Detrás de Meade, quienes encumbraron a Peña hace 6 años
Luis Videgaray, Aurelio Nuño, Raúl Cervantes, Eruviel Ávila, Eduardo Sánchez, Ivonne Ortega, Beatriz Paredes... algunos de los presentes.
Foto: Aristegui Noticias

Una cuadra antes de llegar a la sede nacional del PRI, bajados los vidrios de la parte delantera del auto, José Antonio Meade comienza a cruzar durante casi media hora la calle Luis Donaldo Colosio, acompañado por su esposa Juana Cuevas y sus 3 hijos (dos hombres y una jovencinta, con iPhone en mano), quienes viajan en los asientos de atrás.

El ex secretario de Hacienda atiende prácticamente todas las “selfies” que le piden, e incluso las llega a tomar él mismo, por lo que suelta por momentos el volante.

El conductor, de sonrisa socarrona, podría anticipar que lo que tiene frente a él será el ambiente de los siguientes casi 7 meses: fotos, gritos, porras, saludos; más fotos, más gritos, más porras, más saludos, y hasta pequeños obsequios.

Algo parecido a lo que vivió hace seis años el entonces precandidato Enrique Peña Nieto, en un diciembre menos frío que este, pero rodeado por las mismas figuras que hoy cobijan a “Pepe Toño“, como le dicen por aquí.

El “Peña-Presidente” fue transformado a “Pepe-Presidente“, por los cientos de transportados que llegan de diferentes partes del país (Valle de Chalco, Ecatepec, Jalisco, Tamaulipas, Guanajuato…) a la sede priista en Insurgentes Norte.

“Meade-amigo-fulano está contigo”, es la porra que adoptan las organizaciones presentes para hacerse notar al paso del casi precandidato, de quien ya venden hasta relojes con su rostro.

La puerta 2 y 3 se vuelven los accesos “VIP”, por donde no sólo ingresa Meade, sino los políticos que lo respaldan.

Cerca de llegar a la entrada, el canciller Luis Videgaray opta por bajar de su camioneta -que está cinco vehículos atrás del auto que manejaba Meade- y se adentra finalmente a pie al partido. El secretario Aurelio Nuño hace lo propio un par de minutos después. Luego se le ve pasar al ex procurador Raúl Cervantes. Y detrás de él, a Eruviel Ávila, seguido por el vocero presidencial Eduardo Sánchez. Los mismos que encumbraron al ahora presidente Peña Nieto, quien dejará su cargo en poco menos de un año. Sus ex operadores han sido reactivados.

Luis Videgaray (Foto AN)

Aurelio Nuño (Foto AN)

Raúl Cervantes (Foto AN)

Eduardo Sánchez (Foto AN)

Al acto llega la ex dirigente Beatriz Paredes. E incluso, aparece la ex gobernadora Ivonne Ortega, quien la semana pasada le dio su apoyo a Meade, tras desistir de apuntarse como precandidata.

Es un domingo de rituales y simbolismos en la sede del PRI, donde el hecho de que se anote sólo uno es muestra de unidad.

Y si hay algo simbólico es la figura de Meade, el que maneja su propio auto… pero detrás de quien vienen todas las caras conocidas del actual gobierno federal, diputados, senadores, gobernadores y líderes priistas.

El auto, con conductor único, avanza rumbo al 2018. La maquinaria que lo respalda parece aceitada y lista.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]