El INAH celebra 80 años con edición conmemorativa
La institución busca contribuir a documentar, esclarecer y ponderar las múltiples identidades del país, dice su titular, Diego Prieto.
(INAH).

En el marco de la Feria Internacional del Libro de Antropología e Historia, funcionarios y académicos presentaron el libro Instituto Nacional de Antropología e Historia. 80 años.

El antropólogo Diego Prieto Hernández, titular del INAH señaló que “resulta imposible formular un reconocimiento medianamente justo para las generaciones que han dedicado sus vidas a la institución”.

En el Museo Nacional de Antropología el funcionario recorrió la historia de una dependencia cuyo origen se remonta al XIX, con el despertar de la conciencia criolla y la instauración del Museo Nacional Mexicano, en 1825; al nacionalismo del siglo XX, en cuyo marco se creó la institución, para arribar a un nuevo milenio en el que la nación aún lucha por asumirse diversa en sus identidades.

En 1939, en pleno gobierno cardenista, “en el INAH se materializó el compromiso del Estado mexicano para la preservación de ciertos bienes que, desde el siglo XVIII, fueron considerados plataforma tangible para rescatar la memoria prehispánica como elemento esencial de la identidad nacional, construir una idea de nación y convertirla en bastión de soberanía frente a la metrópoli colonial”, indicó.

“Sin embargo, esta loa al pasado indígena, fue eclipsando el reconocimiento a sus herederos del presente y, por tanto, condenándolos a la marginación. En aras de proyectos integracionistas, se intentó homologar a los mexicanos bajo el epíteto de la ‘raza de bronce’, concepción que fue duramente criticada y puesta a juicio en las últimas décadas del siglo XX en el embate del neoliberalismo, con alzamientos sociales y armados como el del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

“A partir de entonces —continuó el antropólogo—, más que coadyuvar a la construcción de ‘la’ identidad de la nación, el INAH se ha enfocado a documentar, esclarecer y ponderar sus múltiples identidades, acreditando la diversidad de las culturas, las lenguas, las historias y los universos simbólicos de ese mosaico heterogéneo que es México. Ello vino a cambiar el papel y la relación de la institución con el Estado, la sociedad y los muchos ‘Méxicos’ que somos”.

La historiadora María Teresa Franco, expresó que esta recepción hacia los temas que son razón de ser del Instituto, demuestran el interés colectivo “para releer lo que hemos sido como país.

“El INAH tiene presencia en todo el territorio nacional, el cual abreva no solo de esos saberes que vienen del pasado, sino de la sociedad viva que genera todos los días una renovación de la mirada académica. La institución está expuesta sistemáticamente al diálogo, pero también a la confrontación, con el conjunto de procesos de desarrollo del país. Eso es un hecho”, apuntó.

Instituto Nacional de Antropología e Historia. 80 años abre con una introducción de la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, para dar paso a un recorrido —a través de 15 artículos de la pluma de igual número de reconocidos investigadores— sobre los procesos de desarrollo de las especialidades que abarca la institución.

César Moheno, quien también se desempeñó como secretario técnico del INAH, estimó que —no obstante, a sus 448 páginas—, este volumen es en realidad una apretadísima narración del genio y la grandeza la institución. Un libro que valdría la pena, sugirió, entregar a los diputados que constituyen las comisiones de Presupuesto y de Cultura del órgano legislativo, “para que tengan claridad y conciencia sobre la acción profesional del INAH, en el tiempo y en el espacio de México”.

El maestro Manuel Gándara, y el arqueólogo Pedro Francisco Sánchez Nava, destacaron que el INAH administra 162 museos que integran la red más importante de México, así como 194 zonas arqueológicas abiertas al público, además cuatro escuelas: Nacional de Antropología e Historia (ENAH), de Antropología e Historia de Norte de México (EAHNM), de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), y de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO), esta última en convenio con el Gobierno de Jalisco, de las cuales han egresado profesionales que, a su vez, formaron otras instituciones educativas de estas ramas.

La antropóloga Alicia Barabas señaló que con proyectos de largo aliento como el de Etnografía de las Regiones Indígenas en el Nuevo Milenio, único en América Latina, el INAH ha dado a conocer los rostros actuales de la pluriculturalidad indígena de México que, “pese al reconocimiento de sus derechos, es aún una pluralidad desigual, lo que constituye un reto para la transformación de ideologías y prácticas en el futuro”.

Finalmente, el director del Museo Nacional de Antropología, Antonio Saborit, detalló que la creación del INAH, hace 80 años, supuso un acto de gobierno osado que causó polémica, incluso con las autoridades del propio Museo Nacional, ese mismo riesgo y aventura debe ser la apuesta de su porvenir que, sin duda, todos los mexicanos desean infinito.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
Sociedad





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.