Colonia Simona Robles, espacio donde mujeres encuentran sanación de la violencia
'La mujer nunca se acostumbra a vivir con golpes y gritos; mentira que lo hacemos por los hijos', afirmó, Adriana, beneficiaria; en 2019, se disparó la violencia de género, abuso infantil y trata de personas en el Istmo de Tehuantepec.
(Fotos: Diana Manzo)

Diana Manzo

Juchitán, Oax.- Hace cinco años Adriana encontró un refugio donde todos los días aprende a sanar de la violencia machista que vivió durante más de 20 años. Llegó a Juchitán huyendo de su natal Veracruz y en esta ciudad fue arropada por un grupo de feministas encabezadas por Rogelia González, quienes le ayudaron a reencontrarse dotándole de un espacio de vida en la colonia Simona Robles, que es un ejemplo de resiliencia para mujeres víctimas de violencia de género.

Ubicada a 5 kilómetros de Juchitán, esta colonia se fundó hace siete años un 11 de noviembre con la finalidad de ser un espacio sanador. Actualmente la habitan 40 familias, entre ellas mujeres que junto con sus hijos han descubierto que se puede vivir sin violencia.

A cada familia se le donó un espacio de terreno de 10 por 15 metros, en donde han construido su vivienda. Además se privilegia el tequio, ya que de lo que se trata es que en este espacio reine la armonía y la paz.

“Aquí vivo tranquila y en paz, tuve que salir huyendo de mi casa. Imagínate tengo ocho hijos, y solo me vine con el más pequeño de dos años. Muchas veces las mujeres aguantamos por los hijos, pero eso es una mentira. Hoy soy una mujer diferente, primero mi salud mental y física, mis hijos me han perdonado y aquí estoy viva y contándolo, quién sabe si me hubiera quedado estaría viva aún”, expresó.

Adriana ahora tiene 40 años y el sueño más anhelado es tener su propio negocio de comida, porque la cocina se ha convertido en su mejor aliada en esta etapa de sanación.

Cocina con fogón, todas las tardes junto con su hijo colecta ramas secas y también en un pedazo de su espacio lo habilitó como un huerto. Adriana no vive con las comodidades de antes pero ahora es feliz y su corazón está en paz.

En esta colonia, según datos de las feministas y defensoras de derechos humanos, las mujeres que han llegado a este lugar huyendo de la violencia en que viven no son originarias de Juchitán sino de de Chiapas, Veracruz y de la capital de Oaxaca.

“Así como Adriana, llegan varias mujeres a quienes se les brinda una atención integral, muchas vienen destrozadas de su estado emocional y también físico, con hijos muchas de ellas. Primero se internan en el refugio de mujeres que tenemos y que es único en Oaxaca y posteriormente las traemos a las casas de transición mientras se le asigna su lote para que construyan sus viviendas, es una forma de ayudarlas, de solidarizarnos y crear sororidad” explicó Rogelia González Luis, defensora del Grupo de Mujeres 8 de marzo.

También existe una “casa de transición” que se le presta a las mujeres por un lapso de seis meses para que viva con sus hijos una vez que abandona el refugio y pueda iniciar una nueva etapa de su vida.

La colonia Simona Robles cuenta con todos los servicios básicos además de dos escuelas, una primara y un jardín de niños, áreas verdes y los fines de semana los más de 80 menores que viven reciben talleres infantiles.

Se dispara la violencia de género, abuso infantil y trata de personas en el Istmo de Tehuantepec

“En 2019 se ha disparado la violencia contra las mujeres, cada 48 horas asesinan a una mujer en Oaxaca. Ahora, la trata de mujeres, violación a menores y los feminicidios, se han hecho el pan de cada día”, afirmó Rogelia González Luis, defensora y feminista de más de 30 años.

La defensora señaló que a través del Centro de Atención para la Mujer Istmeña (CAMI) han brindado atención a muchas mujeres que llegan huyendo de sus hogares.

“En este año hemos superado la meta, por ejemplo, en el refugio hay más de 30 familias, tenemos lleno todo, y en el CAMI se han atendido a más de 700 mujeres por primera vez víctimas de violencia desde física hasta económica, y más de mil mujeres que subsecuentemente llegan a tomar terapias”, explicó.

Además de ambas agrupaciones, Rogelia González es pionera en la Fundación de Refugio para Mujeres Víctimas de Violencia en Oaxaca y que le ha costado una serie de amenazas y hostigamientos.

Por último, agregó que es urgente que las autoridades como los sistemas DIF de los estados y municipios asuman su papel de prevención, porque ante estos casos de violencia fácilmente se les hace “canalizar” a las mujeres y menores víctimas sin conocimiento de protocolos de seguridad.

“Hace falta mucha sensibilidad y concientización de las autoridades, es momento de asumir responsabilidades y protocolos, a nosotras como defensoras nos llegan muchas solicitudes de refugio, pero ellos desde su sistema DIF deben tomar cartas y accionar”, concluyó.








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.