Fiscalía de Morelos entrega cuerpo a una familia, lo entierran y la “víctima” aparece con vida
El Semefo de la Fiscalía de Morelos entregó el cuerpo de Jonathan Martínez Tijeras a su familia; lo velaron y enterraron. Dos semanas después apareció vivo en un centro de desintoxicación AA.

Por Estrella Pedroza

En Morelos personal del Servicio Médico Forense (Semefo) entregó el cuerpo de Jonathan Martínez Tijeras a su familia, quienes lo velaron y enterraron. Dos semanas después apareció vivo. Ahora la familia exige a las autoridades que compongan la situación debido a que legalmente Jonathan está muerto.

Este caso revela las profundas irregularidades con las que opera el Semefo en Morelos. En 2014 la Fiscalía General Estatal (FGE) inhumó sin protocolo a más de 100 personas en las fosas clandestinas que fueron localizadas en el poblado de Tetelcingo del municipio de Cuautla.

Jonathan, originario del municipio de Yautepec y con 30 años de edad, hacía tiempo que se había independizado de su familia pero a principios de diciembre del 2019 se incomunicó. A mediados de diciembre su mamá Felicitas Tijera Carvajal y sus hermanos iniciaron la búsqueda.

El 15 de enero se enteraron de que en la Fiscalía Regional Oriente estaba un cuerpo en calidad de desconocido con características similares a las de Jonathan. Los hermanos de joven, acudieron -con fotografías de Jonathan, de cicatrices por operaciones y del tatuaje que tenía- para preguntar al respecto.

Tocaron por más de una hora hasta que personal de servicios periciales los atendió. Una vez que explicaron el motivo de su visita les permitieron la entrada.

“Les dieron acceso para que pudieran identificar el cuerpo, pero les advirtieron que no podían tocar ni mover nada. Solo les mostraron de lejos un cuerpo en una posición de espaldas, sin permitirles ver el rostro ni tampoco verificar la dentadura de quien creían su familiar al que le faltaban dos dientes o las características de sus cicatrices o sus tatuajes”, explicó, Miguel Ángel Rosete Flores, abogado de la familia.

Con esas prohibiciones, la confusión de la búsqueda, la pesadumbre de la familia y con las similitudes de color de tez, edad y complexión, los familiares validaron la identificación.

El cuerpo les fue entregado la madrugada el pasado 16 de enero, en un féretro totalmente sellado y les advirtieron que por ningún motivo lo podían abrir.

“Sin aplicar protocolo adecuado de identificación forense les entregaron el cuerpo de una persona que les dijeron que era Jonathan, era muy fácil verificar con todo lo que la familia tenía y las características de Jonathan, hicieron el proceso del velorio lo inhumaron”, subrayó el asesor legal y también exfiscal regional de la región oriente.

El pasado 1 de febrero una vecina informó a la Felicita, madre de la víctima, que le pareció haber visto a su hijo en un centro de desintoxicación para Alcohólicos Anónimos.

Ante la sorpresa y contrariedad que generó la noticia a la familia, fueron para constatar el dicho de su conocida.

“El pasado sábado la señora Felicitas encontró a su hijo vivo recluido en un grupo de doble AA y que hoy tiene una situación difícil, pero está contenta porque su hijo está vivo y, por otro lado, está consternada porque desconoce a quién le lloro, a quién enterró”, dijo.

Iniciarán una lucha legal para que se haga justicia

Por ello, la familia iniciará un litigio reclamando la reparación del daño y justicia para evitar que exista otro caso así en la entidad y en el país.

“Ahora se tiene que revivir a una persona que registralmente se encuentra en carácter de defunción, hay que cancelar las actas de defunción, hay que volver a reactivar sus actas su estado civil como vivo; se busca justicia y una reparación del daño”, destacó el abogado de la familia.

Ante la gravedad del caso la FGE “esta argumentado que los testigos (familiares) no hicieron la identificación adecuada. Es decir, se quiere lavar las manos pero hay varias irregularidades; por ejemplo en el acta de defunción señalan que la causa de la muerte fue por infarto agudo al miocardio, pero en el tipo de defunción ponen que fue violenta”, dijo, Rosete Flores.

Detalló que se presentara una denuncia penal en contra del personal y jefe de servicios periciales y de Alejandro Chávez Carmona, titular de la Fiscalía Regional Oriente.

Otra acción que se debe realizar con carácter de urgente es la exhumación del cadáver enterrado por la familia Martínez Tijeras y hacer los estudios de ADN para que la familia de esa persona pueda identificarlo.

El trabajo de la FGE está bajo la lupa del gobierno federal

Recientemente Alejandro Encinas Rodríguez, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación (Segob), se reunió en Morelos con autoridades del Poder Ejecutivo de la FGE para establecer los lineamientos de seguimiento a las fosas de Jojutla y Tetelcingo.

Escucha al abogado de la familia: 








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.