Regularización de “autos chocolate” pone en riesgo industria automotriz: Coparmex
El organismo señaló que durante el primer trimestre de 2018, la venta de autos ligeros disminuyó en un 8 por ciento y la venta de vehículos pesados decreció en un 9 por ciento.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) hizo un llamado a los gobernadores para que dejen de impulsar la regularización de autos usados provenientes de Estados Unidos, ya que esto afecta la industria automotriz.

En un comunicado, recordó que la industria automotriz es una parte vital de la economía de nuestro país pues representa casi el 3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y da empleo a casi dos millones de personas.

Asimismo, destacó, el sector automotriz recibe más inversión extranjera directa que cualquier otra industria del país y el año pasado experimentó un crecimiento cuatro veces mayor al del PIB nacional. “Cuatro de cada 100 vehículos que se producen en el mundo son ensamblados en México. Somos el mayor productor de vehículos en América Latina y el séptimo del mercado mundial”.

Sin embargo, durante el primer semestre de 2018, la industria automotriz de México ha sufrido fuertes golpes: la venta de autos ligeros disminuyó en un 8 por ciento y la venta de vehículos pesados decreció en un 9 por ciento.

Las tres marcas con mayor presencia en México también experimentaron una caída considerable en sus ventas: 16 por ciento para Nissan; 13.2 por ciento para General Motors, y 22 por ciento para Volkswagen.

De acuerdo con la Coparmex, este panorama adverso se puede explicar por la incertidumbre asociada a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones en México, así como por el aumento a las tasas de interés y la volatilidad cambiaria que impactan directamente las ventas en el sector.

Aquí el audio del mensaje de Gustavo de Hoyos, presidente de Coparmex.

Por otro lado, consideró que el decremento en las ventas está asociado a la introducción ilegal hacia territorio mexicano de autos “chatarra”, provenientes de Estados Unidos.

El contrabando de vehículos es frecuentemente ignorado por las autoridades federales, y su libre circulación solapada por muchas autoridades locales y municipales, contribuyendo con esas omisiones, al debilitamiento del mercado interno y del sector automotriz”, señaló.

Precisó que la comercialización de los vehículos chatarra representa el 10.05 por ciento de las ventas totales de vehículos en México, “en detrimento de la producción nacional”.

“El 68 por ciento de los vehículos importados usados durante el primer semestre del 2018 se concentraron en la zona fronteriza, lo que explica que, en esa zona, la caída en las ventas de vehículos haya sido mucho más importante que en el resto del país, alcanzando una disminución del 20 por ciento frente al 8 por ciento a nivel nacional”, añadió.

Ante esta situación, la Confederación rechazó la propuesta que han hecho algunos gobernadores para regularizar estos vehículos a través de un engomado que les permita circular.

“Hacemos un llamado a los gobernadores que han impulsado la regularización de vehículos introducidos ilegalmente para que reconsideren y desistan de ese propósito”, señaló.

Además, indicó, se debe considerar el tema dentro de las renegociaciones del TLCAN, ya que “sin una normativa fortalecida no se puede otorgar seguridad jurídica a quienes importan vehículos dentro de la ley, y será inevitable que México sea el basurero regional de vehículos obsoletos provenientes del resto de Norteamérica“.

“La regularización de los vehículos usados, internados como contrabando, tiene el potencial de agravar la situación que hoy atraviesa la industria automotriz mexicana“, advirtió.

Comunicado Coparmex on Scribd






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.