Ciudad de México: el cambio del régimen político (Artículo)
Para que el proceso de cambio político sea exitoso, se requieren delicados equilibrios y sólidos acuerdos entre los poderes y los demás órganos de gobierno de la CdMx.
Foto: ALDF

Rogelio Muñiz Toledo*

La Política, con mayúscula, es el arte de gobernar el espacio público que compartimos. Algo diferente de la necesaria gestión de gobierno.

Felipe González
Ex presidente del gobierno español

Quienes asumirán el ejercicio del poder público de la Ciudad de México en los próximos meses han recibido de los ciudadanos dos mandatos: el de las urnas, el 1 de julio, para reformar el poder y democratizar su ejercicio, y el de la Constitución Política de la Ciudad de México, aprobada con un amplio consenso, para cambiar el régimen político de la Ciudad.

En las campañas electorales para la Jefatura de Gobierno se debatió poco sobre los contenidos de la Constitución de la Ciudad y no hubo ningún mandato expreso para modificar el consenso constitucional que se construyó en la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México. Por eso, aunque el partido que tendrá la mayoría en el Congreso de la Ciudad de México podría lograr con facilidad los votos necesarios para reformarla, lo más conveniente sería que cualquier cambio a sus contenidos esenciales pase por la construcción de un amplio consenso en torno a la necesidad o conveniencia de la reforma.

Un régimen político cambia cuando las normas legales y las reglas del juego político se modifican, cuando se transforman las estructuras de gobierno y cuando los valores dominantes que definen el ejercicio del poder, también cambian.

Todo eso sucederá en los próximos años con el inicio de la vigencia la Constitución de la Ciudad, el 17 de septiembre próximo. Atendiendo al mandato constitucional, en los dos primeros años del próximo gobierno, los poderes locales deberán materializar el cambio del régimen político de la capital de la República. Los dos primeros elementos del cambio, nuevas reglas del juego político y modificación de las estructuras del poder público, derivan directamente de la Constitución de la Ciudad y tendrán como fuente el nuevo sistema normativo que deberá ajustarse a los contenidos de la Constitución local. El tercero, el cambio en los valores, será más complejo y lento, deberá ser producto de una nueva cultura política que corresponda a la reforma del poder y a las nuevas formas de ejercerlo.

Las normas y los principios bajo los cuales funcionará el nuevo Congreso de la Ciudad de México incluyen reglas democráticas para su gobierno interior y respeto a las minorías, al menos ese es el mandato contenido en la Constitución de la Ciudad; la Jefatura de Gobierno funcionará con nuevas reglas para el ejercicio del poder y para la gestión del gobierno -esperemos que también con una nueva cultura política- y con algunas competencias acotadas o concurrentes con el Poder Legislativo, con los organismos autónomos y con las Alcaldías; el Poder Judicial sufrirá cambios radicales en su estructura y funcionamiento y el tercer orden de gobierno, el de las demarcaciones territoriales, contará con nuevas competencias y con dos órganos que compartirán el ejercicio del poder: el Alcalde y el Concejo de la Alcaldía.

Para que el proceso de cambio político sea exitoso se requerirá la construcción de delicados equilibrios y de sólidos acuerdos entre los poderes públicos y los demás órganos de gobierno de la Ciudad, de una gran disposición y capacidad del gobierno para construir consensos sobre los contenidos y la dirección del cambio y de una apuesta democrática de las oposiciones, para trabajar en ello. Será necesario no solo administrar con eficacia, sino gobernar haciendo uso del arte de la Política, con mayúscula, y asumir el ejercicio del poder bajo la premisa de que, parafraseando al ex presidente del gobierno español, Felipe González, gobernar la Ciudad de México, ya no será lo que era.

*Abogado y consultor electoral
@RogelioMunizT
11 de julio de 2018






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]