TE RECOMENDAMOS
#FridaSofía: un teleshow (Video)
Septiembre 21, 2017 5:52 pm
‘Relaciones Estados Unidos-Cuba, un cuento oscuro y siniestro’: Peter Kornbluh
El periodista norteamericano habla sobre su libro, ‘Diplomacia encubierta con Cuba. Historia de las negociaciones secretas entre Washington y La Habana’.
(Una historia de claroscuros/Redacción AN, FCE).

El 10 de diciembre de 2013, durante los funerales de Nelson Mandela, un encuentro captó la atención mundial. Desde 1959 no se daban la mano un presidente estadunidense y uno cubano. “Señor presidente, soy Castro”, dijo el mandatario de la isla. “Lo sé”, respondió Barack Obama.

Lo cierto es que a pesar de los desencuentros, ambas naciones han tenido atisbos de normalidad diplomática. Nunca, por supuesto, con los resultados alcanzados en los últimos años.

En Diplomacia encubierta con Cuba. Historia de las negociaciones secretas entre Washington y La Habana (Fondo de Cultura Económica), los periodistas William M. LeoGrande y Peter Kornbluh, dan cuenta de estos aciertos y fricciones.

“La narrativa sobre sus relaciones es un cuento oscuro y siniestro”, expone, Peter Kornbluh. El periodista argumenta que durante muchos años el gobierno norteamericano se concentró en derrocar a la revolución cubana, pues además del costo económico supuso la pérdida de la hegemonía sobre Latinoamérica. Sin embargo, “hay una parte como conocida que implica a presidentes como John F. Kennedy, Jimmy Carter y Bill Clinton. La investigación es relevante porque demuestra que era cuestión de tiempo para que se normalizaran las relaciones”.

El investigador añade que Obama supo crear un mecanismo para hablar con los cubanos de una manera secreta y con un estilo distinto a sus predecesores. En su momento Kennedy se apoyó demasiado en los intermediarios. Henry Kissinger negoció de manera más directa y planteó una serie de peticiones, entre las que se encontraba la prohibición de la infiltración cubana en misiones internacionales, misma que no se cumplió cuando por orden de Fidel Castro apoyaron al movimiento anticolonial en Angola. La posición de Jimmy Carter fue más firme: giró instrucciones claras para normalizar el contacto; el proceso se interrumpió cuando el demócrata perdió su segunda elección. “A diferencia de Carter, Obama sí se pudo reelegir. Además entendió que no debía pedir demandas sino simplemente advertirles un cambio de política. Sólo pusieron sobre la mesa un intercambio de presos y una vez arreglado esto Estados Unidos abrió la puerta”.

El analista detalla que la estrategia seguida desde la Casa Blanca consiste en primero resolver lo más fácil dejar lo complicado para el final. “Eventualmente tendrán que llegar al tema de las compensaciones por la expropiación. Será un punto muy difícil porque los cubanos dicen que tienen sus propios reclamos de daño económico por el embargo”.

Otro punto de controversia es Guantánamo, donde se ubica una prisión a cargo de los norteamericanos. “Es un tema que hay que tratar con pinzas. Obama intenta cerrar la cárcel de tortura, pero no es sencillo porque el Congreso de su país y algunos gobernadores locales se oponen. Otros países tampoco están listos para recibir a los presos. Una opción es liberarlos pero con la situación actual no parece viable. Será interesante ver las opciones a manejar por Obama para repatriar a los cubanos este pedazo de tierra”.

La democracia no es una moneda de cambio. En su momento, Ernesto “Che” Guevara dejó claro que estarían dispuestos a negociar cualquier cosa menos su sistema de gobierno. Los cubanos mantienen su posición y Estados Unidos ya entendió que esa no es la ruta. Lo que sí hizo la Unión Americana fue pedir un gesto de apertura. Que mejor guiño que la liberación de 53 presos políticos. Su estrategia de persuasión contó con la colaboración del Papa Francisco, quien en conoce bien el tema y además en su momento escribió el libro, Diálogos entre Juan Pablo II y Fidel Castro. El clérigo accedió. “Tiene la filosofía de crear puentes entre naciones con conflictos. Además, algunos senadores supieron ver en él a un aliado que aportara incluso un manto divino al proceso”.

Con la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, se aligera la tensión en América Latina, asegura Peter Kornbluh ya que los países de la región continuamente se veían obligados a tomar una posición. México, por ejemplo, siempre ha tratado de jugar un rol positivo, intentando bloquear la intervención norteamericana y creando las condiciones positivas para las reuniones. “Un episodio –recuerda el periodista-, se remonta a la época de Ronald Reagan. Las autoridades mexicanas le propusieron Reagan tener conversaciones secretas con los cubanos sobre Centroamérica, incluso ofrecieron la casa de Jorge Castañeda. También durante la crisis de los balseros, Carlos Salinas tuvo un rol importante porque reclutó a Gabriel García Márquez para que fuera intermediario entre Castro y Clinton. Actualmente está al margen porque es un asunto bilateral y no hay otros países involucrados”.

De cara a las elecciones del 8 de noviembre próximo, en Estados Unidos, Kornbluh reconoce que el Barack Obama busca que los acuerdos entre los dos países sean irreversibles, al margen de los resultados de la contienda. “Su estrategia es abrir lo más posible la puerta al comercio y a la influencia cultural norteamericana en Cuba. Esta es una de las principales misiones de su último año de gobierno. De conseguirlo serán los grandes capitales los primeros en impulsar a los republicanos para que levanten el embargo. Es una estrategia que puede tener éxito. Sin duda está en una carrera contra reloj, aunque si gana  Hillary Clinton llega a la presidencia, seguramente se levantará el embargo”.

Cuestionado sobre el derrotero que espera a la isla, el investigador vislumbra un escenario favorable y descarta la posibilidad de que vuelva a ser un centro de juego para el turista norteamericano. “Sin duda el cambio económico repercutirá en lo político, pero no será en el corto plazo. Cuba tendrá que pensar en el tipo de país que quiere ser. Veo viable que se convierta en algo parecido a Vietnam o Dinamarca, donde existe un partido comunista dominante pero dentro de un sistema capitalista. El tema es que por ahora no tiene los recursos para sostener los sistemas de salud y educativo, bastiones principales de su revolución”.

libros







    Contenido Relacionado


  1. Versión multilingüe de ‘El Quijote’, con capítulo en lengua otomí
    Febrero 6, 2016 2:50 pm
  2. La novela del Chapo e inéditos de André Bretón, entre los libros de la semana
    Febrero 4, 2016 5:33 pm
  3. Gabriel Wolfson lleva el lenguaje literario al límite
    Febrero 4, 2016 10:25 am
  4. Cambian pena de muerte por 8 años de cárcel y 800 azotes para poeta
    Febrero 4, 2016 10:11 am
  5. Paula Mónaco Felipe presenta ‘Ayotzinapa. Horas eternas’
    Febrero 3, 2016 4:05 pm
  6. Si te gusta el rock, te mostramos 2 libros que no te puedes perder
    Febrero 3, 2016 3:46 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]