Coparmex defiende contratos de CFE con privados; liberan recursos “para enfocarlos en proyectos sociales”, dice
Sin la participación de la iniciativa privada, la Empresa Productiva del Estado no habría podido satisfacer la creciente demanda nacional, afirmó la Confederación.   

La Confederación Patronal de la República (Coparmex) defendió los contratos que empresas privadas mantienen con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pues aseguró que benefician a los consumidores y permiten liberar recursos públicos para enfocarlos en proyectos sociales.

En un comunicado, la Confederación afirmó que la CFE continúa siendo la generadora de electricidad más grande del país (53 por ciento de la capacidad de generación total instalada en México).

Sin embargo, aclaró, sin la inversión privada, la Empresa Productiva del Estado no habría podido satisfacer la creciente demanda nacional.  

Incluso añadió que los contratos de Productores Independientes de Energía se originan porque la Comisión carece de los recursos para realizar las inversiones indispensables.

“Los privados complementan a CFE en términos de la producción de energía. No compiten con ella, ya que no tienen la infraestructura necesaria para la transmisión de energía eléctrica”, abundó.

La Coparmex precisó que estos contratos son a largo plazo, por lo general 25 años, que establecen que las empresas privadas invierten en la construcción de plantas de electricidad y venden el 100 por ciento de su capacidad a CFE de forma exclusiva.

Resaltó que en otros países, como en Estados Unidos y otros de la Unión Europea, en donde el Estado participa en el negocio de la generación de energía eléctrica, este tipo de contrato de cargo fijo es común.

“Bajo este esquema de contratos el proveedor no paga servicios de trasmisión porque el compromiso es entregar la energía en el punto de interconexión. CFE de ahí la distribuye a donde se requiera, utilizando su propia red. El concepto de cargo fijo que mencionó el Presidente es por la reserva de la capacidad de la central, es decir, es como se divide en pagos a través del tiempo la inversión del productor”, agregó.

Por otra parte, manifestó que la producción nacional de gas natural ha sufrido una caída considerable en los últimos ocho años, al pasar de poco más de cinco mil millones de pies cúbicos diarios en 2010, a menos de tres mil millones de pies cúbicos diarios en 2018, según datos de S&P Global Platts Analytics.

Derivado de esto, expuso, la importación de gas natural ha ido en aumento para satisfacer las necesidades del país, tanto de CFE como de la industria privada y, por tanto, para hacer llegar el gas natural a donde se requiere, la inversión privada en gasoductos ha sido necesaria.

“Por ello, es importante que se termine la construcción de los siete gasoductos que están en proceso, pero que se encuentran detenidos por causa de fuerza mayor”, apuntó.








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.