Cigarro electrónico no es puerta de entrada a tabaquismo: Pro-Vapeo; hasta 7% empieza a fumar con este dispositivo: Oncólogo
Juan Zinser señaló que las sustancias que tienen estos dispositivos son cancerígenas, mientras que Roberto Allan Sussman aseguró que las partículas liberadas en el vapor son inofensivas.

Roberto Allan Sussman, director de la organización Pro-Vapeo México, afirmó que el cigarro electrónico “no es la puerta de entrada al tabaquismo”; sin embargo, el oncólogo Juan Zinser afirmó que entre cinco y siete por ciento de los jóvenes empiezan a fumar a través de estos dispositivos.

En entrevista para #AristeguiEnvivo, Sussman Lovovsky aclaró que el cigarro electrónico no está bajo control de la industria tabacalera.

“Que tabacaleras hayan entrado a mercado en forma oportunista no quiere decir que todo el cigarro electrónico sea una estrategia de las tabacaleras. De hecho, la gran mayoría de quienes fabrican los cigarros electrónicos son pequeñas industrias emergentes“, dijo.

Asimismo, aseguró que “no hay una evidencia sólida de que el cigarro (electrónico) es la puerta de entrada para que los adolescentes empiecen a fumar. Esto puede suceder, pero para ver qué tan representativo es hay que hacer un estudio demográfico”.

Al respecto, Zinser Sierra, reconocido oncólogo,recordó que el cigarro electrónico se inventó en 1927 y fue en 2003 cuando en China se planteó como una manera para administrarle nicotina al fumador sin que le produjera demasiado daño. 

Si bien consideró que es menos dañino para el que fuma, señaló que “este aerosol contiene partículas sólidas, carcinógenos que son parte de los excipientes, acetaldehídos y propilenglicol; es decir, tiene sustancias tóxicas que dañan el sistema cardiovascular y tiene efectos desde el punto de vista cardíaco y cancerígenos“. 

Expuso que “la intención inicial de ayudar al fumador a dejar de fumar, no se ha cumplido. Los estudios que se han hecho han demostrado que la gente no deja de fumar, inclusive un buen porcentaje se vuelven fumadores mixtos, de tabaco convencional y de cigarro electrónico”.

Desde su punto de vista, el cigarro electrónico debería ser regulado como cualquier otro producto del tabaco, ya que según estudios elaborados por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), “en la Ciudad de México, el siete por ciento de los adolescentes tienen como vía de entrada al tabaco el cigarro electrónico, y otro cinco por ciento empiezan con cigarros con cápsula de sabor“.

Es decir, “los que fuman cigarros normales y quieren dejar de fumar prácticamente no lo hacen, pero sí hay cuando menos entre 5 y 7 por ciento de gente que empieza a fumar a partir del cigarro electrónico. Entonces, quien no fumaba y fuma cigarro electrónico está agregando un daño a su cuerpo. Como son más los que no fumaban que empiezan a usar cigarro electrónico, que los fumadores convencionales que usan cigarro electrónico, para la sociedad esto representa un mayor riesgo”, abundó.

Zinser Sierra aseguró que estos dispositivos fueron diseñados para los jóvenes, quienes son más vulnerables a desarrollar una adicción hacia la nicotina. 

Ellos dicen que ya no quieren que se fume, no dicen que no quieren que haya tabaquismo, obviamente van a tener más usuarios porque van a hacer adictos a muchos jóvenes, es el gran mercado la juventud”,  agregó.

En respuesta, Sussman afirmó que las partículas del aerosol del cigarro electrónico no son sólidas sino líquidas, y éstas son inofensivas.

“Decir que hay sustancias toxicas sin hablar de las concentraciones es falta de información, el propilenglicol no es tóxico, y los formaldehídos, en condiciones normales de uso de los dispositivos, se encuentran en concentraciones muy bajas”, sostuvo.

Por su parte, el oncólogo señaló que hay evidencia de que la estrategia de la industria tabacalera “es la misma que ha utilizado desde hace muchos años, atrayendo a jóvenes con personajes públicos, con artistas”, por lo que es importante regular correctamente el cigarro electrónico.

El director de Pro-Vapeo reviró que “no es correcto que con el afán de proteger a la niñez se le pongan condiciones de uso imposible a los adultos.

“No se debe de regular como un producto de tabaco porque aquí (cigarro electrónico) no hay tabaco… La nicotina no es la que mata, la que mata es el humo del tabaco…. No se puede tratar como el cigarro convencional porque no tiene el mismo riesgo para la persona, tiene que regularse de una manera distinta para que sea atractivo para los fumadores que quieran pasar a un producto de menor riesgo”, puntualizó.

De acuerdo con Zinser, la nicotina es una de las sustancias más adictivas, por lo que “no es un argumento adecuado decir, ‘si al fumador convencional le va a reducir el riesgo no hay que proteger a los niños’, eso es absurdo porque a los niños y a los adolescentes los vamos a exponer si esto lo usan en público.

“Este es un producto del tabaco, no hay que confundir a la gente. La esencia y lo que busca la gente en el tabaco de una manera u otra es la nicotina. No hay que minimizar las cosas”, indicó.

A continuación la entrevista completa:



Temas relacionados:
México
Salud
Sociedad





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.