Aseguramiento de un tráiler con cocaína, antecedente de enfrentamientos al sur de Veracruz - Aristegui Noticias
Aseguramiento de un tráiler con cocaína, antecedente de enfrentamientos al sur de Veracruz
8 camionetas de lujo buscaban evadir la presencia militar desplegada en el municipio de Jesús Carranza. 2 mujeres entre las abatidas en los tres días de enfrentamientos.
Foto: Cuartoscuro

Por Israel Hernández 

Tres enfrentamientos ocurridos el pasado sábado, domingo y lunes dejaron un saldo de 20 personas muertas y sembraron el terror entre los habitantes de Suchilapan, Guadalupe, Suchilapilla y la cabecera municipal de Jesús Carranza,localidades situadas en la zona limítrofe de los estados de Veracruz y Oaxaca:


A la zona fueron enviados 100 militares para reforzar la vigilancia. 

La mañana del martes en las entradas a la comunidad de Suchilapan se instalaron puestos de control policial y militar; se suspendieron las clases en todos los niveles escolares y los comercios abrieron hasta pasadas las 10 de la mañana.

Tras consultar fuentes de la Fiscalía General del Estado y recabar los testimonios de habitantes de las comunidades de la región, se sabe que los sujetos armados que fueron ultimados por las fuerzas federales y policías estatales, procedían del sureste del país y buscaban evadir la zona de Minatitlán y Acayucan por una razón: apenas el pasado viernes, unas horas antes de que se registrara el primer enfrentamiento que dejó 3 muertos y 2 heridos, la Secretaría de la Defensa Nacional aseguró en Sayula de Alemán (a 10 kilómetros de Acayucan) un tráiler con 66 kilos de cocaína, con un valor aproximado a los 20 millones de pesos.

Luego de este hecho, se emprendió una persecución intermitente que comenzó la tarde del sábado en el camino Casa Blanca-Suchilapan, continuó el domingo con 3 nuevas bajas del comando y terminó con 14 abatidos a escasos metros del puente Uxpanapa. De las 20 personas que perdieron la vida en la cruenta jornada, 2 eran mujeres y hasta la noche del martes se conoció que uno de los abatidos era originario de Nuevo León. Mientras que uno de los 2 detenidos procede de Nayarit.

Las 8 camionetas de lujo que fueron vistas en la zona conocida como el Valle del Uxpanapa (compartida por Veracruz, Oaxaca y Chiapas) procedían del sureste mexicano y antes de llegar a Minatitlán cambiaron la ruta para no toparse con las fuerzas armadas.

A través de caminos de terracería y bordeando cerros, desde la tarde del sábado los comandos se abrieron paso; sin embargo, pobladores de comunidades de Uxpanapa observaron con sospecha la forma en que se conducían. Se supo que, por ejemplo, los tripulantes se detuvieron en la comunidad 24 de febrero para comprar golosinas, bebidas y descansar unos minutos; posteriormente siguieron su camino para atravesar la carretera Transístmica.

Cerca de las 5 de la tarde, tras pasar la Guadalupe, se inició la primera persecución entre presuntos delincuentes y convoyes del Ejército. Tras varios kilómetros, los militares pudieron detener dos camionetas a la altura del rancho El Sacrificio. Ahí murieron 3 y 2 resultados heridos, los cuales fueron atendidos por los elementos de la Sedena y después se internaron en un hospital de Coatzacoalcos.

A pesar que el lugar fue objeto de procedimientos periciales, entre las piedras permanecen jeringas, agujas, gasas, empaques vacíos de suero intravenoso y otros artículos de curación utilizados por la tarde-noche sabatina. Además, múltiples cintas amarillas aún cuelgan de los árboles, evidenciando los sitios donde cayeron cuerpos, en los cuales quedaron casquillos u otras evidencias del caso.

“Yo estaba con mi cuñado en una comunidad de más arriba y hasta allá se escuchó todo. Los militares taparon el paso y no podíamos ingresar a las parcelas (…) Regresé hasta el domingo por la tarde, pero después preferí irme temprano”, relató Epifanio, un trabajador del rancho El Sacrificio. De las 6 camionetas restantes, 5 fueron abandonadas metros más adelante y la sexta siguió su curso con rumbo desconocido.

