IPN relaciona estrés por violencia con enfermedades crónico-degenerativas
“No descartamos que los altos niveles de violencia que existen en el país tengan estrecha relación con el índice de obesidad”, afirma Cindy Rodríguez Bandala, investigadora del IPN.

El estrés provocado por la violencia puede generar o agravar enfermedades crónico-degerativas como la osteoporosis, hipertensión, cáncer, diabetes y obesidad, advirtió Cindy Rodríguez Bandala, investigadora del Instituto Politécnico Nacional (IPN)

A través de un comunicado, la especialista de la Escuela Superior de Medicina (ESM) explicó que cuando se experimenta violencia frecuentemente, se genera estrés de manera sostenida y el organismo produce una respuesta bioquímica al liberar sustancias denominadas catecolaminas (norepinefrina y epinefrina) y cortisol, lo cual debilita la salud.

“Esta violencia provoca que el organismo esté en nivel de alerta la mayor parte del tiempo y se produzca desgaste en los mecanismos que regulan el comportamiento celular”, afirmó.

Por ejemplo, los expertos del IPN han comprobado que las mujeres que padecen cáncer de mama y estrés crónico, depresión y ansiedad, desarrollan tumores más agresivos, de mayor tamaño y en algunos casos quimio resistencia, por lo que la patología se complica.

También encontraron que el efecto del estrés en personas con osteoporosis produce exceso de norepinefrina y se rompe el equilibrio entre osteoclastos y osteoblastos, por ello se deteriora más rápido la matriz ósea y no se regeneran adecuadamente los huesos.

“El nivel de estrés y los pensamientos fatalistas influyen en el incremento de los niveles de epinefrina y norepinefrina y esto propicia que el tratamiento sea más difícil”, explicó Rodríguez.

En un estudio con ratones con estrés crónico observaron que se altera la producción de norepinefrina, la cual disminuye la capacidad de realizar lipólisis (ruta metabólica para producir ácidos grasos), lo que favorece el desarrollo de la obesidad.

“No descartamos que los altos niveles de violencia que existen en el país tengan estrecha relación con el índice de obesidad”, señaló.

Ante esta situación, la doctora resaltó la importancia de conocer la epidemiología de la violencia, establecer el vínculo con el estrés y el deterioro de la salud.

A partir de ello, agregó, “podremos proponer acciones para reducir ese fenómeno y sobre todo crear conciencia de que la violencia enferma”.

En el proyecto colaboran investigadores de las áreas de cromatografía, biología molecular y obesidad de la ESM, psicólogos del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud (CICS), Unidad Santo Tomás del IPN.



Temas relacionados:
IPN
México
Salud
Violencia



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]