La Biblioteca Musical Herder, un lugar para melómanos y curiosos
En el espacio dirigido por Alexander Bruck se encuentran partituras, biografías y más de alguna rareza.
(Redacción AN).

Alexander Bruck es músico y bibliofilo. Ambos oficios requieren tiempo y paciencia, ambos, también son los detonantes de la Biblioteca Musical de la Librería Herder. (Tehuantepec 50. Colonia Roma).

“Recorriendo las librerías de viejo de la ciudad me di cuenta de la gran cantidad de material publicado en México, pero al cual es casi imposible acceder, incluso en las bibliotecas”, comenta Bruck.

El acervo del espacio oscila entre mil 500 y dos mil libros, el objetivo a dos años es contar con el doble de oferta. Los temas son variados, se pueden encontrar biografías de Rigo Tovar, las letras de Bob Dylan o materiales firmados por el compositor rumano-francés Iannis Xenakis. “Uno de nuestros propósitos es ofrecer un lugar donde se pueda encontrar material específico. Indistintamente manejamos material nuevo, antiguo o raro”.

Diccionarios, biografías, libros académicos y estudios, son algunos de los temas que Bruck ha conseguido reunir después de hacer una exhaustiva búsqueda. “No queremos ser un sitio académico. Sin duda un investigador podrá encontrar materiales documentales y teóricos importantes, pero también queremos llegar a los melómanos y curiosos. Probablemente el ochenta por ciento del material es usado, lo he rescatado de las librerías o de la calle”.

Punto de encuentro

Lejos de aspirar a ser un gran negocio, la Biblioteca Musical pretende erigirse como un archivo vivo y circulante que entiende a la colección como una suerte de investigación donde se pueden encontrar cosas diversas. “Hay una inquietud ya no tan ligada al papel impreso, sino a la materia, al valor simbólico y social de la música que ha cambiado en los últimos cien años y que ahora está en un punto indefinido”.

“Tenemos un ejemplar de Gustavo Campa, uno de los primeros críticos musicales mexicanos, dedicado al violinista Aurelio Fuentes, de quien además tenemos un importante número de partituras, algunas dedicadas a gente como Manuel M. Ponce. Hay títulos básicos para el estudio de la música, como la compilación que hizo Julio Estrada y que no se consigue desde los años ochenta; tenemos libros de Mario Lavista y compositores más recientes; instructivos o manuales del siglo XIX”.

Dos años tomó a Alexander Bruck concretar el proyecto, la dedicación se explica porque además de ser un amante de los libros, es también músico. Además de dar clase, toca viola y violín dentro del Ensamble Liminar, agrupación dedicada a la música contemporánea y experimental.  De hecho, eventualmente los sábados se realizan pequeños conciertos al interior de la librería.

La aspiración es hacer de la biblioteca un punto de encuentro donde coincidan las novedades editoriales con materiales de colección. Bruck reconoce que hay un auge de contenidos como las biografías en especial de artistas de rock y pop, sin embargo, no considera que se pueda hablar de un momento boyante para la literatura musical. “El auge de las biografías obedece a la popularidad del género en Estados Unidos y al gran empuje que tuvo el estudio de la música popular. En Argentina y España hay una importante producción editorial, en México apenas se está gestando. Incluso en los museos de arte contemporáneo las secciones dedicadas a las artes visuales son más amplias que las dedicadas al pensamiento musical”.

No obstante, para el librero las cosas están cambiando respecto al estudio del campo sonoro y concluye: “Ahora el arte del sonido se ha convertido en patrimonio común y eso crea una tensión interesante. Supongo que en los próximos años se ampliará la discusión y el conocimiento”.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
Música



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.