A la venta, el edificio Chrysler en Nueva York
Los motivos son: altos costos de mantenimiento, competencia con otros rascacielos más lujosos y el alquiler de los terrenos donde se encuentra.
Foto: Reuters

El Chrysler, uno de los edificios más emblemáticos  en Nueva York, inaugurado en 1930 como el rascacielos más alto de Nueva York de esos tiempos, un título que solo conservó durante 11 meses, fue puesto a la venta ante los altos costos de mantenimiento.

De acuerdo con el diario The Washington Post, la firma de bienes raíces CBRE Group Inc. informó que ha sido contratada por los dueños del rascacielos el Consejo de Inversiones de Abu Dhabi y el desarrollador de Nueva York Tishman Speyer, para la venta del inmueble.

La firma CBRE Group Inc. indicó que las razones para la venta del edificio de 77 pisos y 320 metros de altura son los elevados costos de mantenimiento, así como por la competencia de otros rascacielos nuevos y con mayores comodidades.

Otro de los motivos para la venta, es que el alquiler de los terrenos donde se encuentra el edificio fue de 32.5 millones de dólares el año pasado, una cifra que se prevé aumentará en los próximos años.

El edificio Chrysler, conocido entre el público de todo el mundo por películas como “Día de la Independencia” y “Spider-Man”, se inauguró en 1930 gracias a los 15 millones de dólares que el empresario automovilístico Walter P. Chrysler invirtió en el proyecto, el cual compró al promotor William H. Reynolds.

El rascacielos, que mezcla los estilos gótico y art déco, fue obra del arquitecto William van Alen, quien esa época competía por construir el edificio más alto del mundo con otro inmueble que se levantaba al mismo tiempo, el del Bank of Manhattan.

Van Alen logró que su edificio tuviera este título al modificar los planos originales de la cúpula para construir, en secreto, una estructura con vigas de acero conocida como vertex.

En la construcción del edificio se incluyeron elementos automovilísticos como los tapacubos que adornan la fachada o las gárgolas hechas con material utilizado en la fabricación de los radiadores de los coches, así como las ocho águilas hechas del mismo acero con el que se construyó el Vertex.

En el vestíbulo, único lugar del edificio abierto al público, se puede admirar su decoración art déco, hecha de mármol, granito y acero inoxidable, así como un mural de Edward Trumbull, en el techo, que representa el progreso del transporte.

Durante 11 meses, el edificio Chrysler fue el más alto de Nueva York hasta la inauguración del Empire State Building, en 1931. (Ntx)



Temas relacionados:
Estados Unidos
Nueva York
Sociedad





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.