“Valerian y la ciudad de los mil planetas”: un espectáculo visual #Cine
A 20 años del lanzamiento de "El quinto elemento", el director francés Luc Besson regresa al mundo de la ciencia ficción con la historia de los agentes Valerian y Laureline.

A pesar de la polaridad de comentarios que ha generado la reciente cinta de Luc Besson, una cosa es clara: Valerian y la ciudad de los mil planetas celebra el regreso del director francés a la ciencia ficción, luego de 20 años, a través de una primera secuencia de elegantes imágenes, cargadas con una flamante gama de efectos especiales a los que se suma una exquisita versión de Space Oddity, sencillo lanzado por David Bowie en 1969.

Besson (El quinto elemento, 1997) tenía en mente llevar la historia del agente mayor Valerian y su compañera la sargento Laureline a la pantalla grande, desde que a los 10 años conoció la emblemática serie de cómics de Pierre Christin y Jean-Claude Mézières.

Sin embargo, en su visita a México explicó que pudo realizarla hasta ahora gracias a que la tecnología le permitió traducir la manera en la que siempre había imaginado el escenario en el que existiría Alpha, la metrópoli en la que esta historia toma lugar en el siglo XXVIII.

Dane DeHaan, Cara Delevigne y el director francés Luc Besson, en conferencia de prensa en México (Foto: Samantta Hernández Escobar)

Con un total de 2 mil 355 efectos especiales, 600 más de los utilizados en Rogue One (Gareth Edwards, 2016), Valerian y la ciudad de los mil planetas cuenta la historia de un par de agentes espaciales, interpretados por Dane DeHaan (The Amazing Spider-Man 2, 2014) y Cara Delevigne (Suicide Squad, 2016), quienes están encargados de mantener la paz en los territorios humanos.

Para esta misión, Valerian y Laureline tendrán que descubrir de qué se trata el virus que está creciendo en el corazón de Alpha, un sitio en el que conviven 3 mil 236 especies además de los humanos, y que a lo largo del tiempo han logrado enriquecer la sociedad a través de la cultura y conocimientos que cada una de éstas tiene por aportar.

No obstante, la estabilidad que ha caracterizado la metrópoli corre peligro y en el camino a resolverlo, los agentes se encuentran con Los Pearls, una especie bastante bella de la que todos han dejado de oír durante décadas.

La trama por sí misma es ambiciosa. Es claro que Luc Besson no escatimó en mostrar los detalles, pero a pesar de ello, la historia no logra competir con el impacto visual que consigue la cinta.

El director presenta una narración sencilla, con personajes bien elaborados pero con los que es complicado conectar como espectador debido a los constantes cambios, saturación de realidades y a la velocidad con la que ocurre todo en la película.

Además, Besson presenta un villano bastante débil, el comandante Arrun Fillit, interpretado por Clive Owen (Hijos de los hombres, 2006), que definitivamente se desvanece con el paso de la cinta.

Otro de los intentos del director es la subtrama romántica entre Valerian y Laureline, misma que no ha agradado a la mayoría de los espectadores y esto, más allá de las actuaciones de DeHaan y Delevigne –que realmente lo hacen bien-, se debe a que la química entre ambos personajes se limita a las palabras.

Contrario a los cómics en donde se percibe una constante atracción entre Valerian, un romántico mujeriego, y Laureline, una chica bastante dura y concentrada en su trabajo, en la pantalla nos encontramos con Dane DeHaan y Cara Delevigne que -aunque es seguro que no ganarán el premio a la pareja del año-, logran llevar a los personajes por un camino en el que son tan diferentes que a la vez se complementan como equipo.

Es verdad que los personajes y escenarios de Valerian y la ciudad de los mil planetas pueden ser comparados con películas como Avatar (2009) y Star Wars (1977); sin embargo, es importante destacar que los directores James Cameron y George Lucas se inspiraron en el cómic original francés de Valerian para crear cada uno de sus universos.

El propio Luc Besson confirmó que al ver Avatar estuvo completamente convencido de que era capaz de lanzar u proyecto con el que había soñado por años.

El director apostó todo por lograr una excelente producción. En su presentación en México, él mismo aclaró que la magnitud que alcanzó visualmente no hubiera sido posible de no haberse hecho en Francia. 

Uno de los grandes aciertos de la cinta de Valerian y la ciudad de los mil planetas son los personajes pequeños como Bubble, interpretado por la cantante Rihanna, quien a pesar de no tener más de 10 minutos en pantalla, logra atrapar al público. Es un personaje con historia y sentimientos que refuerza el lazo entre el agente Valerian y  Laureline.

Valerian y la ciudad de los mil planetas (Francia, 2017)
Director: Luc Besson
Protagonistas: Dane DeHaan y Cara Delevigne



Temas relacionados:
Cine
Espectáculos



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]