Fabricación de cocaína aumentó 31% durante 2017 en Colombia y alcanzó un máximo histórico: informe mundial
La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes destacó el aumento en la tasa de homicidios en México y las deficiencias legales en los programas de cannabis medicinal en EU y Canadá.
(Foto: Reuters).

Durante 2017 el cultivo ilícito de arbusto de coca y la fabricación ilícita de cocaína en Colombia alcanzaron un máximo histórico, mientras que en Afganistán la economía ilícita de opiáceos superó el valor total de las exportaciones lícitas de bienes y servicios de ese país, reveló este martes la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) en su informe mundial anual.

La JIFE, un órgano independiente creado en 1961, llamó la atención sobre el aumento de la fabricación ilícita de cocaína en Sudamérica, lo que ha repercutido en el mercado negro europeo, donde se registra mayor disponibilidad y mayor consumo.

Particularmente sobre Colombia, la JIFE informó que pese a que durante 2017 se redoblaron los esfuerzos por erradicar los cultivos de coca, el incremento de la producción de cocaína de mil 53 toneladas en 2016 a mil 379 toneladas en 2017 “parece haber provocado un aumento de la disponibilidad y el consumo de cocaína en los Estados Unidos, así como en Europa.

“En Colombia, el cultivo ilícito de arbusto de coca y la fabricación ilícita de cocaína se incrementaron en 2017 un 17  por ciento y un 31  por ciento, respectivamente, con lo que alcanzaron un máximo histórico”, detalló la JIFE.

Otro caso de preocupación es el de Afganistán, donde la economía ilícita de los opiáceos en Afganistán superó el valor total de las exportaciones lícitas de bienes y servicios. “Por ello, exhortamos a los órganos y organismos pertinentes de las Naciones Unidas a que presten más asistencia técnica y financiera para hacer frente a los problemas de la lucha contra las drogas en el Afganistán”, recomendó la Junta.

El organismo independiente también llamó la atención sobre programas de cannabis medicinal con “regulaciones deficientes” en Estados Unidos y Canadá, debido a que han repercutido en el aumento del consumo de cannabis sin fines medicinales.

“La legalización del uso de cannabis con fines no médicos contraviene los tratados de fiscalización internacional de drogas. La aplicación universal y plena de los tratados corre un grave peligro porque algunos Estados partes, como el Canadá y el Uruguay (así como varios estados de los Estados Unidos), han legalizado el consumo de cannabis con fines no médicos. Las medidas adoptadas por esos países y jurisdicciones estatales pueden socavar los tratados. Además, pueden alentar a otros Estados partes a seguir su ejemplo y usarlo para justificar sus propias acciones”, expresó la JIFE.

Todo aumento del consumo de cannabis con fines no médicos, dijo la Junta, incrementará también los efectos adversos del cannabis en la salud pública. El efecto más probable es el crecimiento de las tasas de las lesiones causadas por accidentes de vehículos de motor, la dependencia y el uso indebido del cannabis, las psicosis y otros trastornos mentales y los resultados psicosociales deficientes en adolescentes.

Sobre México, la JIFE destacó el aumento notable de las tasas de homicidio durante 2017 y la fabricación de metanfetamina en laboratorios clandestinos, con precursores que son objeto de tráfico principalmente por mar.

“El Gobierno de México comunicó la detección de 92 de esos laboratorios y la incautación de casi 1.2 kg de anfetamina y más de 10 toneladas de metanfetamina en 2017. En agosto de 2018, la Secretaría de Marina (Semar) desmanteló varios laboratorios clandestinos y almacenes subterráneos en distintas partes de México, y la incautación de aproximadamente 76 toneladas de metanfetamina y precursores”, agregó la JIFE.

Por otro lado, el volumen de incautación de cocaína en México durante 2017 disminuyó 8 por ciento y el de cannabis, 56 por ciento, con respecto a 2016. El volumen de incautación de cannabis en México es el más bajo desde 1995, sin embargo se mantuvo en el segundo lugar mundial, después de Estados Unidos, en ese indicador.

La JIFE también informó sobre la participación de ciudadanos mexicanos en grupos de la delincuencia organizada en Guatemala.

Otros datos relevantes a nivel mundial son que el 11 por ciento de la incautación mundial de cocaína correspondió en 2016 a Centroamérica, en su mayoría a Panamá, y que durante 2017 se septuplicó la cantidad de drogas sintéticas incautadas en ala frontera entre Vietnam y la República Democrática Popular de Laos.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.