“Cementeras no reparan daños ambientales en Yucatán”: Secretaría de Desarrollo Sustentable
Por muchos años, no se hizo prácticamente nada para vigilar y monitorear el trabajo de extracción que realizan las grandes empresas cementeras en Yucatán, denunció la secretaria de Desarrollo Sustentable de la entidad.
NOTIMEX

La explotación en esta entidad de grandes extensiones de montes y selvas para la extracción de materiales pétreos a cargo de empresas como Cementos Mexicanos (Cemex), ha carecido por muchos años de control por parte de autoridades locales.

Esa falta de vigilancia y regulación ha traído como consecuencia un evidente daño ambiental por la deforestación que provoca la extracción de materiales y la filtración de contaminantes al manto freático, ya que muchos de los sitios de explotación quedan completamente expuestos.

La titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable de esta entidad, Sayda Rodríguez Gómez, reconoció en entrevista para Notimex que, por muchos años, no se hizo prácticamente nada para vigilar y monitorear el trabajo de extracción que realizan las grandes empresas cementeras en la entidad.

Tampoco se trabajó ni se presionó para garantizar la recuperación de las zonas que deforestan y casi todas las firmas que se dedican a esa actividad, sólo han explotado y dejan abandonado el sitio de extracción.

Las grandes perforaciones que realizan en los suelos hacen mucho más complicado que los ecosistemas logren recuperarse del daño causado por la extracción, pero pues las anteriores autoridades responsables tampoco obligaron a las empresas a responder en ese sentido, aclaró.

“En el caso de Yucatán, existe una Norma Técnica específica que establece cómo aprovechar los bancos de materiales y lo más importante establece las características de cómo se debe abandonar el sitio.

“Ahí establece que pendientes de suelo debe de dejar, encargarse de la recuperación del sitio, de la reforestación, es decir, dejar el sitio con las condiciones que permitan recuperar tanto como sea posible el hábitat y los ecosistemas”, añadió la entrevistada.

En administraciones anteriores, esas condicionantes no se revisaban, sólo “se ponían en el papel”, explicó Rodríguez Gómez.

“Nosotros decidimos poner un departamento para empezar a analizar las condiciones actuales en las que operan esos sitios, ya que antes no existía ningún área administrativa dedicada a vigilar y aplicar la Norma Técnica”, abundó.

De tal modo, dijo, habrá un proceso para identificar y verificar cuáles son las condiciones en las que están operando los bancos de materiales en toda la entidad y, en caso de identificar irregularidades, actuar en consecuencia.

Por su lado, el arqueólogo y ambientalista, Sergio Grossjean Abimerih, coincidió en la importancia de obligar a las empresas como Cemex y otras grandes extractoras de materiales que operan en Yucatán, reforesten antes de abandonar los bancos.

“Su operación sí afecta al manto freático, ya que por una parte deja expuesta el agua a diversos agentes que pueden contaminarla y ya no está protegida por el suelo”, dijo.

Es importante señalar que el suelo funciona como un filtro, que, al desaparecer, desaparece con ello ese gran filtro protector del agua. Además, se deforesta, y un área que antes era viva en flora y fauna se convierte en un espacio infértil”, agregó.

Lo que a Grossjean Abimerih y a su grupo de ambientalistas les ha tocado ver a lo largo de más de 10 años de labores, es que prácticamente ninguna empresa de las que se dedica a esta actividad ha reforestado el área en donde realizó la explotación

Según la última actualización del Inventario de Bancos de Materiales de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en esta entidad había hasta el año 2017, unos 109 bancos de materiales operando, aunque no da detalles de la superficie que ocupan. (Notimex)



Temas relacionados:
Medio Ambiente
Yucatán





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.