‘Inadmisible un recorte de 60% para el Seminario de Cultura Mexicana’: Felipe Leal
El arquitecto y presidente de la institución advierte que un ajuste de esa dimensión los pondría en una situación “gravísima”.
(Agencia Se Habla Español).

Por Héctor González

Creado por iniciativa de José Vasconcelos, el Seminario de Cultura Mexicana nació en 1942, durante el sexenio de Manuel Ávila Camacho. Dependiente de la Secretaría de Educación Pública, la institución tiene entre sus objetivos, la difusión de la cultura mexicana a lo largo del país.

Conformado por Jacqueline Peschard, Eduardo Matos Moctezuma, Arnaldo Coen, Silvia Molina, Carlos Prieto y Arnoldo Kraus, entre otros, el Seminario tiene en el arquitecto Felipe Leal a su nuevo presidente.

En entrevista, Leal advierte la situación de alerta que enfrenta la institución tras la propuesta de recortar los recursos en un sesenta por ciento, por parte del gobierno federal.

¿Cómo fortalecer al Seminario de Cultura Mexicana?

En los últimos años el Seminario de Cultura Mexicana ha incrementado su presencia en el interior del país. Somos 25 miembros titulares de diferentes disciplinas de las artes, las humanidades y las ciencias. Tenemos pintores, científicos, arquitectos y músicos. Nuestra misión de acuerdo a nuestro principio vasconcelista es llevar la cultura de México a los lugares más recónditos. Seguimos en eso, tenemos representantes en 52 ciudades del país que organizan actividades como conciertos, talleres, conferencias. En nuestras instalaciones en la capital tenemos un jardín de lectura, galerías, un espacio para conciertos.

Al tomar la dirección de la institución ha anunciado que pretende reforzar la colección de publicaciones. ¿Cómo piensa hacerlo?

Las publicaciones están pasando un proceso de revisión. Acabamos de editar una colección compuesta por material de divulgación. A cada uno de nuestros autores le pedimos que hablara de su especialidad. Son libros casi de bolsillo cuyo objetivo es divulgar nuestras actividades. Eduardo Matos escribió sobre arqueología. Carlos Prieto sobre música. Silvia Molina acerca de literatura. Jacqueline Peschard sobre transparencia. Nos interesa educar a través de la cultura. Nuestra intención es tener una distribución masiva para que pueda llegar a públicos más amplios. Además, estamos un proceso de transformación de nuestra revista a un formato digital.

En el marco de esta transformación, ¿cómo se inserta la institución en la política de austeridad y recortes que se implementa para organismos académicos y de investigación?

Nosotros somos un órgano creado por el Estado mexicano, dependiente de la Secretaría de Educación Pública y efectivamente no estamos exentos de la política de austeridad. Tenemos encima la amenaza de los recortes. Ya expusimos ante la propia SEP nuestra labor. Su propia Ley Orgánica establece que están obligados a proveer de los recursos necesarios para la operación del Seminario. Hemos encontrado buena disposición por parte de las autoridades. Entendemos la situación de austeridad que vive el país y estamos dispuestos a afrontar una reducción, pero no puede ser mucha porque eso pondría en situación crítica nuestro trabajo ante la sociedad.

¿En que afectarían los recortes al Seminario?

Las autoridades nos han propuesto un recorte del sesenta por ciento, cantidad que pone en un riesgo dramático nuestro funcionamiento en el interior de la república y por tanto es inadmisible. Un ajuste de esa dimensión nos obligaría a reducir muchas de nuestras actividades. Nosotros en aras de llegar a un acuerdo, les hemos propuesto una disminución los recursos en un veinte por ciento. Lo máximo que podríamos afrontar sería un recorte de 25% y aun así ya tendríamos que suspender coloquios, publicaciones y difusión.

¿Podría estar en riesgo la permanencia del Seminario?

La viabilidad del Seminario no creo que esté en riesgo, pero sí podríamos tender a una situación dramática.

El gobierno mexicano ha expuesto que existe turismo académico y que incluso hay corrupción en el manejo de los recursos por parte de instituciones de investigación y académicas.

El Seminario no es un órgano de investigación sino de difusión y extensión de la cultura. No hacemos despilfarro. Las misiones de los miembros representan un esfuerzo enorme. Vamos a lugares recónditos del interior de la república y regularmente dos días. En nuestro caso no hay ninguna clase de turismo cultural. Los hoteles donde nos quedamos son modestos y sencillos; los alimentos son los normales. Ese tipo de señalamientos no caben para nosotros porque nos mantenemos en una permanente austeridad republicana. No niego que en otros organismos se pueda dar, pero eso no significa que se tenga que aplicar una tabula raza para todos los organismos culturales. La cultura es una de las fortalezas. Necesitamos reforzarla, no lastimarla. Nosotros hacemos mucho con muy poco, bajo el nuevo esquema que proponen las autoridades estaríamos haciendo poco con poquitito.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.