Pareciera que la cuarta transformación quiere religar la religión con la política: Barranco
La sensación que da es que se está viviendo una deconstrucción de la laicidad del Estado o incluso una regresión, refirió ante el reparto de la cartilla moral por parte de evangélicos.

Luego de que Arturo Farela, presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice), dijo que iniciarán la repartición de los primeros 10 mil ejemplares de la cartilla moral que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador, Bernardo Barranco, sociólogo especializado en religiones, dijo que “pareciera ser que la cuarta transformación quiere ahora religar la religión con la política”.

En entrevista para #AristeguiEnVivo, señaló que el hecho de que algunas iglesias evangélicas promocionen políticas del gobierno viola el artículo 130 que señala la separación entre el Estado y las iglesias, una separación histórica que es fruto de la concepción liberal de Benito Juárez, un principio que ha regido en el país en el último siglo y medio.

“La fraternidad (Confraternice) es una organización que da servicios a un conjunto de iglesias, pequeñas, de carácter pentecostal, de tal manera que en los medios se ha señalado que son los evangélicos cuando esto no es cierto, la Luz del Mundo dijo ‘nosotros no vamos a distribuir la cartilla moral’, nos hacen percibir que son todos los evangélicos y es un pequeño grupo de evangélicos liderados por Arturo Farela”, explicó.

Además, “no sabemos si es a título voluntario o es una acción personal” por la cercanía de Farela con AMLO.

Anotó que “muchas de estas acciones de estar muy abierto a los grupos evangélicos ha creado ciertas tensiones, ciertos malestares, no sólo en grupo laicistas sino en otras iglesias, como la iglesia católica, imaginemos que un evangélico llega a entregar una cartilla moral a una familia católica”, expuso.

Recientemente se ha documentado que “la cuarta transformación está incorporando a las iglesias para lo que llama la reconstrucción del tejido social”, pues “el diagnóstico es que la sociedad vive una crisis de valores y por lo tanto las iglesias tienen una reserva ética que podría contribuir a esta gran reconstrucción a la que se aspira”.

Sin embargo, “no es muy sensato porque parte de la crisis de valores está también en las iglesias, por ejemplo en la iglesia católica con su crisis de pederastia”.

“La acción de distribuir propaganda del gobierno, sea moral, política, está contraviniendo no sólo los principios del artículo 130 sino del 140 que nos señala como una república laica”, remarcó.

Vamos para dos siglos de esta tradición -de separación Iglesia-Estado- por lo que la sensación que da es que se está viviendo una deconstrucción de la laicidad del Estado o incluso una regresión. 

“Se va a crear confusión, tensiones y confrontaciones que pueden ser evitadas”, adelantó.

Barranco apuntó que el presidente presume que es un juarista y sin embargo omite la mayor aportación de Juárez: la separación entre la Iglesia y el Estado; “esta es la paradoja, que siendo juarista omite uno de los grandes aportes de Juárez al Estado moderno”.

Están contradiciendo a uno de los grandes ideólogos; en este caso parece ser que vamos para atrás, en el que el Estado necesita la legitimidad de las iglesias, señaló.

“No estamos hablando de sólo una retórica de libertad religiosa, lo que está en juego es un perfil cultural, social y político” del país, en un debate donde se está configurando la identidad del país, concluyó.

Ve la entrevista completa:








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.