Golpe a ONG en Nicaragua: recursos del exterior serán canalizados por conducto del gobierno; se retira el PNUD
La administración de Daniel Ortega podría estarse previniendo de lo que ocurrió en Guatemala, donde una comisión internacional que desarticuló una red de corrupción obligó a renunciar al presidente y lo llevó a la cárcel, dice el diario Confidencial.
(Foto: Gobierno de Nicaragua).

En Nicaragua las organizaciones no gubernamentales (ONG) ya no recibirán directamente los recursos provenientes del exterior, pues éstos se canalizarán mediante las instituciones oficiales.

La decisión fue anunciada por el gobierno del presidente Daniel Ortega al cuerpo diplomático y a representantes de organismos internacionales acreditados en el país, en una reunión extraordinaria realizada el pasado 22 de septiembre en la cancillería, de acuerdo con Confidencial.

Días después, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) anunció el retiro de su representante en el país, la uruguaya Silvia Rucks, a través de un comunicado de prensa.

“En el contexto de una nueva política de gestión de la cooperación internacional se ha considerado pertinente un cambio en el liderazgo del PNUD para facilitar la transición a un Programa ONU que responda al modelo de cooperación recientemente adoptado por el país”, indicó el organismo para explicar la salida de Rucks.

La medida no se había hecho pública de manera oficial por parte del gobierno de Ortega; fue difundida por primera vez catorce días después por el PNUD en un comunicado de prensa.

La directora del Centro de Investigaciones de la Comunicación (Cinco), Sofía Montenegro, dijo a La Prensa, de Nicaragua que los nuevos lineamientos responden a la voluntad del gobierno de callar a las ONG críticas.

“Aquí el gobierno tiene tres palabras prohibidas para la cooperación y de hecho la cooperación se ha plegado. Todos los temas que tienen que ver con democracia, derechos humanos y derechos políticos”, dijo Montenegro.

De acuerdo con el medio nicaragüense Confidencial, los proyectos del PNUD que fueron suspendidos en menos de tres semanas después de que el gobierno de Ortega tomara la polémica medida, equivalen a unos 20 millones de dólares anuales.

El diario apunta que “al margen del alegato oficial sobre la concentración de los recursos de cooperación externa, el golpe contra el PNUD se interpreta además como una “acción política preventiva”, y cita a una fuente que estuvo presente en la reunión entre el gobierno y representantes de las ONG’s quien advirtió que “hay una especie de paranoia con la cooperación externa y los programas que involucran apoyo a la sociedad civil.

La administración de Ortega podría estar queriendo prevenir hechos como los ocurridos en Guatemala, donde la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) desarticuló una red de corrupción y acusó al ahora expresidente Otto Pérez Molina de haber estado involucrado en ella, lo que lo obligó a renunciar al puesto de mandatario.

(Con información de La Prensa y Confidencial).



Temas relacionados:
América Latina



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]