‘El silencio me permite escuchar mi música interna’: Karen Chacek #Letrasynotas
Su libro más reciente es la novela ‘Caer es una forma de volar’.
(Redacción AN).

Por las venas de Karen Chacek (1972) corre sangre rusa y polaca. Autora de libros infantiles y juveniles, como La caída de los pájaros, debutó en la literatura para adultos con Caer es una forma de volar (Alfaguara). Sabe apreciar el silencio cuando es necesario: escribir o reencontrarse consigo misma. Discreta, escapa del fanatismo aunque guarda especial aprecio pero Los Panchos, Queen y Blonde Redhead.

 ¿Qué música escuchaba en su infancia?

Lo primero que me viene a la mente son las bandas sonoras de mis caricaturas favoritas, como La pantera rosa y las piezas de Henry Mancini. En cuarto de primaria escuchaba a Queen y a Kiss, pero a mi mamá no le gustaba. Ambos eran grupos que hacían cosas diferentes y recuerdo que encauzaban mi energía contenida. Mi familia era judía y vivía dentro de una burbuja por eso la música era un canal de escape.

Era una época donde la radio musical funcionaba bastante bien.

Sí, primero escuché La pantera en AM y después brinqué a Rock 101. Mi padre sintonizaba una estación de boleros maravillosos por eso a Los Panchos les tengo gran aprecio.

El primer disco que se compró…

Fue un cassette de Queen, era una recopilación de éxitos. Todavía lo puedo escuchar y me agrada.

¿Qué tan intensa es su relación con la música?

Depende de la etapa. Durante la adolescencia oía mucha música, pero a los veintitantos dejé de hacerlo porque necesitaba silencio y reordenarme. He pasado por varias reconstrucciones personales, algunas más musicales que otras.

El silencio es parte de la música…

Claro, el silencio me permite escuchar mi música interna para saber dónde estoy.

¿Qué música la pone en paz?

Depende del momento, pero de pronto puede ser Tool y el soundtrack de la película Todo está iluminado, en general los soundracks de compositores clásicos me alivianan; también cantantes femeninas.

¿Por una cuestión de feminismo?

No, no creo en el feminismo malentendido. En mis reconstrucciones ha habido una reconciliación con mi propia naturaleza femenina, de pronto nos educan para repelerla a fin de no parecer débil.

¿Su último descubrimiento musical?

Una banda llamada Blonde redhead. Tengo unos vecinos super melómanos y con muy buen gusto, ellos son quienes musicalizan la casa. Hace poco un amigo me enseñó la música de Eleni Karaindrou para Theo Angelopoulos, es hermosa pero de pronto me puede tirar así que tampoco lo pongo tanto.

Dado su ascendencia rusa, ¿le gustan las Pussy Riot?

Respeto la valentía de estas mujeres dispuestas a encarar. Son subversivas y fuertes, se atrevieron a retar los círculos más cerrados rusos. Ya les perdí la pista, pero en su momento me encantaban.

¿El último concierto al que fue?

Empiezo por el que me invitaron y no fui: Emir Kusturica. Cada vez voy menos a conciertos porque me angustian los lugares con mucha gente. Cuando vino Patti Smith, la Alianza Francesa nos invitó a ciertos artistas a verla en un presentación muy íntima, fue como un pequeño unplugged, incluso me firmó un libro de poesía.

¿Escucha música mientras escribe?

No, incluso en ocasiones me llevo mis escritos a orear y me pongo tapones para no escuchar nada.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
Música



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]