"El candidato", artículo de Araceli Damián - Aristegui Noticias
opinión*
“El candidato”, artículo de Araceli Damián
por Araceli Damián
Foto: Moisés Pablo/ Cuartoscuro

Por Araceli Damián*

El PRI no tiene ningún candidato presidencial presentable, ni mujer ni hombre, para las elecciones de 2018. Para los mexicanos, el PRI es sinónimo de corrupción, de violencia y de ineficacia en el gobierno. Por ello, y obedeciendo a los intereses del sector financiero y del 1% más rico de este país, el que se hace llamar presidente, pero que acata las órdenes de quienes lo llevaron en 2012 a ocupar la silla presidencial, designó como candidato de ese partido a un funcionario que aparenta ser apartidista pero que claramente representa los intereses de la derecha, cuyos principales partidos son el PRI y el PAN.

Y no es sólo que represente a la derecha, sino que fue designado como candidato para seguir saqueando las riquezas de nuestro país, para seguir pagando salarios de miseria, para seguir reduciendo los beneficios de la Seguridad Social, para desaparecer por completo los sistemas pensionarios solidarios, para privatizar más la salud y la educación, y para profundizar la desigualdad y la pobreza en México.

Meade es un hombre formado con una ideología neoliberal, ha trabajado en los gobiernos panistas y priistas en áreas en las que se manejan grandes cantidades de dinero de los trabajadores y de la nación. Ha sido Secretario de Hacienda en dos ocasiones, la primera, en el gobierno de Felipe Calderón, cuando el precio del petróleo estaba en sus niveles más altos. Hay que preguntarle ¿qué hizo con los ingresos extraordinarios provenientes de ese recurso natural de la nación y que no se reflejaron en una reducción sustancial de la deuda, ni en una ampliación de la inversión pública para el desarrollo económico del país, ni en un mejoramiento del nivel de vida de la población? En el actual sexenio, siendo una vez más Secretario de Hacienda, llevó a cabo la hazaña de dejar sin recursos a seis universidades públicas que están teniendo dificultades para pagar los sueldos de sus profesores y enterar las cotizaciones a la Seguridad Social. Con ello se abre la posibilidad de que desaparezcan y, en contraposición, se multipliquen las universidades “patito”.

De igual forma, como Secretario de Desarrollo Social con Peña Nieto no investigó la “estafa maestra” orquestada por su antecesora, para desviar recursos millonarios de la Cruzada Nacional contra el Hambre, con convenios entre esa Secretaría y las universidades de Morelos y el Estado de México, entre otras, cuyos funcionarios pagaron a empresas fantasmas o sin que cumplieran el perfil, yendo a parar el dinero a cuentas privadas, como lo denunció la Auditoría Superior de la Federación desde 2014.

Estando a la cabeza de esa misma Secretaría creó la “Estrategia de Inclusión”, en la que supuestamente se establecen convenios de coordinación entre la federación y los estados para reducir la pobreza, que sólo han servido para reducirla en el papel. De esta forma, se otorgaron cartillas sociales que especifican el valor monetario de los servicios que, supuestamente, reciben los hogares del Prospera, y se otorgaron masivamente credenciales de afiliación al Seguro Popular o se renovaron las del IMSS para los estudiantes de preparatorias y universidades públicas; todo ello para que en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares, con la que se mide la pobreza, se pudieran registrar reducciones en las carencias sociales reportadas, sin que necesariamente haya ocurrido así.

Espero que los trabajadores cobren conciencia que, desde muy joven, Meade ha tenido un interés particular por los seguros privados de las pensiones, como lo comprueba su tesis de licenciatura (1). Además, sabe cómo se manejan las enormes sumas de recursos que tienen ahorrados los trabajadores. Según información pública sobre su trayectoria, uno de sus primeros empleos fue en la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR). En fechas recientes, junto con Carlos Ramírez, actual presidente de la CONSAR, ha estado pugnando por que aumente la cotización a las pensiones. No olvidemos que está pendiente una reforma a los sistemas de pensiones que busca que todos los trabajadores, que todavía tienen derecho a jubilarse con los anteriores sistemas de “reparto” (Ley del IMSS de 1973 y el décimo transitorio de la Ley del ISSSTE) pasen a cuentas individuales. Si llega al poder, será una de sus primeras propuestas.

Meade estuvo también en otro puesto que le permite conocer grandes secretos de la deuda pública. Como ha trascendido en diversos medios, su padre, el priista Dionisio Meade y García de León, fue uno de los que idearon legalizar la deuda pública contraída por el rescate bancario, al transformar el FOBAPROA (Fondo Bancario para la Protección del Ahorro), en el IPAB (Instituto para la Protección del Ahorro Bancario), donde el actual “precandidato” tuvo también un puesto importante.

Con uno de los niveles más bajo de popularidad en la historia reciente del país, Peña y sus aliados han tratado de vender la idea de que Meade es una persona con una trayectoria intachable, pero eso es falso. Conoce muy bien quienes recibieron dinero y siguen recibiendo dinero ilegalmente por el rescate bancario de los noventa, sabe y, por tanto, es cómplice del mal manejo financiero de los gobiernos panistas de Fox y Calderón, en los que hubo corrupción y que, hasta la fecha, no ha sido investigada y castigada. Sabe de la galopante corrupción del actual gobierno y no ha hecho nada, por el contrario, lo han premiado. La complicidad en los delitos es también de quien calla.

Peña Nieto tiene terror de ir a la cárcel; él y su camarilla tienen terror de dejar de gozar de privilegios, de dejar de tener la oportunidad de conseguir jugosos negocios que les permitan mantener su obsceno estilo de vida frente a la enorme pobreza que ni Meade, a pesar de sus enormes esfuerzos, ha podido ocultar.

La aprobación fast track de la Ley de Seguridad Interior en la Cámara de Diputados que, como se prevé, se repetirá en el Senado la semana próxima, tiene por objeto poder reprimir con toda impunidad las posibles manifestaciones de descontento, ante el previsible fraude. El PRI no necesita del PRI, necesita asegurar que alguien como Meade les asegure impunidad.

  1. José Antonio Meade (1993). “El seguro de vida en México: El impacto de la seguridad social y el tratamiento fiscal sobre los planes de pensiones privados.” ITAM. (tesis de licenciatura).

Araceli Damián

Es Diputada Federal por Morena y preside la Comisión de Seguridad en la Cámara de Diputados. Es Profesora-Investigadora con licencia del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales de El Colegio de México. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Es Doctora en economía urbana por la Universidad de Londres, Inglaterra.

*La opinión aquí vertida es responsabilidad de quien firma y no necesariamente representa la postura editorial de Aristegui Noticias.


Temas relacionados:
Elecciones 2018
Opinión
PRI
Sociedad


    Contenido Relacionado


  1. De “Peña-Presidente” a “Pepe-Presidente” (Video)
    diciembre 4, 2017 9:30 am
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]