Papa ordena investigar a obispo de Virgina tras aceptar renuncia
Michael J. Bransfield fue acusado de acoso sexual y presentó resignación inmediata.
Foto: Reuters

El Papa Francisco ordenó investigar las acusaciones de acoso sexual hechas en contra del ex obispo del estado de Virgina (Estados Unidos), Michael J. Bransfield, luego de aceptar la renuncia inmediata del sacerdote.

La noticia llegó al mismo tiempo que el pontífice mantenía una reunión privada en Roma con otros obispos de Estados Unidos para discutir la crisis de abuso sexual en la iglesia católica norteamericana. 

Sobre la reunión, el cardenal Daniel DiNardo únicamente que “fue larga, fructífera y de buen intercambio” y que los obispos esperaban “identificar los pasos siguientes más efectivos”.

El caso de Michael J. Bransfield es solo el más reciente dentro del creciente escándalo. El encuentro entre los obispos estadounidenses y el Papa solo tuvo lugar gracias a que fue revelado que el Vaticano nombró a Theodore McCarrick como arzobispo del estado de Washington, y posteriormente lo elevó a Cardenal, a pesar de las continuas advertencias hechas a lo largo de los años sobre su comportamiento inapropiado con alumnos adultos de seminario.

El pontífice asignó al arzobispo de Baltimore (Maryland), William E. Lori, para conducir la investigación y tomar control temporal de la Diócesis de Wheeling-Charleston, que cubre la región oeste de Virginia y cuyos 75 mil católicos solían ser responsabilidad de Bransfield.

Lori aseveró en un comunicado emitido por diócesis que su “principal preocupación es atender y apoyar a los sacerdotes y personas de la Diócesis de Wheeling-Charleston en este momento difícil”.

El prelado estadounidense prometió llevar a cabo “una investigación exhaustiva” de las acusaciones contra el obispo Bransfield “en busca de la verdad”, y “trabajar estrechamente con el clero, religiosos y líderes laicos de la diócesis hasta el nombramiento de un nuevo obispo”.

La renuncia de Mons. Bransfield fue aceptada ocho días después de cumplir los 75 años, edad en que el derecho canónico exige a los obispos diocesanos presenten su pedido de renuncia. (Con información de The New York Times)






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]