Vine por el diploma de mi hijo y me llevo su acta de defunción: madre de Norberto
El cuerpo del joven lo llevarán a Chihuahua para cremarlo, dijo su mamá, Norelia Hernández.
Entre abrazos y lágrimas, familiares, amigos, alumnado y autoridades de la Universidad del Pedregal despidieron con una misa en la explanada del plantel a Norberto Ronquillo Hernández, estudiante secuestrado el 04 de junio y cuyo cuerpo fue encontrado este lunes. (Foto: Cuartoscuro)

“En un momento desfallecí porque yo venía a recoger el diploma de mi hijo, el certificado de su licenciatura… y ahora me llevo un certificado de defunción, y no se vale…”, dijo Norelia Hernández, madre de Norberto Ronquillo Hernández, quien fue hallado muerto este lunes en la alcaldía Xochimilco tras haber sido secuestrado.

Frente a las instalaciones del Forense y ante reporteros, Norelia sentenció que no tiene rencores, “más que se haga justicia por esos ‘Norbertos’ que no debe haber“, por lo que instó a las autoridades a hacer su trabajo.

“Las autoridades deberán hacer su trabajo, y nosotros como ciudadanos exigirles que lo hagan bien, y pues el temor es que esas personas vuelvan a cometer el mismo ilícito con tu hijo o mi otro hijo o ustedes, es cuando le corresponde a la autoridad hacer algo“, enfatizó.

Pidió que también se escuchen las voces de otras personas, y recordó que a ella le ayudó que su hijo estaba en la universidad y que sus compañeros estaban ahí, “pero en verdad quiero ser la voz de todas las ‘Norelias’ y los ‘Norbertos'”.

Es frustrante, precisó, todo lo que hay qué hacer, como el papeleo, a ver quién te escucha, o tener que salir a las calles, además informó que están terminando con los trámites, y que luego de una ceremonia para su hijo mañana, lo llevarán a Chihuahua para cremarlo.

Norelia Hernández, quien espera en el Forense los resultados de la necropsia, señaló estar agradecida y “feliz, le doy gracias a Dios por estos 22 años que me lo prestó, me siento orgullosa porque creo que mi Dios no me hubiera escogido para ser la madre de un ángel terrenal, porque eso era mi hijo, un ángel terrenal. Ahora es un ángel del cielo”.

Lamentó que el secuestro de su hijo la semana pasada terminara de esta manera, pero dijo estar satisfecha porque “me llevo a mi hijo llena de tantas muestras de cariño de gente que no conozco“.

“Quiero creer con la fe y la esperanza de que la muerte de Norberto sea un parteaguas y que de aquí en adelante pongamos más atención, las autoridades pongan más atención para que esto no suceda”, indicó.

Consideró que los jóvenes están vulnerables, y que su hijo creía en México; le decía que hacía 15 minutos de camino a su escuela, él quería tener confianza y sentirse libre en la ciudad.

Ante medios de comunicación, Norelia subrayó que esta es una urbe gigante; “no me hubiera preparado para llegar sin Norberto”, y recordó que su hijo fue un niño muy especial desde pequeño, “siempre andaba muy bien vestido, bien peinado, no andaba fachoso, así anduviera jugando, era un niño divertido, le gustaba andar con amigos”.

Él siempre conservaba a sus amistades, puntualizó, y rememoró que cuando Norberto era un niño siempre andaba ayudando, era muy amiguero, no tomaba, no fumaba, era muy sano. (Ntmx)



Temas relacionados:
Ciudad de México
Sociedad



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.