Columnas financieras (12/10/2018): Auto-boicot de AMLO y primeros resultados de la ASF
Los diarios de circulación nacional presentan opiniones y editoriales con información y trascendidos relevantes en materia económica.

Enrique Díaz-Infante Chapa en Reforma

Después de la elección, y hasta el momento, los mercados financieros han estado tranquilos y hasta moderadamente optimistas con el triunfo de López Obrador. Sin embargo, preocupa la serie de declaraciones desafortunadas que él y sus colaboradores han hecho últimamente. Pareciera ser que AMLO y su equipo están esmerándose en auto-boicotear su éxito. La economía se basa en la confianza, en la certidumbre y en la generación de expectativas positivas. Las declaraciones de AMLO culpando ex-ante al Banco de México en caso de desequilibrios macroeconómicos (https://bit.ly/2Mzmfch) alertan sobre el poco respeto que quizás tendrá de la independencia de ese instituto central. Tampoco ayudan a la promoción de la necesaria inversión en el País sus dichos en torno a que estamos en bancarrota (https://bit.ly/2MCXqfH). Esto a pesar de que semanas atrás había dicho que recibía una economía estable.

Dinero, de Enrique Galván Ochoa, en La Jornada 

En México –según el reporte más reciente del Inegi– la esperanza de vida ha aumentado considerablemente. En 1930 las personas vivían en promedio 34 años; 40 años después, en 1970, este indicador se ubicó en 61; en 2000 fue de 74, y en 2016 aumentó a 75.2 años. Carlos Slim –en un video que circula en redes sociales– propone que la edad de jubilación se dilate hasta los 75 años, es decir, una persona sólo disfrutaría de su pensión dos meses antes de fallecer (como promedio). Eso sí, no dejarían de descontarle su Afore. “En esta nueva sociedad de servicios, una sociedad de conocimiento, de experiencia –dice Slim–, a los 60 o 65 años es cuando uno está en su mejor edad para trabajar. 

Estira y afloja, de Jesús Rangel, en Milenio

Al cierre de junio se canalizaron a los estados y municipios 186 mil 908 millones de pesos en subsidios a través de 71 programas presupuestarios, aunque solo cuatro concentran más de 70 por ciento. Por lo mismo, preocupa que en 21 programas no se hiciera uso de los recursos programados. Los esquemas que más utilizaron estos fondos fueron: subsidios para organismos descentralizados estatales (83 mil 760 millones de pesos), escuelas de tiempo completo (10 mil 585 millones), Fondo para el Fortalecimiento Financiero (27 mil 59 millones) y proyectos de desarrollo regional (10 mil 847 millones).

Historias de negocios, de Mario Maldonado, en El Universal:

Andrés Manuel López Obrador va muy en serio con la propuesta de hacer vinculante el resultado de la consulta ciudadana sobre la construcción del nuevo aeropuerto capitalino. Es decir que lo que derive del sondeo decidirá el futuro de la obra: si se mantiene en Texcoco o se amplían el de Santa Lucía y el resto de los aeropuertos satélite del AICM, como el de Toluca. El equipo del presidente electo ya hizo cuentas y calculó que cancelar la actual obra costará cerca de 100 mil millones de pesos, los cuales, en caso de que esto decidiera la votación, tendrían que ser absorbidos por el próximo gobierno federal. Estos recursos son más que los 88 mil millones de pesos que, según López Obrador, solicitó el fideicomiso para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

En columna invitada, Vidal Llerenas Morales, en El Economista

La Auditoría Superior de la Federación dio a conocer sus primeros informes de la Cuenta Pública 2017. Lo que llama la atención de la prensa son los resultados de auditoría de proyectos polémicos como el tren a Toluca, el Paso Exprés de Cuernavaca y el aeropuerto de Texcoco. Me parece importante también destacar hallazgos producto de análisis. Subsidiamos a los que sacaron capitales, para que los repatriaran sólo para la inversión financiera. En el 2017 el gobierno federal ofreció incentivos fiscales para ayudar a que regresaran al país capitales que fueron sacados al extranjero. Retornaron poco más de 385,000 millones de pesos. Sin embargo, sólo 83% de los recursos que regresaron se destinó a inversiones financieras y en la Bolsa de valores. Solamente 5.6% fue a pagos de salarios y contribuciones y 1.2% a la compra de activos.

Pesos y contrapesos, de Arturo Damm, en El Heraldo

El desempeño de una economía debe medirse a nivel de la economía familiar, y a ese nivel la variable más importante es el consumo, medido por la compra de bienes y servicios, excluidas las compras de viviendas u objetos valiosos, lo que se conoce como consumo privado, CP. En términos anuales (comparando cada mes con el mismo mes del año anterior) y desestacionalizados (eliminando los factores de calendario y estacionales, lo cual permite una mejor comparación), entre enero y julio de este año el CP creció 2.4 por ciento, en promedio mensual. Un año antes, entre enero y julio del 2017, el crecimiento promedio mensual del CP fue 3.7 por ciento. Este año dicho crecimiento resultó menor que el año anterior. La buena noticia: el CP creció. La mala: menos.



Temas relacionados:
Dinero y Economía
México
Opinión



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]