‘En México ser madre es una cuestión política’: Brenda Navarro
Editorial Sexto Piso publica 'Casas vacías', una novela sobre la maternidad y la desaparición.
(Sexto Piso).

Por Héctor González

A principios de 2018, la plataforma Kajanegra.com dio a conocer Casas vacías, la primera novela de la mexicana Brenda Navarro (1982). La historia parte de la desaparición de un niño y aborda dos tipos de maternidades que en principio parecen contrapuestas. La de la madre que lo pierde y la de quien lo adopta.

El boca a boca hizo del libro un suceso, y año y medio después editorial Sexto Piso, lo publica en su versión impresa.

Hace un año Casas vacías tuvo su primera edición en internet. ¿Ahora que circula en versión impresa qué relación tienes con el libro?

Me parece una novela con vida propia. Ahora la veo más como lectora e intento analizarla como algo ajeno a mí. Además, he podido encontrar respuestas a los cuestionamientos sobre las motivaciones que me llevaron a escribirla. Sin embargo, aún no tengo soluciones para los problemas de los que hablo.

¿Qué tipo de cuestionamientos respondiste?

Al principio pensaba que era un libro sobre desapariciones, pero las lectoras me hicieron ver que el tema estaba en las maternidades. De fondo me interesaba plasmar y cuestionar el estado feminicida que vivimos en México. Estamos rodeados de estructuras sociales que sistemáticamente violentan los derechos de las mujeres. El detonante del relato es la desaparición de un niño, pero el meollo es la violencia estructural que impera en México. Parte del gusto que me produce su publicación en impreso, se debe a que ahora podrá llegar a más hombres porque en principio creo que fue una lectura muy de mujeres.

Creo que la vigencia de tu libro se debe a que expone una problemática más sistémica que coyuntural.

Así es. Cada decisión de cualquiera de las capas de gobierno afecta en los hogares. Es un libro que exhibe la terrible impunidad y la ausencia del Estado en términos de protección.

Ahí insertas cuestionamientos íntimos sobre la maternidad.

Ser madre en México es una cuestión política. Vivimos en un país de condiciones adversas. Tenemos madres de desaparecidos y que también que son cabeza de familia. La mayor cantidad de pobres son mujeres. En contextos como éste la maternidad es algo político.

¿Cómo sociedad falta externar los cuestionamientos acerca de la maternidad?

Nosotras siempre nos hemos cuestionado. Afortunadamente, por los posicionamientos feministas recientes cae muy bien hablar de esto a partir de un acto político e incluso subversivo. De pronto parece que, dadas las condiciones del mundo, está mal querer ser madre. Sin embargo, para mí la maternidad es casi un acto revolucionario y de resistencia ante la adversidad.

Tú eres madre, ¿qué tipo de cuestionamientos te genera esta lectura de tu libro?

Desde luego hay cuestionamientos míos, pero la novela es ficción. Si soy o no soy madre, es menos importante que la observación del entorno. La maternidad es un tema universal.

Casas vacías coincide con la publicación de La memoria donde ardía, de Socorro Venegas. Ambos títulos van por el mismo tema.

Cierto, aunque aquí soy un poco quisquillosa. Me pregunto, ¿por qué nos están dejando hablar de maternidad o por qué hoy es tan mainstream hablar de estos temas?

¿Sientes que “las están” cediendo espacios o se están tomando espacios?

Por ahí hay algo que todavía no entiendo, pero sí me parece que no es gratuito. Supongo que, para la industria editorial y otros espacios de las industrias culturales, resulta atractivo hablar del tema. Pero este tipo de válvulas de escape no vienen gratuitas. ¿Por qué hoy todos quieren hablar de maternidades cuando antes eran cuestiones muy femeninas? Comparto tu pregunta, pero no tengo respuesta. Mis profesoras feministas de la UNAM nos decían que mientras no cuestionemos quiénes tienen los modos de producción, no veremos un cambio sustancial.

¿Crees que los feminismos pueden ser absorbidos por la industria?

Creo que el feminismo puede ser absorbido por la industria. Ahí hay un mercado muy grande, pero coincido perfectamente con Angela Davis cuando dice: “el feminismo será antirracista o no será”. Estaremos hablando de pobreza, desigualdad y modos de producción. Ese es el feminismo que todavía no está cooptado.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.