A 2 años de su muerte, reviven a Jobs en película; “sabe a poco”, dicen críticos
Críticos de cine señalan que la película sobre Steve Jobs falla en la estructura del guión, que provoca un desenlace mal construido. Señalan que el protagonista no reconstruye las profundidades de un individuo capaz de perseguir sus sueños pero presa de "oscuridades emocionales".

A 2 años de la muerte de Steve Jobs, quien el 5 de octubre de 2011 perdió su batalla contra el cáncer de páncreas, su personaje es revivido por Ashton Kutcher en la película “Jobs: el hombre que revolucionó al mundo”, la cual ha recibido malas críticas.

La crítica del sitio En la butaca considera que “su vida fue por todos conocida y si en la actualidad había un personaje digno de explorar ese indudablemente era Jobs. Sin embargo, el tratamiento del filme dista de la seriedad que David Fincher nos ofreció en torno a Mark Zuckerberg en “Red Social” (“The Social Network”).

“Incluso esperamos un clímax que nunca llega y que simplemente nos conduce a un desenlace abrupto y mal construido, que tampoco nos lleva al momento en que arranca la narración. No obstante, vale la pena mencionar el cuidado trabajo de ambientación y vestuario construido por parte del equipo de producción”.

Por su parte, en Cine para leer apuntan: “La red social (2010), Mi semana con Marilyn (2011), J. Edgar (2011), Lincoln (2012), La dama de hierro (2012), Hitchcock (2013), y ahora Jobs confirman que las películas biográficas continúan siendo uno de los géneros más explotados en el cine norteamericano contemporáneo.En ellas resulta inevitable, sobre todo en las que se inspiran en celebridades más cercanas a nuestros días, que se genere un toma y daca (Da, o dame, acá) entre los hechos incluidos y sus omisiones, entre la parcialidad o imparcialidad del retrato biografiado. Los conocimientos previos, las simpatías o antipatías, influyen sobremanera en la predisposición con que nos enfrentamos al visionado” (…).

“Joshua Michael Stern, director del biopic, no se complica la vida y filma esta muy compleja materia argumental con claridad, un ágil ritmo narrativo –la utilización de los planos aéreos que surcan el largometraje con cierta regularidad ayudan al espectador a digerir la información– y apoyándose en las interpretaciones de todo el reparto, especialmente en la de un Ashton Kutcher que ofrece una caracterización esmerada pero distante en algunos tramos.

“Ciertamente, el actor norteamericano mimetiza los gestos, andares y movimientos de su personaje, y en muchas escenas expulsa ese magnetismo y visceralidad atribuida al carácter de Jobs, sin embargo, sus recursos interpretativos descienden de forma clamorosa a la hora de reflejar los conflictos íntimos de su personaje, es decir, sus reacciones en las partes más dramáticas del film. La película sangra precisamente en este aspecto, en su incapacidad para bucear en las profundidades de un individuo capaz de perseguir sus sueños sin denuedo pero que fue presa de evidentes oscuridades emocionales, oscuridades que, por ejemplo, desembocan en el rechazo de la paternidad de su primera hija, la traición a sus amigos más cercanos y el despliegue de métodos a veces muy poco ortodoxos para lograr sus objetivos”, señala la crítica de José A. Planes Pedreño.

Y concluye: “El film, en todo caso, posee una fractura en el guión debido a la elipsis que media entre la dramática salida de Jobs de Apple y su reincorporación en 1997, y no tanto por los acontecimientos omitidos sino porque apreciamos una evolución tan contrastada –y no visualizada– en el personaje que casi parecen dos individuos distintos. Este último y definitivo segmento narrativo nos sabe a poco”. 

De hecho, Steve Wozniak, cofundador de Apple, criticó la película: “Me siento mal por las personas que fueron malinterpretadas en la película”. La última palabra la tiene el público.



Temas relacionados:
Cine



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]