‘Con ‘Solteras’ busqué hacer una comedia sin caer en el cine de fórmula’: Luis Javier M. Henaine
La película protagonizada por Cassandra Ciangherotti aborda la presión social alrededor del matrimonio.
(Cinépolis).

Por Héctor González

A punto de cumplir 30 años Ana (Cassandra Ciangherotti) se mantiene sola. A su alrededor la presión para que se case va en aumento y esto la pone conflicto. Frustrada por no encontrar a su pareja ideal, busca ayuda en una casamentera que imparte cursos a mujeres desesperadas. Filmada en tono de comedia, Solteras de Luis Javier M. Henaine, es una película que por medio de la farsa intenta retratar el absurdo de ciertas convenciones sociales.

 ¿Cómo llegas a Solteras?

El proyecto nace a partir de mi colaboración con Alejandra Olvera, con quien trabajé en Tiempos felices. Nos propusimos hacer otra comedia, pero ahora sobre la presión social acerca del matrimonio sobre la mujer. Queríamos explorar y entender por qué nos afecta tanto cómo nos juzga la sociedad. De alguna manera es una secuela espiritual de Tiempos felices.

 Aunque es una comedia ligera hay un interés por sostener una perspectiva de género, ¿no?

Así es. Alejandra y yo queríamos contar una película integrada por puras mujeres. Cuando empezamos a desarrollar el guión había menos producciones de este tipo en cartelera.

 Tu condición masculina ¿qué aportó a la construcción de los personajes femeninos?

Los personajes se alimentan de muchas cosas y nunca son cien por cien ficticios. Siempre tomamos elementos de gente que conocemos. Durante nuestra investigación descubrimos los cursos intensivos para conseguir esposo. Nos pareció algo demasiado absurdo para ser real, pero es verdad que existen. A partir de ahí comenzamos a construir las situaciones.

¿La comedia mexicana tiene reglas?

Hay normas, pero prefiero guiarme por el instinto. La comedia es difícil porque que si no te ríes no funciona. Lo que para mí es chistoso puede no serlo para ti. Quizá la única regla irrebatible es que después del planteamiento viene el punch, pero siempre a partir de una expectativa. No sabría responder si la comedia mexicana tiene algo diferente a la inglesa o a la norteamericana. Tal vez nosotros tendemos a ser más fársicos. En lo personal, lo más importante es conseguir que el personaje sea verosímil.

¿Por qué hay un boom de la comedia romántica en México?

El público mexicano es complejo. Muchas personas van al cine para distraerse, reír y verse reflejados. Supongo que la mayoría de los espectadores no quieren ver en pantalla los problemas a los que se enfrenta todos los días. Hay a quienes no lo gusta pensar y prefieren las cosas digeridas. El cine de comedia ha encontrado en este sentido una fórmula muy clara y exitosa.

¿Es cine de fórmula?

El cine de fórmula existe y precisamente yo trato de evitarlo. La comedia romántica tiene una estructura clara y los conflictos son muy similares. Yo, en Solteras y Tiempos felices intenté darle la vuelta para ofrecer algo más fresco. En dado caso, lo sano sería que incluso algunas películas dramáticas, de terror o históricas, recibieran el mismo impulso publicitario y de exhibición que las comedias.

Solteras sale con mil 500 pantallas. Si atrás de las comedias hay campañas de publicidad importante, es porque tienen un público cautivo.

Ahora hay tal cantidad de películas que nos perdemos con la cantidad de opciones. El cine mexicano está en buen momento. Se producen muchas películas de buena calidad y la mayoría encuentran su canal de exhibición. Si bien hay público que ya dejó de ver el cine mexicano como un género, aún nos falta reforzar esta idea. No se trata de promover el cine nacional no más porque sí, las películas se deben ver por buenas o malas independientemente de la nacionalidad.

El reto es la permanencia, la mayoría se estrenan, pero muchas apenas duran un fin de semana en cartelera.

Eso es muy triste, pero obedece también al mercado. Cada fin de semana se estrenan cinco películas. A veces lo tomamos personal, pero la realidad es que si no la ven tampoco es fácil darle continuidad. Hace falta encontrar un mecanismo para conseguir que las películas buenas se queden un poco más en pantalla aunque no sean tan vistas.



Temas relacionados:
Cine
Cultura
Libros



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.