Los tripulantes abandonaron el sitio y se internaron en las cañadas y veredas cubiertas por espesos árboles. Ahí se ocultaron el resto de la noche y por la madrugada, pero algo salió mal al planear la huida. Para el domingo, un nuevo enfrentamiento alertó a los pobladores de la región. Las tareas del Ejército se mantuvieron en un radio de un kilómetro y pudieron localizar y abatir a 3 personas más a escasos 2 kilómetros del puente Suchilapan.

Los periciales marcaron con gis los puntos donde cayeron los casquillos. Esas marcas aún son visibles sobre la carpeta asfáltica, así como las manchas de sangre. En el segundo enfrentamiento no todos fueron asesinados. La mayoría logró escabullirse entre los ranchos y propiedades que durante el fin de semana lucieron abandonados. Desde que dejaron las camionetas, no se plantearon otra opción mas que la de cruzar el puente hacia la comunidad de Suchilapan y escapar por la carretera de Jesús Carranza.

Por la tarde del lunes, sicarios apostados en una loma atacaron una patrulla de la Policía Municipal que custodiaba las evidencias del enfrentamiento dominical. Además de repeler la agresión, los municipales pidieron refuerzos y en cuestión de minutos se engrosó el frente con militares y policías estatales: el saldo fue de 14 personas abatidas frente al rancho Colombia.

El corte de caja presentado por el goberandor Miguel Ángel Yunes Linares incluye el aseguramiento de una veintena de armas de uso exclusivo del Ejército y la Marina; 7 camionetas de lujo (4 blindadas); 66 kilos de cocaína y el tráiler que la transportaba.

En la región del Valle del Uxpanapa no se recordaba una semana tan sangrienta como la que se vivió en este inicio de diciembre, desde hace más de 30 años. El 2 de noviembre de 1985, un grupo de 21 judiciales del gobierno federal fueron asesinados por integrantes del crimen organizado, quienes tenían campamentos en la región sureña de Veracruz. Los agentes habían sido enviados a investigar la actividad delicitiva, pero fueron sorprendidos en la localidad de Sánchez Taboada.

Los cerca de 5 mil habitantes de la región decidieron no salir de sus casos e incluso se suspendieron las clases en Suchilapan, esto ante la posibilidad de que las fuerzas militares tuvieran un nuevo encontronazo con los más de 15 sujetos que lograron escapar en la balacera de rancho Colombia.

Las calles de Suchilapan lucieron desangeladas hasta pasado el mediodía, después de que el alcalde Gilberto Guillén Serrano ordenara preparar comida para los militares y policías que resguardaban la comunidad. Antes de que esto ocurriera, el único que se apareció en la vía pública fue el voceador del diario de Acayucan, cuya portada mostró los rostros ensangretados de quienes perdieron la vida en la selva veracruzana.

Cuando se pregunta a uno de los habitantes si escuchó las detonaciones o vio la movilización, siempre argumenta que se encontraba en otro sitio o que se enteró a través de un familiar, debido al temor que causa hablar sobre lo ocurrido.

Para el alcalde Gilberto Guillén, la presencia de grupos delictivos se trató de un hecho inaudito para la región y agradeció que la Sedena asumiera el control del operativo de combate al grupo armado. “Nosotros no tenemos el equipo para este tipo de situaciones. Nunca habíamos oído de este tipo de grupos y por lo que sé ellos vienen de fuera, de otros estados (…) No sé cuanto estará el Ejército, pero espero se recupere la tranquilidad”, dijo.

Los hechos del fin de semana también pusieron al descubierto una realidad que viven más de la mitad de los municipios de Veracruz: la falta de una policía equipada, capacitada y con el número suficiente de elementos. El municipio comprendido por 87 comunidades y cerca de 30 mil habitantes ostenta una policía de 33 agentes y 3 patrullas, de las cuales una presenta fallas constantes.

En ese sentido, el munícipe de extracción priista pidió a Miguel Ángel Yunes que dé prioridad a la mejora de las corporaciones locales.

Al margen del futuro de la limitada policía de Jesús Carranza, el mandatario estatal-que asumió el cargo hace apenas 6 días- anunció que el operativo se mantendrá en la región y las labores de reconocimiento se harán en tierra y aire para intentar capturar a los integrantes de la banda que lograron salir ilesos.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]