es muy relativo y limitado el mestizaje físico.

¿Cuál es su opinión acerca del debate alrededor de Hernán Cortés?

No creo en la Historia de las personalidades. Cortés, Moctezuma o Cuauhtémoc influyeron, pero lo fundamental es la historia de los pueblos. A los mexicanos les gustan mucho las biografías, pero eso es otra cosa.

¿Cuál es el legado de Miguel León-Portilla en este sentido?

La obra de León-Portilla contribuyó mucho al rescate de la filosofía y el saber de los pueblos originarios de México. Sin embargo, creo que en su enfoque hay algunos errores. En Visión de los vencidos recoge escritos de lamento, cuando en realidad la mayoría de los pueblos originarios no asumieron esa actitud y siguieron luchando.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.