opinión*
De Comisiones de la Verdad y Mecanismos internacionales contra la impunidad (Artículo)
Caronte por Jacobo Dayán
Foto: Galo Cañas/ Cuartoscuro

Por @dayan_jacobo

Ahora fue Ricardo Anaya quien se refirió a elementos de justicia transicional como oferta de gobierno. De nuevo, como ocurre en los casos en que los candidatos se refieren a la justicia transicional, la propuesta se queda corta.

En buena medida la crisis de impunidad y corrupción, así como la falta de capacidad y andamiaje institucional y legal se debe a que México abordó la Guerra Sucia, en el inicio de una fallida transición democrática, apostando al olvido, en una simulación más del Estado mexicano. La Fiscalía especial para movimientos sociales y políticos del pasado (FEMOSPP) no aportó justicia, verdad, reparación a víctimas ni garantías de no repetición. Ni siquiera es público el documento final de la FEMOSPP, así de ridículo.

No se puede pretender transitar a la democracia ocultando el pasado y no transformando al Estado. Sin narrativa social que explique los años violentos, sin justicia, sin terminar con el pacto de impunidad, manteniendo las redes de corrupción, sin una transformación política de fondo, sin instituciones capaces de realizar la búsqueda e identificación de los desaparecidos de la Guerra Sucia. Así inició una transición enferma, condenada al fracaso.

Hoy que el Estado mexicano está, de nuevo, en crisis no se pueden cometer los mismos errores. No, la propuesta de Ricardo Anaya es incompleta. Pretende resolver una parte del problema pero no el problema de fondo. No, no es suficiente un mecanismo internacional que apoye al ministerio público. El problema también está en los ministerios públicos y en el Poder judicial. Se requiere un mecanismo internacional cercano a la CICIG. Menos que eso será insuficiente.

Tampoco se requiere solo una Comisión de la Verdad para los casos de corrupción del sexenio que está por terminar. Se requiere una gran Comisión de la Verdad que aborde las graves violaciones a Derechos Humanos, la corrupción y la impunidad. Además requerimos narrativas regionales que expliquen las particularidades de la violencia en nuestro país. Esta triada –violencia, corrupción, impunidad- conforma redes criminales incrustadas en el Estado. Esas redes son las que hay que documentar para poder desmantelar y procesar. Acotar la Comisión de la Verdad a un sexenio y solo a la corrupción será una simulación o simplemente venganza política.

Si en realidad se busca la transformación democrática del Estado se tienen que iniciar procesos complejos y dolorosos de esclarecimiento histórico que abonen a la verdad junto con un mecanismo internacional extraordinario de combate a la corrupción y la impunidad que garantice la justicia y la reparación. Para entonces poder buscar las garantías de no repetición, el fin de la violencia y la cohesión social. Es un largo proceso pero solo así es posible.

Nuestra historia y las experiencias internacionales allí están. No hay que inventar nada nuevo, hay que utilizar la caja de herramientas de la justicia transicional de manera adecuada y completa. Tenemos capacidad suficiente para diseñar mecanismos de más profundo alcance. Lo que falta es voluntad política. ¿Alguno de los candidatos a la presidencia la tendrá?

Jacobo Dayán

Especialista en derechos humanos y analista internacional. Fue Director de contenidos del Museo Memoria y Tolerancia de la ciudad de México.

*La opinión aquí vertida es responsabilidad de quien firma y no necesariamente representa la postura editorial de Aristegui Noticias.


Temas relacionados:
Opinión
Ricardo Anaya
Sociedad


    Contenido Relacionado


  1. Anaya pediría ayuda a la ONU para asistir a “comisión de la verdad” en México
    marzo 5, 2018 1:22 pm
  2. Gobierno de EPN emprendió embestida en mi contra porque investigaré corrupción: Anaya
    marzo 5, 2018 11:48 am
  3. Anaya acusa a Peña de querer sacarlo de la elección
    marzo 4, 2018 2:25 pm
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]