“Soy la mexicana más viejita en haber nadado La Mancha” | Video
Stephanie Gómez Counahan se convirtió en la undécima nadadora mexicana que completa el cruce sencillo de Inglaterra a Francia; también es la de mayor edad a los 49 años.
  1. (Foto: Cortesía Stephanie Gómez)

  2. (Foto: Cortesía Stephanie Gómez)

  3. (Foto: Cortesía Stephanie Gómez)

  4. (Foto: Cortesía Stephanie Gómez)

  5. (Foto: Cortesía Stephanie Gómez)

  6. 2S

Por Erik B. Casas

Tardó unos años, pero llegó…

Stephanie Gómez Counahan se convirtió, el pasado 21 de agosto, en la undécima nadadora mexicana que completa el cruce sencillo al Canal de la Mancha, luego de una travesía de 13 horas, 36 minutos y 40 segundos; también, es la mexicana de mayor edad en lograrlo a los 49 años.

Tras varios años alejada de la natación, tiempo en el que formó una familia con dos hijos, hoy universitarios, Gómez Counahan se reencontró con el deporte que practicó en la infancia en un momento en el que su vida había sufrido un giro y necesitaba “aferrarse a algo”.

“Cuando me embaracé de mi primer hijo, medio iba a natación por un poquito de terapia, pero jamás pensé regresar a la alberca, jamás se me ocurrió lo que acaba de pasar ahorita (cruzar La Mancha). Regresé a nadar después, mi vida dio un giro hace 10 años, necesitas aferrarte a algo y regresé a la natación”.

Reactivada en el deporte, los retos se sucedieron, cada vez con mayor grado de dificultad, muy pronto travesías en La Paz o Los Cabos, dejaron su lugar a la Isla de Manhattan en Nueva York, como parte del camino al Canal Inglés, palabras mayores.

“Se me me hacía algo realmente grandioso (Canal de la Mancha), no me cabía en el pensamiento, hasta que fui procesando la idea. Y la verdad es que leí mucha literatura referente al Canal de la Mancha.

“Leí el libro de Nora Toledano y Toño Agüelles (“A cada brazada, el azul interminable”), cuando hicieron el nado. Leí otros, a Marshall Cleveland; leí a Lynne Cox, que es una nadadora increíble, norteamericana, que ha hecho nados en aguas gélidas maravillosos”.

Fue el inicio de dos años de preparación física y mental, también de trámites logísticos al ser el Canal Inglés un imán para nadadores de todas las latitudes, quienes cada año entre julio y agosto esperan las mejores condiciones climatológicas para poder realizar un cruce exitoso.

“Está muy cotizado el Canal de la Mancha. No hay muchos espacios, la temporada es muy corta, empieza en junio y, algunos nadadores terminan en octubre, pero el agua está muy fría al principio y al final. Esta temporada que es julio y agosto, el mejor mes, el más amigable en cuanto a temperatura, está lleno”.

La madrugada del 21 de agosto, a las 02:00 de la mañana, llegó el momento,  Stephie recibió la orden de sumergirse en las frías y oscuras aguas del Océano Atlántico, aunque antes de dar la primera de su más de 52 mil 600 brazadas (56 kilómetros) , tuvo que superar el dolor que le provocó un inoportuno accidente momentos antes de salir.

Programada para hacer su nado perfecto, tras meses de disciplina y sacrificio, bajo las órdenes de Nora Toledano, la nadadora mexicana de aguas abiertas más reconocida en el mundo, Stephie tocó tierra en la playa francesa de Wissant.

“Yo creo que no hubiera estado lista (en otra época). Ahorita, esta etapa de mi vida, que me ha costado mucho llegar a esta etapa, porque han habido sufrimientos, tristezas, dolores, cuestiones de salud fuertes, ahorita me siento muy bien, contenta. Esto para mi ha sido un premio”.

Hija mayor del reconocido escultor mexicano Lorenzo Rafael, el premio a su extraordinaria proeza quedó plasmado en una medalla, especialidad de su papá, con la imagen de la estadounidense Gertrude Ederle, la primera nadadora en cruzar el Canal de la Mancha el 6 de agosto de 1926.

La travesía de Stephie también fue el mejor pretexto para reunir a su mamá, de origen irlandés, con sus tres hermanas. Reunión familiar a orillas del Canal de la Mancha que dio otro significado a su nado.

“Mi mamá es irlandesa, y es la primera nadadora de aguas abiertas que yo conozco. Ella vivía en la parte atlántica de Irlanda y estaba en el equipo de natación, sus competencias eran ‘es hasta esa roca y de regreso’. Gran nadadora, impulsó mucho el deporte en los cinco (hermanos) y creo que lo hizo bien”.

En el 2020, año olímpico, Gómez Counahan tiene decidido su próximo reto y es el cruce de la Isla Catalina a California, Estados Unidos, única travesía que le falta para completar la Triple Corona de Aguas Abiertas, una proeza con la que plena celebrar sus primeros 50 años de vida.

Ve la entrevista completa con Stephanie Gómez Counahan:

banner-deportes



Temas relacionados:
Deportes
Francia
México
Reino Unido





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.