A 35 años del asesinato, surgen en EU nuevas pruebas del caso de ‘Kiki’ Camarena
Las nuevas evidencias sobre la muerte del agente antidrogas ocurrida en 1985 podrían ligar a los hechos a miembros de la DEA y la CIA, informó en febrero el diario USA Today.
(Foto: Cuartoscuro)

A 35 años del secuestro y asesinato del agente de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) Enrique “Kiki” Camarena, el gobierno de Estados Unidos evalúa nuevos testimonios y evidencias sobre los hechos ocurridos en México en 1985.

El 5 de marzo de ese año, fueron localizados los cuerpos de Camarena y del piloto mexicano Alfredo Zavala en un predio rural en La Angostura, en el estado de Michoacán, crímenes por los que fue sentenciado Rafael Caro Quintero, del Cártel de Guadalajara.

Ahora, las nuevas evidencias podrían ligar en el caso a agentes de la DEA y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), informó en febrero el diario USA Today

Camarena, agente de la DEA, adscrito entonces a México fue visto con vida por última vez el 7 de febrero de 1985, cuando salía del consulado estadounidense en Guadalajara; ese día, fue secuestrado por cinco sujetos, entre ellos un policía mexicano.

Gracias al trabajo de inteligencia de Camarena, en noviembre de 1984, había sido desmantelado en el estado de Chihuahua el rancho El Búfalo, donde el Cártel de Guadalajara producía cientos de toneladas de mariguana bajo la dirección de Rafael Caro Quintero, alias “El Príncipe”. En ese operativo, el cártel perdió mercancía valuada en 8 mil millones de dólares.

Por presiones del gobierno de Estados Unidos, en abril de 1985, Caro Quintero fue detenido en Costa Rica y extraditado a México. Tras 28 años de prisión, fue liberado en agosto de 2013 por órdenes de un tribunal que determinó que su juicio había sido ilegal, lo que provocó el enojo del gobierno estadounidense, que pidió su reaprehensión.

En abril de 2018, Caro Quintero concedió una entrevista a Anabel Hernández para Aristegui Noticias; el encuentro entre la periodista y el entonces hombre más buscado por la DEA fue en la cima de una montaña al norte de México, en la zona conocida como el Triángulo Dorado.

Aunque en su declaración ministerial Caro Quintero confesó su participación en el crimen, en dicha entrevista negó haber matado a Camarena.

Además, aseguró que escribiría la verdadera historia.

“Un día voy a hacer un libro. Ahí se va a decir la verdad… Soy de los que menos culpa tienen”, dijo en aquella entrevista.








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.