Libro revisa el papel de la arqueología en la construcción la historia de México
La investigadora Haydeé López publica 'En busca del alma nacional'.
(INAH).

Alfonso Reyes, en una carta enviada en 1922 al escritor e historiador yucateco Antonio Mediz Bolio, le confesaba su anhelo de buscar “el alma nacional” y afirmaba que La visión del Anáhuac podía considerarse como un primer capítulo de esta obra.

Aunque al parecer el llamado “regiomontano universal” no llevó a cabo esa tarea, intelectuales de la época buscaron en las piedras y los monumentos, y encontraron el “alma nacional” en la llamada cultura madre y, con ello, transformaron el origen de la historia mexicana difundida en la época decimonónica. Y es precisamente esa noción la que la historiadora Haydeé López Hernández analiza en su libro En busca del alma nacional. La arqueología y la construcción del origen de la historia nacional en México (1867-1942).

Publicado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en su colección editorial Arqueología, serie Logos, el volumen trata a decir de la propia investigadora, de rastrear la idea de la identidad del mexicano, porque en los siglos XIX y XX había una preocupación sobre ella y los intelectuales tenían claro que existía esa alma y que era necesario encontrarla.

“Aunque creo que ya en el siglo XXI sería un proyecto ocioso, o quizás poco afortunado, tendríamos que revisitar esta historia que nos hemos contado acerca de este origen único, grandioso, unificador, para buscar elementos nuevos que pudieran apelar a la diversidad que tenemos y construir nuevas historias en donde estas identidades no se confronten, sino que puedan vivir armónicamente, con mutuo respeto, pero sin este asidero identitario cuasi universal”, explica a través de un documento difundido por la institución.

Haydeé López reconoce que inicialmente, trató de entender la antropología, y al no lograrlo se avocó a identificar algún problema que haya regido a la disciplina, en donde ésta pudiera involucrarse, hacerse palpable, al final, lo que contó esa historia que buscaba fue la narrativa de la historia, en la que se mezclaron conceptos como Estado, nacionalismo, nación, entre otros.

“Es necesario romper las narrativas nacionales tan omnipresentes, hay que repensarlas a partir de nuestro presente, ya no tenemos las condiciones del siglo XIX ni de la posrevolución, hay otros contextos que nos deberían urgir para buscar alternativas. En ese sentido, este libro podría servir para comenzar una posible discusión en torno al porqué valdría la pena romper con esas historias tan monolíticas y comenzar a buscar otras formas donde la arqueología pueda tener una mejor cabida, y la historia también”, concluyó.

El libro está estructurado en tres capítulos: “El origen americano y la historia nacional decimonónica”; “Una nueva generación, un nuevo origen”; y “El origen mexicano”, además de Consideraciones finales y el epílogo “A la sombra del siglo XIX”.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.